sábado, 28 de abril de 2007

Breve historia cósmica de la humanidad


Manejamos la existencia de tres universos; lo que existe por encima de éstos, por ahora lo dejaremos a la espera de que nuestra conciencia se amplíe. Estos universos están interpenetrándose unos en los otros, de tal manera que la distancia que separa un Universo de otro, es más cercana que la que separa nuestra piel de la atmósfera. Estos universos están constituidos por diferentes niveles o fórmulas dimensionales, cielos, círculos o potencias. La combinación de estas dimensiones permiten definir diferentes expresiones de origen esencial no visibles, ni tangibles por los sentidos físicos humanos. Este relato sobre el plan cósmico y la historia de la humanidad, es una recopilación hacha de diferentes fuentes, y sabemos que aún falta mucho por saber. Por lo tanto, debe estar sujeto a cambios, correcciones y nuevos conocimientos aportados por todos sin exclusiones. El hombre recibe la herramienta que le es necesaria para el momento y estado evolutivo en el que se encuentra, amén de que la interpretación y comprensión obedece al estado individual de cada uno.

Enviado por: Roberto Benítez

El Universo Espiritual (UE.) esencial o interno (internal) posee dos dimensiones, es la morada del Absoluto, la esencia Una, la unidad, de la cual poco se puede decir y a cuyo entendimiento no se llega por medios racionales. Sólo aquel que piensa con el corazón y es capaz de dar todo por otros, es quien puede conectarse este Universo y ser uno con él.

Imaginemos al universo espiritual como un ser creador y tomando en cuenta que todas nuestras religiones nos señalan como seres creados "a imagen y semejanza de Dios", pensemos que somos un "ser creador" (hágase válido el paralelismo sólo a fin de entender la idea y no de compararse con tal Universo) Este ser posee dos plantas, un rosal blanco y una planta de violeta, posee en su mente la idea de obtener rosas azules. No puede hacerlo naturalmente, entonces recurre al injerto. Obtiene una semilla que dará, cuando crezca un rosal azul. Este es un nuevo ser que por sus características puede a su vez, dar origen a otras combinaciones ulteriores, no puede crear algo superior a él mismo, pero puede crear algo más simple que su propia naturaleza; y así creaciones sucesivas se pueden seguir dando. El creador no podía crear rosas azules, pero creó a quien sí podría y de esa forma indirectamente logró plasmar su idea. En estos Universos son y viven gran número de entidades diferentes.

El Universo Mental (UM) eterno, posee tresdimensiones, es creación del absoluto, es emanado del universo espiritual, las entidades que allí se mueven son la manifestación del uno que creó una entidad que conocemos con el nombre Emmanuel o Miguel, y este a su vez crea dentro de ese universo a las demás entidades, para quienes él, sería el padre creador. Dirigidas por Emmanuel, las entidades del universo mental crean

El Universo Material (UM) de siete dimensiones, donde estamos evolucionando actualmente.

El Universo Espiritual sería la esencia, el Padre; la emanación del Padre Absoluto sería el Hijo, que también sería El Padre creador del Universo Material. En el Universo Material donde no podemos ni comprender, ni ver a Dios, simplemente lo sentimos y lo que sentimos de Dios es El Espíritu Santo.

Mucho antes de la creación de nuestra civilización, e incluso nuestro planeta, los seres en estado evolutivo en el Universo Material son creados y conducidos por las entidades del UM, las que también están evolucionando y lo hacen de una forma lineal, a través del servicio prestado, ascendiendoen la medida de la calidad del trabajo que desempeñan. Ellos no son seres mentales, saben, conocen el futuro por lo que realizan todo para que este se cumpla. Esto, hace que se vean limitados. Tampoco poseen Libre albedrío. Tienen a su cargo la creación, modificación, la educación y conducción de las civilizaciones y entidades del Um a las que han influenciado con esa actitud que ellos poseían, siendo lineales, estrictos y con ninguna variante. Si bien todos en el universo material, lograban llegar a altos niveles evolutivos, irremediablemente se producía el estancamiento, sin poder continuar, en general, más allá de la cuarta o quinta dimensión; por ende, el estancamiento también llegaba a los maestros y creadores, las entidades del Universo Mental.

El Universo Material conocido

El Universo tangible que se conoce dentro del Universo Material se estima de unos 15.000 millones de años de antigüedad, según los científicos. Los Hermanos Mayores han estimado que el pulso o ciclo de este universo dio comienzo hace unos 25.000 millones de años.

La galaxia en la que está nuestro sistema solar es la llamada "Carina Signus" o Vía Láctea, es una nebulosa en espiral con más de 100.000 años luz de diámetro y 400.000 millones de estrellas. Gira con otras 8 galaxias alrededor de una galaxia principal, la M31, donde se encuentra la constelación, o Gran Nebulosa de Andrómeda, a 2 millones de años luz de la Tierra, esto es lo que llaman elGrupo Local o Universo Local.
En Andrómeda existe un consejo llamado el Concilio de los Nueve formado por nueve seres de muy alta evolución. Los Nueve de Andrómeda con ascendencia sobre el sistema de galaxias
que conforman el grupo local.

En nuestra galaxia existe un consejo compuesto de 24 ancianos que no representan a civilización alguna, sino a la evolución misma. Estos tienen participación en el Consejo de Andrómeda, esta relación entre los dos consejos constituye La Gran Hermandad Blanca de la Estrella, el símbolo que la representa es la estrella de seis puntas, los dos triángulos entrecruzados.

Por debajo de ellos están los ingenieros genéticos sembradores de vida, los guardianes y vigilantes, los instructores; todos ellos conforman lo que se llama la Confederación de Mundos de la Galaxia.

Todos los mundos más evolucionados de nuestra galaxia que están en capacidad de ayudarse a sí mismos y ayudar a otros planetas que están en vías de evolución integran esta gran confederación de mundos.

La búsqueda de una alternativa

Emmanuel, junto con otras entidades del Universo Mental ,entre ellas un ser de luz, un Arcángel ultraterrestre de alto grado evolutivo llamado Lucifer, comienzan a buscar alternativas que sirvieran para desatrancar el estado de estancamiento evolutivo de los seres existentes en los diferentes Universos y Planos.

Lucifer propone un plan disociativo que pusiese trabas a esos seres en evolución, y de esta manera, se viesen orientados a superarlas y reencaminar su evolución, permitiéndoles un amplio libre albedrío.

El Padre Creador Emmanuel, acepta, proponiendo que se comenzara con una nueva civilización que con esos fines se crearía, una nueva experiencia evolutiva, comenzando de cero. Sería peligroso que las entidades del Universo Mental que no poseían libre albedrío y que sabían lo que hay que hacer, se les permitiera dejar de hacerlo, poniendo en peligro el orden cósmico universal; de ellos dependían muchas, sino todas las entidades creadas y sería injusto para las entidades evolutivas en el Universo Material, cambiarles las reglas de juego.

Lucifer basaba su propuesta en criterios mentales por no poder aceptar la existencia del Universo Espiritual, de un ser más amplio que el conoce como Emmanuel; no imagina el Absoluto, la esencia una, no comprende el concepto de unidad, por ser una entidad mental, carece de fe, que le permitiría acercarse al UE. Reconoce a Emmanuel como padre creador, pero para él, no hay nada por encima de éste. Por eso, propone que el plan comience por ellos mismos, las entidades del UM. Esto marca las limitaciones de Lucifer hacia los planos superiores, no así para los inferiores, creando él mismo, seres a su vez más limitados. Los nuevos seres por ser cada vez más imperfectos, se entorpecen entre sí y su evolución se estanca.

Emmanuel plantea la variante de civilizaciones nuevas por completo, las que no sufrieran tanta injerencia por parte de los mundos más evolucionados y donde el criterio sería espiritual; esa humanidad tendría el don de creer en la esencia, en la entidad primigenia, en el universo de la emanación.

Para acceder a la realidad del Universo Espiritual se requiere FE, algo de lo que las entidades del Universo Mental carecen. Por eso la idea era inspirar civilizaciones basadas en la FE, donde solamente ese poder de FE, junto a una súper potencialidad psíquica, incluso superior a las de las entidades del Universo Mental, pudiera abrir puertas interdimensionales y establecer un puente que uniera tres universos. Este sería el proyecto Espiritual de Emmanuel.

Estas civilizaciones se desarrollarían evolucionando rápidamente dentro del universo de siete dimensiones hasta ocupar un lugar que difícilmente alcanzaría las otras civilizaciones debido a la situación de estancamiento que les impedía llegar a la séptima dimensión, donde solo se llega por cristificación, que es la capacidad de morir por otros, la capacidad del perdón, de dejarse guiar o inspirar por fe.

Fe es el hecho de creer y crear, es la inspiración del profundo, la parte de Dios que comienza a ganar terreno en nosotros. Estas humanidades podrían llegar a cambiar las actitudes y despertar sentimiento, emociones nuevas, de las que ellos aprenderían. Las civilizaciones donde se experimentaría debían evolucionar y luego enseñarían el camino a los demás, garantizando así el interés de todos por todos.

La Humanidad tiene la capacidad con esa potencialidad de poder psíquico, esa potencialidad de amor, de fe, de libre albedrío, de abrir puertas dimensionales e ingresar conscientemente a una cuarta dimensión. En pequeños lapsos le permitiría un dominio del tiempo, del futuro, alterar en base a un proceso de voluntad, el futuro, cosa que las entidades del universo mental no pueden lograr debido a que ellos trabajan en el cumplimiento de un futuro programado. Los seres del Universo Mental, conocen el futuro y trabajan para que éste se realice. La humanidad
puede conocer el futuro y alterarlo a voluntad. Para hacer esto, el hombre debe estar en cuarta dimensión (por eso fue apartado de esta dimensión hasta que no estuviese preparado y deje de ser un peligro). Puede regenerar condiciones físicas sólo con el poder de la mente. La materia del Universo Material, es una emanación o creación del Universo Mental. La mente puede regenerar la materia. Mentalmente, se puede crear lo que se cree. El hombre sería creado, espiritual e inteligente, capaz de alcanzar el máximo grado evolutivo según su propio criterio e interés en un esquema de libertad absoluta y constante.

La disidencia

La idea de la creación de una nueva experiencia de vida evolutiva, ya era un hecho en el Universo Mental, los arquetipos de la nueva civilización ya estaban creados, ahora se plasmaría en el Universo Material.

Entretanto, Lucifer quería probar el plan en sus creaciones. Comienza a experimentar una sensación nueva y extraña, siente celos, no por él, sino por la discriminación para con sus creaciones. No confía en su creador, comienza a organizar por su cuenta un cambio de situaciones y condiciones, proclamándose en contra de las intenciones del Padre.

Busca apoyo, primero en el Universo Mental y luego desciende, corporizándose al Universo Material, en las galaxias y mundos donde algunos de los seres conducidos por éste y sus aliados, son seducidos por la propuesta de que el experimento se realizara en ellos mismos, como los seres del sistema de Orión que habían sido conducidos directamente por ultraterrestres, de una forma estricta, encasillada, demasiado guiada. Los cambios propuestos habían ilusionado a algunos de ellos; otros, consideraban que si se los había conducido así, era porque lo habían creído correcto.

Aquí ya se vislumbra la disidencia. Habría comenzado la oposición al plan propuesto por el padre creador, Emmanuel, quien intenta encontrar lternativas para impedirla.

La Humanidad terrestre

Nuestra humanidad existía en forma de proyección mental, arquetípica, con la sola intención de crearla, ya estaba influyendo. La sola idea habría despertado en diversas entidades un Libre Albedrío como para oponerse, rechazar y tomar una actitud violenta y agresiva. El proyecto de nuestra humanidad planteó desde un primer instante, actitudes o situaciones tan nuevas, que la mayoría de las civilizaciones que intervinieron en nuestro mundo, rápidamente se les escapaba de las manos todo control.

El primer contingente extraterrestre

Mucho antes que un plan alternativo fuese ideado por las entidades del Universo Mental, nuestro planeta, la Tierra, venía siendo visitado por seres provenientes de la Constelación del Cisne, en nuestro Universo material, mares y océanos aún eran ácidos. Se intentaba lograr una atmósfera propicia para la vida. Establecen colonias en los mares y el continente que va emergiendo poco a poco en lo que sería la Antártida actual, que en esos tiempos se ubicaba sobre la línea ecuatorial del planeta.

Comienzan a ayudar a la naturaleza, acelerando el proceso para que en un futuro los mares sean alcalinos, la idea de crear nuestra humanidad, aún no surgía.

Los padres antiguos, no podían permanecer mucho tiempo en el planeta y emigraban debido siempre a la gran inestabilidad de nuestro mundo. Aún en ciernes, siempre peligroso, incluso para civilizaciones de tecnología superior.

De cualquier manera, la vida se desarrollaría en el planeta, acelerada y naturalmente, siendo víctima de progresos y retrocesos debido a la inestabilidad propia de un sistema con un solo sol.

El segundo contingente extraterrestre

Pasado el tiempo, en el período que conocemos como Mesozoico, en la Era Terciaria, llegan otros seres procedentes de Alfa Centauro, que se instalan en lo que se llamaría la Hiperbórea, en las actuales Groenlandia, Finlandia, Noruega, Suecia, Norte de Europa. Viven en ciudades, una de las cuales sería la mítica y legendaria capital Tule o Tollán, mencionada en las leyendas escandinavas y germánicas. Eran seres de raza blanca y de gran estatura. En esta época, los dinosaurios poblaban el planeta.

Debido a la inestabilidad del planeta y a la lluvia meteórica, cavan galerías bajo la superficie, donde se instalan también.

Finalmente, les es imposible soportar y terminan yéndose vía naves o con su tecnología avanzada, abriendo una puerta dimensional que dejan abierta, la que se ha logrado ver en forma accidental, varias veces en la historia.

Algunos supervivientes que no se fueron, aún siguen aquí, y se han relacionado con diferentes civilizaciones.

El experimento comienza

Al plasmarse en el Universo material la idea de la creación de la nueva humanidad, las civilizaciones que apoyarían el plan, comienzan a trabajar. Se eligen ocho planetas de categoría UR dentro de nuestro Universo Local y la tierra es uno de los elegidos por sus proyecciones futuras, ya visibles. Los planetas de categoría UR, son aquellos que poseen un solo sol, donde toda forma de vida puede adaptarse, su aura celeste azulada, revela la condición espiritual de su emisor y los distingue entre otros.

A estos planetas llegan seres del Universo Material con rango de "Elohim", ingenieros genéticos, sembradores de vida. Las ideas de cuestionamiento al plan, se estaban manifestando con mayor fuerza en los sistemas de la constelación de Orión en estos momentos.

Tercer contingente extraterrestre

Siete ingenieros genéticos son seleccionados para crear la humanidad en el planeta por los Veinticuatro Ancianos. Tras la catástrofe sucedida en la Tierra en la Era Terciaria, ya hay vida propia en el planeta y se han desarrollado protohomínidos (Antepasados en línea directa del hombre) pero con mínimas posibilidades de supervivencia, condenados a desaparecer.

Comenzando con el proyecto, estos Elohim se instalan en un lugar entre África, Madagascar y Mesopotamia, en un continente hoy desaparecido, La Lemuria. En una nave con un tamaño de más de 50 Km., traían diferentes especies de insectos y plantas de otros planetas para instalar y ampliar la gran gama que existía en este mundo. Tenían incluso, plantas con propiedades alucinógenas que sólo usaban ellos, retardaban así, el proceso de envejecimiento que la atmósfera de nuestro planeta les hacía sufrir; para ellos ese consumo era favorable, pero sabían que el efecto que haría sobre las criaturas creadas, era perjudicial. De consumirlo
les provocaría un gran retraso en su desarrollo, por lo tanto, mantenían estas plantas fuera del alcance de otros prohibiendo su consumo.

Experimentan genéticamente hasta lograr seres andróginos, que finalmente resultan demasiado débiles para el medio al que estaban sometidos, por lo que perecen. Ante este fracaso deciden experimentar con los homínidos del propio planeta. Se sintetiza así una forma de vida muy resistente a las condiciones ambientales, la primer raza humana de la tierra, la raza negra.

Uno de los Elohim que simpatizaba con la disidencia Luciferina, realiza una variante no permitida y fuera del plan: alienta a algunos de los seres creados a consumir de las plantas alucinógenas. Se había programado dosificar la entrega de información, no, ocultarla. os otros Elohim sin saber de la traición, tuvieron miedo del hombre, por lo imprevisible de su conducta y excesiva curiosidad.

Esta humanidad fue creada con capacidad de abrir puertas entre dimensiones consciente o inconscientemente, voluntaria o involuntariamente. Los extraterrestres, pueden ubicar las puertas o abrirlas con su tecnología, pero solo así.

La humanidad, estaba programada para restablecer no solamente el puente de luz entre el Universo Mental y el Universo Material, aquí en nuestro mundo, sino para abrir también una puerta dimensional que permitiera a todos los seres del Universo Material conectarse directamente con el Universo Espiritual, El Universo Madre.

Por esta capacidad del hombre, que los Elohim no poseen, le temen. No hubo voluntad de continuar el experimento, por creer al hombre culpable e ingobernable. Lo expulsan de la nave, saliendo el hombre de la cuarta dimensión de conciencia, de una cuarta dimensión psíquica de potenciación de facultades, habiendo alterado su constitución orgánica física. Al salir, se dan cuenta que no son únicos sobre la tierra, habiendo manadas de protohomínidos vagando por ahí, y se mezclan.

Al enterarse los Elohim de la verdad de lo sucedido, el experimento ya se había malogrado, aunque se dan cuenta que no dista mucho de lo que estaba previsto.

A partir de ahí, solo podrían trabajar indirectamente, observando y guiando de maneras más sutiles a la humanidad que seguiría desarrollándose de forma más silvestre.

Gadriel, el Elohim disidente, es dejado en el planeta como castigo y como forma de resarcir su delito. La humanidad del planeta, sería observada, guiada y protegida por un contingente 200 guardianes y vigilantes integrada por seres de otros mundos más evolucionados que estarían en capacidad de ayudar a otros en su evolución. En ese momento, sería el caso de los seres provenientes de Sirio y las Pléyades.

A estas alturas era sabido por parte de las entidades que se plegaron al planteamiento de Lucifer, que el proyecto se había iniciado. Entre las alternativas que se manejaban, una, era poner el proyecto en manos de Lucifer y sus aliados tanto del Universo Mental como del Universo Material, para que demostraran con la acción, pero poniendo el esfuerzo a favor, si es que el plan, no era el adecuado. El argumento de que han alentado a otras civilizaciones de forma negativa, lleva a que la desconfianza caiga sobre ellos, y la forma de recomponer esto sería colaborando, venir a la tierra y velar porque el experimento con esta nueva humanidad llegue a feliz término. Estos aceptan, pero más bien tratarían siempre de boicotearlo. La tensión va en aumento y la disidencia finalmente fue inevitable, llegando a una especie de guerra de galaxias entre los que apoyaban el plan y quienes apoyaban la disidencia, entre ellos Satanel o Satán (extraterrestre del Universo Material, originario de Orión).

Algunas civilizaciones que simpatizaban con la disidencia Luciferina habrían quedado expectantes, viendo qué sucedía sin tomar partido, ni posición, permanecen neutrales. La disidencia se centró principalmente en la zona de la constelación de Orión.

El levantamiento, finalmente fue neutralizado, los disidentes reprendidos y algunos, confinados en la Tierra en calidad de deportados.Esto sucede hace uno 25.000 años.

El planeta, es puesto en cuarentena y vigilado para impedir tanto la huida de éstos, como que se acerquen las civilizaciones no confederadas con planes de rescatarlos y boicotear el plan. Para estar aquí, sobretodo Lucifer, deber adquirir una corporeidad, adaptarse vibratoriamente y adquirir unos vehículos que les permitan estar en nuestro mundo. El esfuerzo y desgaste de energía de estos seres es muy grande, no pueden liberarse de este planeta, porque las fuentes energéticas que necesitan, no están disponibles desde aquí.

Conseguir la energía psíquica colectiva de la propia humanidad sería su salida. Esta energía, es la que tratan de despertar, controlar y manipular. Han creado para esto, además entidades, un orden jerárquico bajo, bajos astrales, seres que son como animales energéticos, que les sirven para alimentarse de energía. Reclutan también seres humanos físicos de vidas degeneradas y desequilibradas. Todos ellos integran esa fuerza feroz de agresividad, de robo energético a la humanidad. Desde entonces, el Señor de esto mundo, sería Lucifer (El Portado de Luz), el Príncipe sería Satanel, mantienen una guerra psíquica contra la humanidad.

Las condiciones de vida en el planeta les permite menor longevidad a todos los extraterrestres, acostumbrados a vivir cientos de años. No tienen posibilidad de reencarnar dado el bajo nivel vibratorio de los cuerpos existentes en el planeta por el momento. Tampoco pueden reencarnar en sus planetas de origen, lo que por ley universal correspondería, debido a que se crearon pirámides que retendrían sus esencias en el planeta.

Agreguemos a todo esto que algunos de los guardianes y vigilantes que fueron dejados en el planeta para impedir interferencias con el proceso, son justamente los que interfieren, influenciados por las energías propias del planeta, van más allá de las responsabilidades que tenían, mezclándose con la humanidad en forma irresponsable. Esto sucede con seres provenientes de las Pléaydes, liderados por el comandante Semiasas. Debido a esto, son obligados a quedarse en el planeta, para guiar y cuidar a los humanos con los que se habían relacionado, con los que habían tenido descendencia y a esa descendencia. Para esto, se les impone el aislamiento en unas islas continente ubicadas en el actual océano Atlántico, La Atlántida.

La Atlántida

La Atlántida era una colonia extraterrestre, un lugar de paso, donde las fuerzas negativas estaban ligeramente controladas. Los antiguos sacerdotes tenían tecnología, capacidad, conocimiento y poder, fácilmente podían neutralizar la influencia negativa. Pero no a mérito propio, sino conducidos directamente por sus padres los extraterrestres. Las razas que deben lograr los cambios, son las de origen terrestre, que por karma deben realizar ese estado de conciencia superior. Razas que aún no se habían mezclado con otras foráneas.

La Atlántida era una isla separada del desarrollo del resto del planeta y tenían muy poca comunicación con las civilizaciones que existían.

Las fuerzas negativas del universo, estaban siendo neutralizadas y bloqueadas, para que las entidades atrapadas en nuestro mundo no pudieran comunicarse con sus colaboradores. Había civilizaciones extraterrestres que se sabía, tenían un claro favoritismo con los que llevaron adelante la rebelión. Por ejemplo los seres de la Osa Mayor. Al final del milenio, vendrían a rescatar a Lucifer, Satán y sus huestes, produciéndose la bíblica batalla de Armagedón.

Si la humanidad no aporta la energía suficiente para que puedan liberarse por sí mismos, estos otros seres tratarán ellos de aportarla, iniciándose una especie de guerra de galaxias, pero esta vez, más bien psíquica, pudiendo llegar a lo físico, a desenvolverse en el plano material. Todo esto, si la humanidad no inclina la balanza y se pone del lado de la confederación de mundos y del orden cósmico, asumiendo la responsabilidad y la misión que se nos dio. El hombre tiene la posibilidad real, de en un acto de amor supremo, no sólo lograr corregir rumbos, sino sobrevivir a su propia iniquidad y egoísmo.

En una experiencia hacer que brote el amor excesivo, cristificándose, poniéndose en camino o directamente elevándose de una tercera dimensión a la séptima, luego, perdonar a los carceleros o compañeros de celda. No sólo se colocaría por encima de ellos a través del estado de conciencia que llegue a desarrollar, liberándose de su influencia, sino que con el perdón, se podría neutralizar o liberar de su actitud negativa a los seres aprisionados; ellos no resistirían la reacción positiva de la humanidad. Así, de venir las huestes de extraterrestres a rescatarlos, no lograrían nada y sólo harían el ridículo, pues no pueden combatir contra el hombre, se verían envueltos en ese acto de AMOR, en esa energía irradiada desde el planeta. Ellos, en vez de seguir cayendo, serían restituidos al lugar donde estaban, y todo volvería al orden cósmico, sería una redención cósmica, no solo del planeta.

El poder mal dirigido de los Atlantes, atrae la fuerza negativa sobre su civilización y los lleva a la destrucción, rápida y total. Se les permitía tener colonias en un planeta dentro de nuestro sistema solar, el planeta Amarillo, que orbitaba entre Marte y Júpiter, Maldek, o Mayona o Tir; allí llegaban pasando por Marte, donde también tenían colonias.Los Atlantes comenzaron a tener conflictos entre ellos y también con los marcianos, quienes se veían obligados a vivir bajo la superficie del planeta luego que su civilización fuera destruida.

Un gran asteroide, es atraído destruyendo por completo a Maldek y una lluvia de meteoritos cae sobre Marte, dañando todo en su superficie. A la Tierra también llegan algunos pequeños meteoritos, pero dos enormes se acercan, siendo detenidos antes del impacto por los Atlantes que con su tecnología, impiden que caigan, creando pirámides con cristales de roca en las puntas y esferas que energéticamente contenían en órbita estos asteroides.

Pero los conflictos seguían en aumento y la negatividad anulaba a la energía necesaria para que las pirámides cumplieran su función. Finalmente, caen. Uno en el actual Océano Atlántico, destruyendo la isla de Atlántida, donde queda un vórtice energético conocido como el Triángulo de las Bermudas. El otro, cae en el Océano Pacífico destruyendo el continente de MU, quedando allí otro vórtice energético, el Triángulo del Dragón.

Aproximadamente hace 10.000 o 12.000 años, Lucifer, Satán y sus huestes, permanecen en el planeta y establecen un gobierno interno negativo.

Comienzo de los proyectos secundarios

Grupos de extraterrestres, guardianes y vigilantes, siguen viniendo a nuestro mundo para ayudar a la humanidad, haciendo una serie de experimentos y llevando adelante proyectos de intervención, dentro del “Gran Proyecto Tierra” que era el principal, modificando las formas evolutivas y las de desarrollo espiritual cósmico.

Dentro de las civilizaciones que vienen hay seres de Venus de cuarta dimensión pero que actúan en una dimensión física de tercera, como la nuestra. Los proyectos comienzan a darse en forma localizada en la época de los Sumerios, hace unos 7.000 años. Un grupo de 144 orientadores que provienen del centro de la galaxia, se instalan en la Mesopotamia, agrupando humanos que vivían en esta zona del Cáucaso, trabajan en pequeñas comunidades. Inicialmente eran guías (Pátesis) morales, espirituales y políticos, luego debían dejarlos para que siguieran ellos mismos. Aunque positivo de cualquier manera, esto alentó dependencias, incluso estos seres se sintieron identificados con una actitud paternalista, perjudicando el proyecto, y terminando por quedarse aquí. La civilización no pudo avanzar por sí misma y en la medida que los Pátesis fueron desapareciendo por el desgaste natural en un mundo como el nuestro, este pueblo, quedó a merced de los otros. Tenían un criterio defensivo para la guerra lo que los fue debilitando sin poder resistirse, fueron absorbidos por los Acadios y otras civilizaciones existentes en la zona, siendo aporte cultural para las civilizaciones de la Tierra.

Durante el auge de la civilización sumeria, hace 6.000 años, 4000 AC, se dispone la posibilidad de instaurar en nuestro mundo misiones secundarias que procurarían la formación de instructores de la propia humanidad a través de un seguimiento de varias encarnaciones. Espíritus sujetos a ciclos de encarnación en el planeta y con períodos de instrucción en los planetas de origen de las civilizaciones más evolucionados y comprometidas karmicamente con la tierra; Alfa de Centauro, Orión, etc... Sería una formación de instructores que a largo plazo fueran cortando la dependencia y con los que el contacto sea más esporádico.

Se organizan las misiones y comienzan a aparecer entidades para sondear el campo, por ejemplo, la aparición entre los remanentes Atlantes que aún se encuentran en la superficie, de Krishna. Sobrevivientes Atlantes muy importantes como Noé, que surge en una época en que los nacimientos de híbridos o mestizos entre extraterrestres y humanos era muy común en la Atlántida. La supervivencia de estos seres, determina la instalación de grupos de Atlantes en diferentes partes del planeta; uno de ellos dará origen a la civilización Egipcia, otra, a la India. Hay también aparición del espíritu crístico o de entidades del Universo Mental, proyectadas a nuestro mundo, entre ellas, justamente, Krishna.

La Gran Hermandad Blanca

Luego del fracaso con los sumerios, como forma de equilibrar las fuerzas negativas, se forma un grupo de voluntarios que pudiera contrarrestar el efecto de esa fuerza, constituyendo un gobierno interno provisional positivo. Se estructura entonces sobre esta base de voluntarios extraterrestres la Gran Hermandad Blanca o Jerarquía Oculta Positiva.

Treinta y dos seres provenientes de diferentes mundos confederados se instalan en el desierto del Gobi en la Mongolia, en los que sería el reino de Agarta, con su capital Shambala. Se encuentran en cuarta dimensión, no poseen vehículos físicos para poder actuar en el plano material, requieren de entidades materiales. He aquí el “Puente de Luz” entre la Hermandad Blanca del Cosmos, actuando en el Universo material y quienes vinieron voluntariamente a nuestro mundo, quedándose en la cuarta dimensión y con una posibilidad de actuación muy reducida. Ese puente lo constituirían los seres que desde la tercera dimensión elevan sus vibraciones para ingresar de forma consciente a estados de cuarta dimensión, al menos transitorios, temporales, y en los momentos que lo logran, pueden conectarse e interactuar con ellos. Teniendo también la posibilidad de conectar las dos hermandades, la del Cosmos y la de la Tierra. Ése es nuestro trabajo personal individual. A la larga, la fuerza colectiva que podemos desarrollar y finalmente canalizar a través de un grupo compuesto de la suma de muchas individualidades. Hasta no lograr similares niveles de conciencia, hasta que la conciencia de compromiso y entrega sea la misma, no se podrá trabajar a nivel colectivo. Llegará un tiempo en que estaremos prontos y haremos el esfuerzo en bloque.

Continúan los proyectos secundarios

Proyecto Egipto

El proyecto egipcio se inicia con la venida de extraterrestres que descienden en la zona del actual Egipto. Osiris e Isis, fundan esta civilización, estando poco tiempo; se marchan rápidamente, haciendo aprendido de la experiencia en los proyectos anteriores. Dejan en su reemplazo a grupos de atlantes remanentes de los sobrevivientes de la destrucción de la Atlántida, para que apoyen el trabajo que se ha realizado. Así aparece HERMES TRIMEGISTO o TOTH “El Atlante”.

Cuando éstos desaparecen porque van falleciendo, nuevamente se cae en la superstición, la magia y el poder psíquico es mal utilizado. Crean conexiones con el bajo astral, abriendo puertas dimensionales que estuvieron abiertas por mucho tiempo. En un intento por remediar esto, se eligen, dentro del pueblo egipcio, grupos que serían formados como sacerdotes, para que dirijan a su pueblo. También ellos no saben actuar, manipulando y monopolizando el conocimiento. Crean estructuras de poder, alejando al pueblo cada vez más del conocimiento, incluso perdiendo el conocimiento y la mística de su misión, de su responsabilidad, haciendo que finalmente el proyecto fracase.

Proyecto Hebreo

Se continúa con otro proyecto, el Hebreo. Se procura crear un grupo humano, de sacerdotes genéticamente programados. Se utiliza un ser de la tierra, muy inteligente y fuerte físicamente, Abraham El sería el punto de partida de una raza que debía unificar a los pueblos en evolución. La recomendación de no mezclar la sangre, era para no alterar el programa. Sin embargo, el pueblo de Israel finalmente no respetó el acuerdo y con las mezclas sanguíneas, se va diluyendo el programa, cayendo en el exceso de egolatría que llevaron a este pueblo a pensar que era un pueblo elegido, cuando había sido un pueblo programado para servir a la humanidad, era una nación de sacerdotes al servicio de la humanidad, no para que fuesen servidos por nadie. El proyecto fracasa estrepitosamente cayendo la humanidad en la desesperanza y el caos. Al fracasar este proyecto, hay un cambio de lugar, trasladándose a los pueblos de América.

En América

En las últimas intervenciones con los MAYAS, TOLTECAS, AZTECAS, cuando estas civilizaciones ya estaban desarrolladas, ya no son los extraterrestres que intervienen o su intervención es indirecta por medio de seres de cuarta dimensión, como los Venusianos.

Se utiliza más la presencia de atlantes, híbridos mestizos entre humanos y extraterrestres, que vivían en las grandes cavernas del mundo subterráneo, con los que cohabitaba la humanidad. En la civilización Inca, una pareja de niños incas son llevados, entrenados, adiestrados y finalmente devueltos, siendo apoyados por un grupo de atlantes que salen de las cavernas de Pacaritambo, los cuatro clanes de los hermanos Ajas. Los niños Manco Capac y Mama Oclo ya adultos junto con los intraterrestres, dan la estructura de lo que fue la civilización Inca. Finalmente esta cae también en la superstición y la magia, antes de la venida de los conquistadores españoles.

Todos los proyectos eran realizados de forma de preparar a los grupos sobre la tierra para que en algún momento de su historia, pudiesen recibir la presencia de una entidad superior que haría como una especie de presentación en todos los lugares del planeta, este personaje estaría relacionado con la aparición de QUETZALCOATL, VIRACOCHA y otros como KRISHNA, en la India.

Se trabajaba en varios lugares a la vez, pero siempre con mayor intensidad en un lugar determinado. Muchas civilizaciones han intervenido en el planeta con intención de ayudar, pero finalmente van complicando el panorama. >Todo estaba tan densamente alterado que la única entidad que podía poner orden era el mismo padre creador Miguel, o Emmanuel. Decide venir a marcar el camino, proyectándose mentalmente en una especie de bilocación cósmica al Universo material, donde se corporiza, adquiriendo los vehículos que le permitirían moverse en este universo.

Para que fuese posible, era necesaria otra entidad que dentro de este universo estuviera ascendiendo. Este ser del Universo material, de nuestro mundo o no, estaría inmerso en el proceso reencarnativo propio de nuestra humanidad y aportaría los vehículos Físico, Astral y Mental inferior, ayudado en la programación genética del Cuerpo Físico por seres de las Pléyades, para cumplir en esta encarnación con esa fusión.

Es en el pueblo hebreo que se encuentra las condiciones como para gestionar en un futuro relativamente próximo, la venida de Emmanuel, la proyección de este hacia el Universo material. El Hijo del Hombre, se ofreció de forma voluntaria. En Las Pléyades se prepara genéticamente el cuerpo físico del ser que encarnaría siendo implantado en el útero de un ser puro y excepcional como MARIA, la madre de Jesús. El Hijo de Dios, el padre creador, Emmanuel, el hijo del absoluto, de la unidad, debía aportar los vehículos superiores: Mental Superior, un Alma, Un Espíritu y un Cuerpo Esencial.

Ambos se fusionan siendo las dos entidades una, EL SALVADOR ( En griego: Salvador = Cristo. En Hebreo: Salvador = Mesías )

Finalmente, cuando se produce la resurrección, Emmanuel retorna al Universo Mental, pero la energía transmitida, la conciencia que queda establecida a través de la entidad Crística, le permite al Hijo del Hombre, el Maestro Jesús, con ese cuerpo glorificado, atomizado, seguir manteniéndose en el Universo material, habiéndose Cristificado, accediendo a la séptima dimensión de conciencia.

Ahora, Jesús se encuentra en Morlen, trabajando junto con todas la jerarquías de luz para que el plan se cumpla. El Maestro Jesús se ha quedado en el Universo material ocupando la séptima dimensión, la frontera con el Universo Mental a la espera de que toda la humanidad trascendida ocupe ese lugar; no sólo la humanidad de nuestro mundo, sino también la de otros mundos de este Universo material que vienen aquí para aprovechar las condiciones, evolucionando y apoyando el proceso de nuestro mundo. Las fuerzas aquí son muy poderosas y obligan al hombre a desarrollar la capacidad para enfrentarlas.

La humanidad puede corregir y anular las profecías negativas; pero debemos trabajar para que se cumplan las positivas, por ejemplo, la de que Jesús volverá, no para juzgar, sino como él mismo dijo, para participar de la evaluación final que está a cargo de la propia humanidad. Todo depende de nuestro trabajo espiritual, de nuestro desarrollo, todo lo que hagamos por el plan en forma positiva facilitará y creará las condiciones favorables. Su presencia aquí será la aceptación y el ingreso de la humanidad al orden que ya funciona en esta parte del universo.

El pasaje a cuarta dimensión de la tierra está previsto de una u otra manera, un accidente cósmico será evitado si la humanidad consigue, equilibrando fuerzas, vibrando alto, elevar al planeta todo hacia la cuarta dimensión.

DEBEMOS SEGUIR CREYENDO QUE ES POSIBLE Y QUERER PODER HACERLO.

Enlace directo a este texto en español: http://www.robertobenitez.com/arte/msg/Historia-de-la-Humanidad.htm

(Este mensaje fue difundido por la lista de correo Foro GAP Internacional Guardianes del Planeta - www.laneta.apc.org/redanah

El cuarto camino: Rumbo al Despertar de la Conciencia


Esta poco conocida filosofía postula el despertar de la conciencia hacia la realidad que permanece dormida dentro de cada ser humano. Con estudio y trabajo interno, sostiene, es posible, alcanzar un nivel macrocósmico.

Por: José Miguel Sirgo

La vía del cuarto camino se inspira en las tradiciones sufíes, pero difiere en que está desprovista de los elementos mistificadores, encontrándose sólo los elementos útiles de las doctrinas orientales. De esta forma tenemos una versión occidental de las filosofías orientales.

La meta que se persigue en esta vía es la de despertar las funciones, para alcanzar un despertar del hombre hacia una realidad que en su estado profano le es tan difícil de percibir, como lo es para un durmiente leer un libro que tiene delante de él. Mediante una línea de estudio y trabajo interno, el alumno tiene que superarse para alcanzar un nivel macrocósmico.
El fundador de esta filosofía es de origen ruso caucasiano, llamado George Ivanonich Gurdjieff, que prohibió que se difundiera su credo "hasta que todo empezara a crujir". Como todo maestro iniciado, Gurdjieff escribió una novela o cuento llamado "Relatos de Belcebú a su Nieto", con la cual persigue ilustrar los fundamentos de su doctrina.

Una cosa destaca como novedosa en esta escuela, un elemento inédito y que no existe en ninguna otra filosofía. Este elemento es el conocimiento previo del esquema de trabajo, con esto el alumno puede programarse para saber lo que debe hacer en cada momento de su vida, independientemente de que consiga resultados o de que no lo logre. Aprende como dosificarse y como generar la energía que a de producir su despertar. Un despertar gradual en el que cada paso aprendido depende del siguiente, y por ello no es positivo dormirse a la sombra del camino o en los triunfos alcanzados.

El cuarto camino es básicamente práctico y apenas teórico, y tres son las bases en las que descansa; la autoobservación, la no identificación, y el recuerdo de si.
Según el prisma de visión de esta doctrina, existen siete tipos de hombres, los cuales procedo a enumerar:

Grupo Primero. Son aquellos que tienen su psicología perteneciente al centro instintivo-motor, y pretenden alcanzar el reino espiritual a través de este centro. Es el caso de los faquires.

Grupo Segundo. Son aquellos en los que predomina su centro emocional. Es el caso de algunos monjes de ciertas doctrinas monásticas que pretenden vivir en la sociedad, reconciliando el mundo social y el monástico. También entran en este grupo las llamadas personas "Islas", es decir, aquellas que no pudiéndose separar del mundo que les rodea, hacen en su vida un cerco que les aísla de toda influencia.

Grupo Tercero. Son aquellos que pertenecen al centro intelectual. Casos tales como los yoguis que trabajan la mente cultivándola o subyugándola.
Los grupos antes citados pertenecen al círculo mecánico de la humanidad, cada grupo de estos tres se encuentra en un estado que le imposibilita comprender a los demás.

Para alcanzar el cuarto grupo o cuarto camino es indispensable el trabajo y la persistencia, puesto que la vida cotidiana no conduce a este estado. Se tiene que aprender a equilibrar los centros 1, 2 y 3 de forma que, como si de una casa de tres pisos se tratara, podamos pasar a vivir en cualquiera de las tres plantas indistintamente.

(Este artículo fue extraído con autorización del portal Eurovni – http://eurovni.iespana.es)

Focos energéticos positivos y negativos


Como en todo, las energías se concentran, las buenas y las malas, formándose focos energéticos, de los unos y de los otros, los que permiten que las personas se desplacen por el mundo sintiendo sus efectos. Efectos que pueden ser muy beneficiosos, o muy adversos.

Por: Prof. Inr. Mariela Dos Santos Cruz
mgoldeneye@hotmail.com

Es común que pasemos caminando y sin ningun tipo de reparos, sin problemas aparentes, pues quizás ni siquiera estaba dada la situación para que los hechos negativos se presentaran; tal vez nuestro ánimo era el mejor, la disposición voluntaria muy buena; las personas que contactamos, las más adecuadas para mantenernos en armonía; la salud, funcionando bien, pero... hay algo que no funciona, que nos hace pensar que "algo" o "alguien" nos está "tirando mala onda", y eso nos hace pensar. De repente, tal vez ni siquiera nos preocupa, pero nuestro día sigue en detrimento, y por ende lo que podría haber sido una jornada espectacular, pasa a ser un "extraño" desastre.

Como en todo, las energías se concentran, las buenas y las malas, formándose focos energéticos, de los unos y de los otros, los que permiten que las personas se desplacen por el mundo, sintiendo sus efectos. Estos efectos tanto pueden ser muy beneficiosos, como muy adversos.

Vamos a describir un hecho que pasó a un pariente mío en el año 2000, en el mes de septiembre.

Mi prima se encontraba tranquilamente en su casa, con su tía abuela, tomando mate con un señora amiga (para quienes no sean de estas latitudes, es una especie de té, que se toma en un recipiente de igual nombre y una bombilla).

Es un ser excepcional (siempre hablo así, aunque sea de una persona fallecida), aquel tipo de seres que siempre estan dispuestos a ayudar, a escuchar, a recibir y hacer alguna broma, respetando la individualidad de cada uno, sin ofensas, sólo compartiendo lo bueno de un momento feliz.

Siempre tuvo una vida muy compleja, llena de sinsabores y hechos negativos, pese a que disponía del mejor ánimo para enfrentar las adversidades de la vida y así, ver lo bueno en los demás, teniendo a Dios como centro en su vida.

En determinado momento –era invierno– decide luego de bañarse y prepararse para esperar a su novio, llevar una estufa afuera de la casa (para no molestar a su amiga y su abuelita, que se encontraba en cama con gripe) para agregar combustible ya que la misma funcionaba a queroseno. Ella no vio que no se había apagado totalmente, estando afuera en un día de feria muy bonito, pues si bien hacia frío, había sol y viento, casi a comienzos de la primavera.

Al pretender agregar el combustible en aquella, que no quiso estar apagada, embolsó el viento la pequeña llama, provocando que una llama subiese a su cara, lo que motivó la caída de la caja con un litro de queroseno que le diera un baño de muerte segura, que salta del piso, transformándola en una antorcha humana que nunca pudo gritar, pese a que fue ayudada inmediatamente en el medio de su desesperación por vecinos aterrados de la feria, quienes la socorrerieron en un trance de terribles dolores, sin poder ni siquiera decir nada, debido a que la macabra bebida de fuego quemó también su garganta y el humo sus pulmones. Una Juana de Arco en el siglo XXI...

Su novio que pasa casualmente a verla, encuentra aquel cuadro de horror para el más fuerte, la ropa se hallaba pegada a su cuerpo, se disovieron sus sandalias, su pelo desapareció, y sólo parecía un carbón viviente, sin rostro reconocible, que durara 12 días terribles para todos, más para ella que siempre estuvo totalmente consciente, intentando comunicarse con dos dedos de su mano derecha.

Nada hay peor que la miseria humana, al ver a aquella viejecita que temblaba diciendo "no la voy a volver a ver, mi corazón sabe que ya no vivirá, ¡no les perdonaría que mintiesen!" y dos efectivos policiales, que la llevaron para reconocer el cuerpo, que cambiaba de apariencia dia a dia..., totalmente conciente, desgranándose y disolviéndose, sin poder hablar siquiera por las sondas en su boca, donde el fantasma de la morfina poco pudo hacer para intentar insensibilizar un poco aquel infierno de carne en descomposición, hemorragias e infecciones.

Aquel hermoso personal médico del CE.NA.QUE, al verla, lloraba por no entender que a alguien como "Susita" (Susana), le hubiera sucedido tal desgracia. Nunca más volvió a estar entre nosotros, al menos no en la forma que la conocimos...

Con ayuda de Dios, prácticamente era yo la única persona que se animaba a entrar a acompañar esos últimos momentos que la iban consumiendo como una brasa mitad viva, mitad inerte, a quien le conté algunos cuentos, y traté de tomar su mano –astral– para que no se cayera al vacío, haciendo que ella pudiese recibirla. Allí se me mostró un abismo muy oscuro, y un muro muy luminoso de color blanco, ella pasando ese muro, ya de este lado, antes del abismo oscuro, inmediatamente me di cuenta, que se me mostró que estaríamos en planos diferentes, con lo cual pensé: "¡te estoy mintiendo, no voy a poder sujetarte!", pero como ustedes podrán concluir, obvio, no se lo dije...

Se que está bien allí donde se encuentra, me lo comentó a mí y su hermana. Tuvimos un "encuentro extrasensorial" en la mañana de su muerte; ese día no podía dormir, quería abrazarla, murió en el momento en que me dormi en mi casa, en ese momento sólo algo no terreno hizo que al contestar un llamado telefónico, sin pensar, dijera "gracias por avisarme de su muerte", luego me di cuenta de preguntar quién era que llamaba. Era su cuñada, que nunca pudo entender mi respuesta anticipada, ya que quien escribe, también contestó, antes de poder elaborar un pensamiento consciente (...). Existen cosas más allá de nosotros, cosas que ni siquiera podemos entender a ciencia cierta, justamente por tratar de meter en un laboratorio todo, inclusive al alma misma, y ésta sólo se encuentra en el "laboratorio del Amor", aquel Amor desconocido que se encuentra presente en todos nosotros, pero nunca tenemos tiempo (el tiempo aparente) para aprender de nosotros mismos,

El Maestro mora en nosotros, sólo lo escucha quien no necesita las preguntas...

La experiencia que narro aquí, es una de las tantas formas en que estos focos de energía –en este caso negativa– se concentra en diversos lugares del mundo terreno. Estos se sienten, se presienten si es que se logra ser lo suficientemente sensitivo para reconocerlos.

También es muy bueno saber que así como existen focos negativos, también existen los positivos. Dichos focos son los considerados como no posibles, en casos en los que por ejemplo, en una fiesta, donde hay una cantidad de personas de carácter controvertido, dicha fiesta sea lo suficientemente interesante y divertida como para contenerlos, o sea, están dadas las condiciones para abrumarse dentro del aburrimiento total y la cosa es que todo llega a ser un "extraño" éxito y nadie tiene la respuesta lógica al asunto.

En cuanto a la verdad oculta, poco se permite hablar de las razones que provocan la situación, simplemente hay que tener la suficiente habilidad para reconocer el fenómeno, cambiar rápidamente de lugar (si es que eso es posible), para no ser víctima de una situación no deseada. Claro está, esto no es nada fácil, inclusive para quienes reconocen con facilidad este tipo de fenómenos.

“Pedid y se os dará...”


Hay quienes se cubren de amuletos o de dioses para remediar situaciones no comprendidas, es que las diferentes creencias y religiones, muchas hermosas por su alto contenido en Sabiduria. Todas, inclusive las menos lógicas, algo enseñan si se sabe "ver y oír su sustancia". Cada una representa, en sus metáforas y a su manera, las diferentes imágenes de la realidad y la gran sabiduría de comprender que cada cosa está en su lugar y en su momento, que es perfecto en su esencia y adecuado para su forma.

Quienes hacen ofrendas para librarse de situaciones no convenientes y agradecer las que sí lo son, sólo tienen su forma de expresar al Creador su devoción, no son correctas ni incorrectas, son diferentes, quizás eso no nos deje comprenderlas.

Por otra parte, la mejor manera "casera" y bendecida de realizar esto, teniendo en cuenta que Dios habita en nuestro interior, es invocar esa preciosa oportunidad de contactarnos con nuestro Creador, escuchando esa voz interior, de la que todos hablamos, pero casi ninguno tenemos idea de qué se trata, meditando y comulgando en la Luz de nuestra Alma y la Armonía de la Ley Universal, en el modo adecuado para cada uno de nosotros.

Al intentar definir qué produce dichos focos, intentamos culpar a algún tipo de deidad maléfica o deidad benéfica que lo produzca, que lo suceda. Lo correcto sería poder ver que la maldad o la bondad "apelmazan" y mezclan varios tipos de energías, que los producen y los concentran.

Todo tiene una explicación, aunque ésta no sea aparente, ni se vea a los ojos de una forma natural. El proceso de conocimiento de estos fenómenos, pasa sin embargo por un proceso interior, que lleva muchos años, inclusive muchas vidas de aprendizaje, dentro de esta enorme escuela en que nos ha tocado vivir.

Este artículo fue extraído con autorización de la revista electrónica del Centro de Armonización Integral Al Filo de la Realidad - http://www.eListas.net/lista/afr
e-mail: alfilodelarealidad@yahoo.com)

Todo sobre los viajes astrales


¿Es posible abandonar temporalmente nuestro cuerpo físico en busca de una existencia puramente espiritual? ¿Cómo se produce la salida del cuerpo? ¿Qué se ve y se siente al estar en el plano astral? ¿Es normal senrtir temor? ¿Qué precuaciones hay que tomar? ¿Cómo se produce el regreso?

El viaje astral es el retorno al ambiente donde mayormente se desenvuelve nuestro ser. Recordemos tan sólo que antes de nacer nos encontramos en ese plano, igualmente durante las horas de sueño y luego al morir. Pasamos en él mucho más tiempo que en el plano ilusorio y transitorio que es el físico. Toda la aventura de la vida humana es tratar de recordar y tomar conciencia de nuestra procedencia, de nuestro pasado y futuro, y por ello es fundamental aprender a desarrollar los viajes astrales conscientes.

Debemos saber, que todos los sueños son viajes astrales, pero no todos los viajes astrales son sueños. Es decir, que podemos realizarlos, sin necesidad de estar dormidos. El recordar las experiencias astrales es señal de cierto mérito o avance espiritual, aunque no en todos los casos; para recordar los viajes astrales o sueños es recomendable, primero, acostarse temprano, para darse el suficiente tiempo para relajarnos y poder hacer una breve programación o concentración que repita la orden mental de estar conscientes y controlar, de ser posible, la experiencia, en función del avance espiritual. Si llegamos agotados a dormir, estemos seguros que no podremos recordar nuestros sueños, y menos aún mantener control sobre ellos.

Cuando se realiza el desdoblamiento, o viaje astral, dejamos a un lado el vehículo físico, como cuando nos acostamos y dejamos a un lado la ropa. Al salir hacia el astral, dejamos nuestro cuerpo, como si fuese un vaso de cristal con agua turbia; al estar en reposo, en el fondo se asientan los elementos que producen la turbidez, quedando al poco rato transparente y claro. Al reingresar al cuerpo, al término de la experiencia, según sea nuestro grado de el introducirnos a nuestro cuerpo resultará más o menos aparatoso, haciendo que este vaso se agite y se vuelva a enturbiar el agua; es decir, que salga el afloramiento del subconsciente que desvirtúa y confunde el sueño, haciendo que este nos parezca tan poco coherente que preferimos olvidarlo, o muchas veces nos lo hace olvidar, sin poder nosotros controlarlo.

Todo lo que Ud siempre quizo saber

¿Qué es un viaje astral?
Es el fenómeno por el cual el cuerpo astral se desprende del cuerpo físico, aunque se mantiene ligado a él por el llamado "cordón de plata".

¿Qué es el cuerpo astral?
Es una réplica exacta del cuerpo físico y generalmente lo rodea. Su composición, aunque difícil de catalogar, puede definirse como una materia sutil de apariencia luminosa, casi siempre imperceptible a los sentidos.

¿Cuáles son la capacidades del cuerpo astral?
Entre las más destacadas se incluye la de viajar, sin limitaciones de ningún tipo, a través del plano astral. Este es el mundo cotidiano y también otras realidades no visibles al ojo humano.

¿Qué es el mencionado "cordón de plata"?
Es el cordón que une el cuerpo físico con el aura. Al morir una persona, su "cordón de plata" se corta definitivamente y el aura se desprende del cuerpo. En cambio, en un viaje astral, el cordón de plata sigue uniendo el cuerpo físico y el astral y, gracias a él, se puede retornar una vez concluida la experiencia.

¿Se vive, entonces, una sensación similar a la muerte?
Efectivamente. De allí que se experimente un gran temor cuando el viaje astral se realiza involuntariamente, desconociendo lo que acontece. Por esta razón, por tratarse de una experiencia tan cercana a la muerte, puede ser muy peligrosa y traumática.
Se conocen casos de personas que nunca pudieron recuperarse psíquicamente de un viaje astral involuntario. En virtud de esto se recomienda realizar la experiencia acompañado y nunca sin tomar los recaudos necesarios.

¿Cómo se desarrolla la experiencia del viaje astral?
Fundamentalmente, el desdoblamiento astral se concreta en tres etapas. La primera de ellas es la separación propiamente dicha, en la que el cuerpo astral se desprende del físico y se eleva sobre él. Generalmente, esto acontece cuando la persona se encuentra recostada y el cuerpo astral parece quedar flotando sobre el físico. La etapa siguiente conocida como "la de la verticalidad" se concreta cuando el cuerpo astral deja de estar paralelo al físico y cambia de posición siempre unido naturalmente mediante el "cordón de plata". La última etapa es la del alejamiento: en ella el cuerpo astral se aleja y viaja a voluntad por el espacio.

¿Y el retorno cómo se produce?
Incluye las mismas etapas, pero el recorrido es inverso.

¿Qué se siente mientras se produce el viaje astral?
Las sensaciones más extrañas son percibidas por el sujeto que experimenta un viaje astral. Apenas iniciada la vivencia, el individuo "se observa" desde arriba. A continuación comienza el viaje: primero, por la habitación y luego, a los sitios más recónditos del planeta e incluso fuera de él. Hay que subrayar que si la persona tiene algún miedo, el cuerpo astral retorna inmediatamente al físico. Esto se explica de la siguiente forma: para el cuerpo astral, los pensamientos son órdenes, de manera que -por ejemplo- si un sujeto piensa que no podrá atravesar una pared, lo más probable es que no lo haga. ¿Existe, además, un hiperdesarrollo de los sentidos? Efectivamente. Los sentidos se agudizan notoriamente hasta llegar a límites insospechados para una persona que no experimente un viaje astral. La audición se potencia y se amplía la gama de frecuencias auditivas. También se adquiere una visión polidireccional.

¿El "cordón de plata" sufre modificaciones?
No. El "cordón de plata" mantiene la misma consistencia y el mismo grosor, independientemente de la distancia que el cuerpo astral recorra en su vuelo.

¿Se producen manifestaciones físicas notorias en el momento en que se inicia el vuelo astral?
La mayoría de las personas se sienten fuera del cuerpo sin saber exactamente qué ocurrió. Sin embargo, algunos individuos escuchan un zumbido antes de salir del cuerpo y experimentan una sensación de rigidez u hormigueo progresivo en los brazos y las piernas. Recién después de estas percepciones tienen la sensación de elevarse.

¿Puede ocurrir que durante un viaje astral una persona se encuentre con otro "viajero"?
Efectivamente. Existen sujetos que durante un viaje astral se han topado con los dobles de otras personas vivas que están experimentando el mismo proceso, o bien con individuos ya muertos de su propia familia. En general, los que viven estos episodios consideran a esos cuerpos astrales sus guías espirituales, lo que les brinda una sensación agradable y de tranquilidad. Se han dado casos, incluso, de personas que manifiestan haberse enamorado de otras en el transcurso de un vuelo astral, y más tarde esa relación prosiguió en el mundo cotidiano.

Lo mismo sucede en lo que respecta a las amistades e incluso, aunque en menor medida, en lo relativo a los odios.

¿Cómo son los lugares que visita el cuerpo astral durante su viaje?
Esto varía de acuerdo con la experiencia de cada sujeto. En muchos casos, los viajeros se encuentran en lugares luminosos de infinita belleza, muy parecidos a la idea que uno tiene del Paraíso. Pero en otras oportunidades, no menos numerosas, el individuo se interna en zonas de gran oscuridad, muy terroríficas, que bien pueden ser equiparadas al Infierno. Esto se relaciona, fundamentalmente, con el nivel del mundo astral en que la persona se encuentra.

¿Cómo es la geografía del mundo astral?
El mundo astral se divide, según explican los tratadistas del tema, en diferentes niveles vibratorios. En los más altos nos encontramos con seres considerados angélicos, también llamados "seres de luz", que nos ayudan y nos guían en nuestra evolución. Los niveles bajos del astral, en cambio, son habitados por seres de baja vibración. Muchos de
ellos, en realidad, adquieren vida y forma con nuestros pensamientos negativos. Estos seres reflejan nuestra propia negatividad, de forma tal que al temerles lo único que hacemos es aumentar, de manera progresiva, su potencial negativo.

¿Qué puede ocurrir si estos seres se rebelan?
Ante todo hay que recordar que uno puede retornar a su cuerpo físico en el mismo momento en que desee hacerlo. No existe nada que pueda impedírselo. En el caso que los seres no perturben al "viajero", lo correcto es enviarlos hacia la luz. Pero no se debe olvidar que ellos no pueden causar ningún tipo de daño, salvo el de inspirar temores y miedos.

¿Qué es, teniendo en cuenta lo que estamos hablando, la bilocación?
Es el fenómeno por el cual una persona puede encontrarse en dos lugares al mismo tiempo. Esto no implica obviamente, que haya dos cuerpos físicos. En realidad, es el astral de la persona el que se proyecta hacia otro lugar y que, en ocasiones, es visto por otros sujetos sensibles. Los antiguos vikingos conocían este fenómeno, al que llamaban "vardogr", un término que se utiliza actualmente en parapsicología. Según ha quedado asentado en las crónicas escandinavas, las imágenes de los guerreros que se encontraban navegando en mares lejanos, ansiosos por retornar a sus hogares, eran vistas por sus esposas e hijos varios días antes de su regreso. La parapsicología registra casos de personas que han visto a otra conocida o no que luego desapareció como si se tratara de un fantasma. Esos casos no son más que experiencias de bilocaciones astrales, a veces involuntarias y a veces inducidas.

Precisamente, entre las primeras deben encuadrarse los relatos de personas que se levanten de dormir convencidas de haber estados en un sitio en particular y luego se enteran, por narraciones de terceros, que efectivamente se las ha visto en esos lugares.

¿Puede ocurrir que una persona que no desee experimentar una "visita" de un doble astral, se considere invadida si eso ocurre?
Es una experiencia no muy grata, si uno no está preparado para ella. En realidad, toda invasión puede incluso hasta ser penada legalmente, aunque nadie se tome el trabajo de hacerlo. Solamente se conoce una excepción a esta regla y es la que marcaron los abogados de la Asociación Espiritista de Gran Bretaña, prestigiosa entidad a la pertenecieron entre otros los investigadores psíquicos Oliver Lodge y Arthur Conan Doyle. Los leguleyos de la asociación denunciaron en los tribunales de Londres haber sufrido "invsión a la privacidad" de los miembros del club, por parte de ex-asociados a la entidad que, aprovechando sus capacidades, realizaron incursiones astrales a la sede central. El caso muy difundido en Gran Bretaña, se está tratando en los tribunales londinenses y nadie puede imaginar cuál va a ser el veredicto del jurado.

¿Qué debe tener en cuenta la persona que realiza un viaje astral?
En primer lugar, debe considerar que su experiencia dependerá de su nivel vibratorio. Por lo tanto, antes de emprender un viaje astral, todo individuo debe purificarse y elevar el nivel de sus pensamientos. También hay que destacar que una persona con temores no debe emprender la experiencia, ya que puede atraer entidades de bajo astral hacia ella. Tampoco deben realizarse viajes astrales por simple diversión o curiosidad, y mucho menos sin encontrarse preparado para una travesía de esta índole.

¿Qué se puede agregar respecto a los temores?

Algunos individuos no soportan observar su cuerpo físico desde arriba y se atemorizan sobremanera. Con esto lo único que logran es retornar inmediatamente al cuerpo, con lo cual la experiencia queda tunca. Por eso es muy importante estar preparados psíquicamente para vivenciar los hechos más insólitos y no perder la calma ante ellos. Se trata de un trabajo que requiere toda una preparación previa, ya que como señalamos anteriormente, pude ocurrir que una persona no se reponga jamás de las cosas que vio si no cuenta con una predisposición adecuada.

¿Cuánto puede durar un viaje astral?
La proyección puede durar unos pocos minutos o bien varias horas. Lo que se ha señalado insistentemente, y con buenas razones, es que la vivencia de la experiencia no tiene relación alguna con el tiempo que dure la misma. Por lo general, mientras se realiza un viaje astral se pierde por completo la noción del tiempo tal cual la entendemos en el mundo ordinario.

¿Cómo se produce el retorno al cuerpo físico?
La sensación es la de ser "chupado" o "succionado". Aunque a veces el retorno se produce de manera inmediata, muchas personas envían órdenes del pensamiento para retardar la vuelta. Eso se explica por una sencilla razón: es tal el grado de libertad y elevación espiritual que se experimenta en un viaje astral exitoso, que difícilmente se lo pueda comparar con lo que se vive en el mundo ordinario.

¿Y qué se debe hacer para aprovechar al máximo la experiencia?
Fundamentalmente es preciso tener en cuenta que las vivencias que proporciona el viaje astral tienen como meta ayudarnos a vivir mejor en el plano cotidiano. Obviamente, toda experienca en este sentido también nos servirá en el momento de pasar a otro plano de la existencia, ya que la elevación espiritual que se adquiere es muy notoria.

¿Se pueden especificar los pasos que hay que dar previamente a iniciar un viaje astral?
Comprenden fundamentalmente tres etapas. Una relativa a la relajación, otra a la protección y una final, referida a las técnicas. Hablemos de la relajación. Antes de iniciar un viaje astral, el primer paso es lograr una absoluta relajación del cuerpo y de la mente. Para eso se recomienda recostarse en un sitio tranquilo, donde nada ni nadie interrumpa el proceso. Allí, el viajero comenzará a relajarse, respirando rítmicamente. Es recomendable estar familiarizado con las técnicas de relajación, meditación y visualización. En caso que se lo considere necesario, puede encender una varilla de incienso para armonizar el ambiente.

¿Y en lo que atañe a la protección?
Cuando se va a realizar un viaje astral es necesario implemente un método de protección bastante particular, al comenzar la relajación, el futuro viajero astral debe invocar una columna de luz blanca en el centro de la habitación, visualizarla claramente y ordenar a todo aquello que no sea de la luz que se dirija a ella. Asimismo, el viajero podrá visualizarse a sí mismo rodeado de la luz blanca e invocar a sus guías espirituales para que lo protejan.

¿Cuáles son las distintas técnicas que existen para emprender un viaje astral?
Si la salida no se produce en forma espontánea, pueden utilizarse algunas técnicas que siempre dan buenos resultados, sin olvidar claro, que una persona no preparada psíquicamente debe abstenerse de realizar una experiencia de ese calibre. Una de las técnicas consiste en concentrarse en una sola imagen mientras comienza a adormecerse, lo que ayudará a producir un estado de trance autohipnótico y puede facilitar la salida del cuerpo. Es imprescindible, desde todo punto de vista, concentrar la atención en el mundo interior. Para provocar el hormigueo que precede al desdoblamiento puede enfocares la mente en un punto situado a treinta centímetros de la frente y trazar a partir de él una línea imaginaria paralela al cuerpo.

Entonces se imaginará que las vibraciones descienden desde allí hacia el cuerpo.

¿Qué se hace con la sensación de hormigueo?
Se la guía a través del cuerpo, de la cabeza a los pies y viceversa, hasta obtener una vibración continua como la de un motor. Cuando el hormigueo atraviesa el cuerpo ya se está preparado para desprenderse. A fin de liberarse de las ataduras físicas, basta con imaginarse lo agradable que sería flotar por el aire, absolutamente libre de todo. La proyección debe realizarse naturalmente cuando nos encontramos listos para que ocurra, por lo que resulta contraproducente forzarla. Lo ideal es dejarse llevar.

¿Existen técnicas de programación?
Si, efectivamente. Hay una que consiste en programarse antes de irse a dormir para realizar el viaje astral. Al acostarse, el futuro viajero deberá visualizarse elevándose fuera del cuerpo en algún momento del sueño o visitando a algún ser querido durante la noche. Para ello es conveniente entrenarse, intentando recordar lo que se sueña, hasta lograr tener sueños lúcidos en los que puedan controlar los contenidos.

¿Qué debe hacerse si estas técnicas no producen los resultados esperados?
Entonces será necesario un entrenamiento más largo. Para ello, habrán de practicarse durante una semana relajaciones diarias de quince minutos en las que se visualizará el viaje astral. También pueden ayudar las afirmaciones del tipo "voy a realizar el viaje astral", "me siento seguro y protegido", "no tengo ningún temor", etc... De esta manera, el aspirante a viajero llegará a convencerse de que es capaz de llevar a cabo la experiencia en forma exitosa. Resulta fundamental, como vemos, erradicar cualquier atisbo de temores infundados.

Si uno no puede realizar el viaje astral, ¿debe despedirse para siempre de esta posibilidad?
No. Lo mejor es esperar sin impacientarse y aguardar a realizar la experiencia en el momento propicio que, si se procede con constancia y convicción, llegará tarde o temprano.

La Nueva Era: el relevo del poder


A menudo la historia de la humanidad se nos presenta como una fría sucesión de hechos expuestos cronológicamente que no guardase relación alguna con nuestras vidas Pero todos estamos ligados a la historia, y somos el resultado de la evolución del género humano, donde dos factores han tenido una influencia de primera magnitud: el impulso sexual y el instinto de conservación. Este artículo es un efuerzo por comprendernos mejor a nosotros mismos, y saber por qué, cómo y para qué, estamos aquí.

Por: Raquel Marcos Sánchez y Jaime Riera Pérez
esther_y_jaime@hotmail.com

A menudo la Historia de la Humanidad se nos presenta como una fría sucesión de hechos expuestos cronológicamente que no guardase relación alguna con nuestras vidas, como un discurrir en el que tan sólo tuvieran cabida las guerras y los abusos de poder infligidos por individuos y estados, así como las decisiones tomadas por las grandes personas históricas que, escudadas en una falsa buena voluntad, persiguen su propio beneficio a cualquier precio. Vivenciamos una angustiosa separatividad de nuestro devenir, como si el proceso del mundo fuese algo diferente de nuestro proceso individual, cuando, en definitiva, la historia somos nosotros, nuestros padres, que nos vinculan genéticamente al pasado y nuestros hijos, que nos conectan con el siguiente eslabón de esta cadena de la que ineludiblemente formamos parte.

Todos estamos ligados a la historia y somos el resultado de la evolución del género humano, y, en dicha evolución, dos factores han tenido una influencia de primera magnitud: el impulso sexual y el instinto de conservación. Estas dos fuerzas básicas, una procreadora y otra defensiva, son el fundamento de la organización familiar de todas las sociedades estructuradas, a su vez, en torno a dos sistemas especialmente distintos: el matriarcado, en el que el nombre, los bienes y los honores se transmiten por las madres, constituyendo el núcleo en torno al que gira la vida social; y el patriarcado, que considera al padre la figura central en detrimento del resto de miembros de la familia.

El matriarcado y la promiscuidad sexual

Durante el Paleolítico (entre 100.000 y 20.000 a. de C.) la fecundidad revestía un carácter mágico simbolizado en los órganos sexuales femeninos. El hombre de este periodo era nómada y cazador, no tenía propiedades, ni siquiera animales domésticos que, en su proceso reproductor, le proporcionaran conocimientos de anatomía o fisiología suficientes para establecer un vínculo entre el acto sexual y la procreación. Hombres y mujeres parecen haber vivido en una promiscuidad sexual total y absoluta, siendo la única filiación exacta y discutible la de la madre, de ahí su situación social preeminente. Partiendo de tal base, muchos investigadores, como Bachofen, Maclennan y Morgan, opinan que en aquel remoto ayer la mujer gobernaba y dominaba políticamente y que todos los pueblos antiguos habrían sido ginecocracias.

Las teorías de la promiscuidad sexual, el desconocimiento del hombre en su función procreadora y el matrimonio colectivo son el primer escalón hacia la actual familia basada en el matrimonio individual y la monogamia.

Teniendo en cuenta que la evolución individual y colectiva de la Humanidad no solamente ha sido cultural, sino también espiritual y que el género humano es una unidad en permanente evolución, las diferentes etapas acaecidas desde la Prehistoria constituyen una elevación desde estado inferiores de conciencia (más primarios e instintivos), a otros superiores caracterizados por una mayor capacidad de elección, de respeto y amor hacia sí mismo y hacia los demás. Partiendo de esta premisa, el deseo sexual promiscuo ha permanecido latente en el ser humano como un deseo atávico más del Inconsciente Colectivo.

Del matriarcado al patriarcado

Durante los periodos siguientes de la Prehistoria (a saber el Mesolítico, entre los años 20.000 y 10.000 a. de C., y el Neolítico, hasta aprox. El año 5.000 a. de C.) se advierten importantes cambios derivados del abandono de la vida nómada y la aparición de la vida agrícola sedentaria. La proximidad con animales y vegetales puso de manifiesto el significado de la fertilidad como algo que no podía ser dominado a voluntad. A fin de procurarse una vida más regular y segura, el hombre empezó a estudiar la influencia de los fenómenos atmosféricos y de los astros, ya que, a su entender, influían en la suerte de plantas y animales. Sabiendo que las mujeres eran absolutamente esenciales para la vida de grupo, dedujo que éstas influían en la actividad agrícola y que la naturaleza, a su vez, activaba la maternidad. Son incontables los ritos de fertilidad en que la mujer retoza desnuda sobre la hierba, hace el amor con la tierra o toca con su sexo diferentes plantas.

Al hombre del Paleolítico le costó miles de años relacionar la semilla con el fruto y el acto sexual con la descendencia, pero una vez que descubrió su vital papel en la procreación quiso apropiarse de este poder femenino sometiendo a su portadora. Cuando comprendieron que al yacer con una mujer la fecundaban, que existía un vínculo físico entre ellos y el hijo que ella llevaba dentro -a condición de que ningún otro hombre copulase con su mujer -, y que éste constituía una prolongación de sí mismo y en cierta medida una burla a la muerte, todo clase de cosas resultaron posibles.

El hecho de que el poder y la propiedad puedan ser transmitidos a partir de este momento, convierte a la mujer, reducida a su sexualidad, en un mero recipiente en el que el hombre planta su semilla para perpetuarse. El entorno, como algo distinto de sí mismo, puede ser ahora poseído y dominado, y el hombre, alentado por esta codicia, se convierte en trabajador tenaz y ahorrativo y, finalmente, en conquistador agresivo. Establece un derecho sobre la tierra, originándose así la propiedad privada; pero naturalmente, sus vecinos tienen las mismas exigencias y esto le obliga a tomar medidas que defiendan sus pertenencias de la codicia ajena. Para que los acuerdos se fijen de un modo más seguro, se inventa el lenguaje escrito, y ante el temor de posibles transgresiones instaura ejércitos que protejan sus propiedades.

El Patriarcado, es decir la supremacía masculina institucionalizada, surgió probablemente en Mesopotamia en el IV milenio a. de C., y se extendió gradualmente por el mundo. Aunque las mujeres fueron dominantes, nunca institucionalizaron su poder, nunca trataron de restringir la sexualidad y la reproducción del varón, su mente o su trabajo. Nunca se unieron contra los hombres. El proceso de humillación de la mujer, que ya había empezado en el Neolítico, culminará en la Biblia, influyendo decisivamente los libros del Génesis en todos los ámbitos sociales y culturales de la civilización judeocristiana.

El mito bíblico de la creación

Debido a que los mitos del Cercano Oriente -en los que se describe el Universo como resultado de la copulación entre un dios femenino y otro masculino-, suponían un obstáculo para el establecimiento del orden social patriarcal y, en consecuencia, iban en contra de los intereses del pueblo hebreo, se decidió aglutinarlos en un solo Jehová varón que no permitiese abrigar la menor duda respecto a la posición familiar y social de la mujer. Existen también numerosos mitos que representan al ser humano creado en forma de varón y hembra, una especie de hermafrodita dotado de ambos órganos reproductores siendo la separación de los dos sexos el resultado de una caída, un castigo. El capítulo 2 del Génesis (4:24), que data del siglo IV, contiene un segundo relato del nacimiento de Adán, pero en esta ocasión los dos sexos no son creados simultáneamente, sino en secuencia, símbolo de la prioridad ontológica, y de ahí la superioridad del varón.

Según los antiguos hebreos, Dios realizó tres intentos para encontrar una compañera ideal a Adán. El hecho de que Jehová apócrifo tuviese que realizar dos tentativas frustradas para crear a la mujer hace pensar que los hombres que escribieron esta interpretación tuvieron verdaderas dificultades para habilitar un arquetipo femenino que se adaptara a los nuevos valores del patriarcado. Por una parte, debían proporcionar a Adán una esposa adecuada, sumisa y débil: alguien que pudiera servir de modelo a las muchachas judías en edad de matrimonio. Y, por otro, la primera mujer había de ser la indiscutible responsable de todas las calamidades y catástrofes abatidas sobre el mundo desde su creación. Lilith, el primer intento fallido, se convirtió en el paradigma de esa problemática y detestable criatura que más tarde se llamaría mujer emancipada. Eva, a pesar de constituir el tercer intento, acarrearía desastrosas consecuencias por todos conocidas.

El mito de la creación de Eva por Dios con la costilla de Adán, que establece la supremacía masculina y oculta la divinidad de Eva, carece de analogías entre los mitos del Mediterráneo y del Medio Oriente.

La caída del hombre

En el libro segundo de la creación se nos dice que en el Jardín del Edén hay dos árboles especiales: el árbol de la vida y el árbol de la ciencia, del bien y del mal. El tema de la dualidad está presente desde el principio de la historia de la Creación, pues la misma Creación se produce por división y separación. Antes de que Adán comiera del fruto prohibido, el ser humano aún no estaba dividido en parejas de elementos contrapuestos, es decir no había emergido del Estado unitario con el Origen; pero después de haber comido y, en consecuencia desobedecido, resurgirá la conciencia individual mediante el discernimiento. Adán se convierte en una entidad predestinada a la búsqueda de una nueva armonía humana y transhumana , en la medida en que, dotado de libre albedrío, puede decidir si hace uso adecuado de los elementos básicos de la naturaleza (alimentos, remedios naturales, combustible...), o inadecuado (armamentos, deforestación, narcotráfico...), beneficiando o perjudicando a la globalidad de los seres vivos.

Cuando el ser humano nace, se separa del Origen percibiendo la Naturaleza como algo distinto de sí. La vivencia de esta separatividad provoca una angustia que, en opinión del psicólogo Erich Fromm, es el origen de la culpabilidad. Y con este pesado equipaje, el hombre ha de abrirse camino entre elementos antagónicos para finalmente integrarlos en uno solo y acercarse a Dios.

El cristianismo, una vez institucionalizado por el emperador Constantino hacia el año 312, se sirvió del relato bíblico de la expulsión del Paraíso para justificar la opresión de la mujer, puesto que ella y sólo ella fue la responsable de la tentación inicial, de la caída del hombre. Eva simboliza la parte receptiva y femenina (yin) que está presente en cada individuo (el hemisferio cerebral derecho: el pensamiento holístico e intuitivo) y bajo la que subyacen los mecanismos psicoespirituales necesarios para la religación con el Origen. Así pues, en nombre del nuevo orden social patriarcal había que eliminar, o cuando menos humillar, las imágenes arquetípicas del polo femenino (yin: acción ecológica, sensibilidad consolidadora, colaboración fraternal...) en beneficio del polo masculino (yan: autoritarismo, agresividad, competitividad...), en beneficio, en definitiva, de los lucrativos intereses de la jerarquía dominante.

La concepción dualista de la realidad influyó en el pensamiento griego, fue recogida por el apóstol Pablo del Génesis e influyó profundamente en Tomás de Aquino y la filosofía escolástica hasta llegar a formar la visión mecanicista del mundo que desarrollarían en el siglo XVII Galileo, Descartes, Bacon Newton, y otros. Con la célebre frase de Descartes cogito ergo sum (pienso, luego existo) el hombre occidental empieza a proyectar su identidad exclusivamente en la razón. Esta visión fragmentada del mundo convierte a la Naturaleza en algo distinto de sí y, por tanto, susceptible de explotar y dominar, estableciéndose una importantísima conexión con el sistema de valores patriarcal, que debe su máximo desarrollo a la tradición judeocristiana.

Los tres días

En nuestras actuales sociedades estamos tan acostumbrados a la evidente naturaleza de nuestra realidad que apenas podemos imaginar algo que no se fundamente en la razón. Lo que los psicólogos llaman participación mística con la naturaleza no tiene cabida en nuestro sensato mundo, que puede fragmentarse y estudiarse como la suma de elementos dispersos. Y sin embargo, algunos arquetipos y símbolos universales resuenan en nuestras mentes con inusitada fuerza. Los mismos números que utilizamos al contar son, además, elementos mitológicos, pero no nos damos cuenta cuando los utilizamos con un fin práctico. Así, por ejemplo, el mito de los tres días es un elemento recurrente de nuestro inconsciente colectivo. Pensemos en los tres días que preceden a la supuesta resurrección de Jesús, los tres días que transcurrieron para la construcción del Templo de Dios o en los tres días que Jonás pasó en el vientre de la ballena.

Podemos establecer igualmente un paralelismo entre las tres fases de la evolución psicológica del hombre como individuo y microcosmos (nacimiento del yo, maduración del yo y transcendencia del yo) y los acontecimientos externos que afectan a las colectividades humanas como un proceso idéntico que tiene lugar a diferentes escalas.

Primer día: arquetipo maternal, oredominio de lo femenino

Hace un millón de años, durante la primera Gran Era Glacial, surgieron los primeros humanos. Aunque ambos sexos contaban con las precondiciones anatómicas necesarias para la actividad humana, fue la hembra la que dio el primer paso desde la animalidad hacia la humanidad. Sólo ellas estaban dotadas de respuestas maternales y afectivas que adoptarían en el mundo humano la forma de colaboración social. En una época en que la mortalidad infantil era muy elevada, la función reproductora femenina resultaba esencial para la continuidad del grupo, de ahí el carácter mágico que se le otorgó. La mujer, como portadora de Energía Vital, era el centro del clan, sus cualidades arquetípicas yin, su aproximación intuitiva y holística a la realidad la hacían más apropiada para interconectar con la naturaleza, de ahí que fueran a menudo sanadoras o hechiceras, portadoras de lo sagrado y lo divino.

En lo que se refiere a la evolución del yo individual y colectivo, el proceso va de un estado prepersonal (el de un recién nacido) a otro transpersonal (el sabio verdadero que ha transcendido su ego), pasando por un estado intermedio donde se producen las luchas del yo por la liberación de la falsa individualidad egoica. En el primer día asistimos, pues, a un momento en que la conciencia, apenas esbozada, reúne cualidades que son básicamente pulsiones primarias.

El ser humano irá dejando paulatinamente de responder sólo al placer y el alivio de las tensiones (el sexo y el hambre) y empezará a identificarse con el grupo. En el seno de la colectividad, la vida es de sumisión e imitación para la mayoría de los individuos, a excepción de una minoría que, alcanzado niveles más elevados de perfección (chamanes, iluminados, maestros...), induce cambios trascendentales que se erigen en puente de unión entre lo viejo y lo nuevo.

Segundo día: arquetipo paternal, predominio de lo masculino

Siguiendo un proceso cíclico de fluctuación en el que elementos antagónicos, pero complementarios se suceden en el seno de una Unidad que todo lo abarca, el yin retrocede y las mujeres pierden su eminencia social en favor del arquetipo masculino yan: es el advenimiento de la sociedad patriarcal que, en la civilización judeocristiana, se inició hace unos 6.000 años.

El nuevo orden social del segundo día se fundamenta en el establecimiento de la propiedad privada, la irrupción de la moral sexual y la represión de la mujer. Una de las primeras acciones llevadas a cabo por el hombre en este nuevo orden social fue definir a la mujer por su sexualidad y constreñirla dentro de ella. Para justificar este hecho, y apropiarse de su capacidad reproductora, crea la religión, que se convierte en uno de los principales vehículos para su subyugación. El cristianismo perfeccionó el antifeminismo hasta el más pérfido de los extremos, más que cualquier otras religión misógina. La autoridad, incluida la religiosa, reside en el varón y es utilizada sin escrúpulos para enseñar a las mujeres a ser dóciles y sumisas; pero la tarea no resultó fácil porque las mujeres no sólo continuaban expresándose por sí mismas, sino que además el hombre las amaba y admiraba.

Nuestra sociedad actual es el resultado de la preeminencia del arquetipo yan, más racional, en detrimento del yin, más intuitivo, de ahí que todo lo espiritual, en su asociación con el arquetipo femenino haya sido denostado y menospreciado por nuestro sistema patriarcal.

Tercer día: arquetipo filial, síntesis de lo femenino y lo masculino

El origen de nuestra crisis actual es nuestra limitada capacidad para amarnos a nosotros mismos y a nuestro prójimo. El hombre moderno cree, en su racionalismo, haberse liberado de la superstición, pero en realidad perdió en el proceso sus valores espirituales, su conexión con la Unidad, de manera que el mundo se convirtió en algo distinto de sí mismo, se perdió la identidad inconsciente con los fenómenos naturales y sobrevino una profunda angustia como consecuencia del aislamiento.

Numerosas voces parecen elevarse para cuestionar los obsoletos valores patriarcales de la sociedad judeocristiana: las mujeres que, aglutinadas en movimientos sociales, reclaman ser tratadas como seres humanos en igualdad de condiciones; los individuos que, practicando la desobediencia civil frente a los poderes fácticos, evidencian la autoliberación y el desenmascaramiento de los enajenantes esquemas que rigen nuestras sociedades. Esta revolución personal, por la que todos ineludiblemente hemos de pasar, sólo puede llevarse a cabo escuchando la voz del corazón, de la conciencia universal porque la única autoridad es la que reside en nuestra divinidad interior.

Por otro lado, cada modo nuevo de usar la mente, al desarrollarse, no elimina el anterior, sino que se superpone y coexiste con él. Del mismo modo que el método racional enriqueció al hombre instintivo, el método intuitivo y espiritual enriquecerá al hombre racional, y en la convivencia de ambos, se hallará el equilibrio.

Fase de madurez y de liberación del Yo

Cuando el hombre despierta su sentido crítico, del imitador que era se vuelve creador. Después de este desarrollo, la mente evoluciona hacia la fase de liberación del yo -en el tercer día-. Es la fusión de lo humano finito con el infinito divino gracias a la superación del proceso mental ordinario, más allá del pesado bagaje de conocimientos racionales que separa artificiosamente a unos individuos de otros.

La actual civilización judeocristiana nos ha llevado a una situación muy alarmante; sólo un cambio profundo en nuestra forma de sentir y vivir dará lugar a una nueva sociedad, una nueva civilización que pueda salvarnos de la desenfrenada carrera hacia el abismo. Pero seamos optimistas, la humanidad no desaparecerá, existirá un mañana.

Según el psicólogo Carl Roger éstas serán algunas de las características esenciales del individuo de este futuro que ya empieza a vislumbrarse: valorará la comunicación sincera, sentirá desconfianza de la ciencia y la tecnología actuales que destruyen el entorno y controlan a sus habitantes, ayudará a los demás si la necesidad es real; su actitud será ecológica ya que le producirá bienestar relacionarse con la naturaleza en lugar de conquistarla, transcenderá la dualidad y buscará la integración con la Unidad, será consciente de que forma parte de un proceso global en continua transformación, sentirá desagrado por las enajenantes estructuras de nuestro sistema actual, ni el dinero ni los símbolos de poder constituirán su objetivo, y , sobre todo, cada persona elaborará su propia experiencia desconfiando de la autoridad externa. Este nivel de conocimiento es el comienzo de lo transpersonal, el nivel de intuición psíquica de lo trascendente. Durante este tercer día no sólo habrá profundos cambios en la psicología de los individuos, sino también de la sociedad.

Todos las personas forjaremos, con la ayuda de nuestros Hermanos Mayores que un día fueron como nosotros, el progreso humano. El capitalista no existirá, el dinero irá desapareciendo. El marxismo y el comunismo conocidos hasta ahora no serán nada en comparación con el comunismo de la cultura que se avecina. Este tercer día, esta auténtica resurrección de entre los muertos, esta verdadera reconstrucción interior del Templo de Dios representa la llamada Era de Acuario y como afirmaron, entre otros, Sri Aurobindo y Teilhard de Chardin supondrá la suprema realización de nuestra especie. Hasta que esto ocurra, podemos cruzarnos de brazos a la espera de encontrar sucedáneos de felicidad amparándonos en la ideología establecida, o bien podemos optar por despojarnos de nuestras ataduras y dejar de ser cómplices de los mecanismos del consumo y la competitividad propiciando nuestra transformación personal y el disfrute de la auténtica libertad.

(Este texto fue extraído con autorización del portal Años Luz - http://www.aluzinformacion.com/index2.htm)