sábado, 28 de abril de 2007

La conspiración de Acuario

¿Es, realmente, la Era de Acuario una conspiración del amor, tal como Marilyn Ferguson lo propone en su libro "La conspiración de Acuario", o sólo se trata de una expresión de deseos basada en algunas características positivas que este signo posee y que surgieron en la década del 60 como promesa de un mundo mejor?

Por: Néstor Echarte
astro@bariloche.com.ar

La sutil trama de Acuario recién se está tejiendo. Pero todavía presenta algunos flancos y algunas contradicciones entre sus miembros. Las luchas intestinas, las ambiciones de poder, los falsos líderes y profetas truchos son algunas de las características que esta lucha, no del todo limpia, presenta a quienes creen al pie de la letra en la existencia de un mundo mejor, tal como Acuario propone, o por lo menos, tal como creemos que debería ser esta propuesta de futuro.

Grupos místicos, agrupaciones New Age, maestros espirituales, técnicas orientales, una pasión desbocada por lo espiritual por un lado, la intolerancia, las acusaciones de sectarios, la descalificación masiva por el otro, son parte de esta lucha. El que tenga más seguidores, el que posea más acólitos, aquel que pueda erigirse en maestro, o tal vez llegar a obtener el título de "avatar", título que pareciera existir sólo en oriente, podrá decir alguna vez que es el que maneja los hilos de esta conspiración. Pero, ¿podemos afirmar que esta conspiración tiene un dueño? Tal vez tiene muchos, y todos están peleados entre sí... aunque no lo dicen y aunque tampoco se conocen. Todos aspiran al liderazgo, todos tuvieron alguna vez una experiencia trascendental y absolutamente todos creyeron, alguna vez, conocer al único maestro encarnado. ¿Jesús? Claro, el es el maestro de maestros, nadie lo niega, pero... muchos comparan, sugieren, y ellos aceptan esta posibilidad sin decir "ni".

Pero estos maestros permanecen sentados a la espera de que sus seguidores lleguen hasta ellos, algunos cómodamente sentados en sus suntuosas mansiones, repartiendo bendiciones a quienes tienen el privilegio de llegar a su lado. Jesús caminaba, era un revolucionario, era un rebelde, a veces intransigente y también combativo. Quienes esperan la llegada del mesías para esta nueva era que se avecina, quienes se esfuerzan por vivir "la" experiencia más trascendental de sus vidas olvidan, que tal vez la verdadera Era de Acuario resida en la necesidad de rescatar el pasado, o por lo menos el verdadero concepto revolucionario con que esta Era de Piscis, que ahora estamos dejando, comenzaba. Tal vez, la verdadera revolución no esté en lo nuevo y desconocido, sino en revalorizar lo conocido en su verdadera dimensión.

Versiones apocalípticas

Quienes predicen la llegada de la Era de Acuario lo hacen, muchas veces, desde una concepción apocalíptica, por lo menos en lo que se refiere al final de estos tiempos. A partir de ese momento, cuando sólo queden en el planeta algunos elegidos, estos serán los que construyan ese mundo de promisión. Pero, ¿existe realmente esa promesa, o en realidad se trata de una evaluación errónea de postulados astrológicos interpretados por personas que nada conocen de Astrología? Tal vez esta última posibilidad sea una de las más acertadas, ya que todos aquellos que hablan permanentemente de la Era de Acuario, no tienen la menor idea de qué es esta Era desde un punto de vista estrictamente astronómico. Todos especulan, todos discuten si comenzó o no comenzó, pero cuando se trata de profundizar un poco más y averiguar si se sabe exactamente qué es la Era de Acuario, las respuestas son absurdas, ambiguas, dudosas y faltas de claridad. He escuchado a algunos maestros espirituales y hasta a algunos considerados "avatares" hablar de la Era de Acuario sin poder explicar de qué se trata en realidad.

En principio, podemos afirmar que la Era de Acuario parte de un claro concepto astronómico. La Tierra posee un movimiento denominado precesión de los equinoccios, que provoca la retrogradación del punto vernal. Este punto, denominado punto Aries o punto Gamma por astrólogos y astrónomos, se desplaza en sentido contrario a las agujas del reloj a través de las constelaciones zodiacales. En este momento se encuentra en los primeros grados de la constelación de Piscis, tratando de ingresar (debido a ese movimiento de precesión) en los últimos grados de la constelación de Acuario. Pero ese paso, esa transición, es dudosa y difícil de fijar en términos astronómicos, ya que las posiciones de las constelaciones no se encuentran claramente definidas, y a veces se superponen. Esto provoca esa falta de claridad en el momento de establecer la fecha en que esta era debe comenzar. Lo lógico, lo correcto, es establecer los puntos coincidentes entre ambas constelaciones, para poder definir con claridad el período de transición de una era a otra, es decir, el tramo zodiacal en que el punto vernal recorre la superposición de ambas constelaciones. Tal vez este sea un concepto difícil de comprender, pero es estrictamente cierto en cuanto a su realidad astronómica. Cuando alguien le diga que la era de Acuario ya comenzó, o que va a comenzar en tal año, escape de esa persona como de la peste, ya que ningún astrónomo ha podido fijar hasta hoy el momento exacto en que eso va a ocurrir, debido, justamente, a esa imposibilidad que mencionábamos anteriormente, de fijar con claridad los límites de cada constelación.

Es por esta realidad astronómica, que la vida de la gente, el destino de una sociedad no cambia en forma categórica de un día para el otro. El concepto de "ayer fuimos malos, pero hoy somos buenos" no existe. Si aceptamos que vivimos esa transición astronómica entre dos constelaciones distintas, podemos explicarnos, entonces, que las situaciones críticas que estamos viviendo, las discusiones, los falsos profetas, las guerras, la espiritualidad, la biblia y el calefón son el resultado concreto del momento astronómico en que nos encontramos. Sólo un momento de transición.

Pero la promesa de Acuario, para quienes conocemos algo de Astrología, no son del todo pacíficas. Acuario es el gran revolucionario, aquel que cambia las estructuras, modifica los pensamientos, termina de raíz con los prejuicios, pero ¿es este un proceso tranquilo y pacífico? Hasta ahora la experiencia nos demuestra que no es así. Hasta ahora, todo cambio revolucionario analizado a la luz de la historia de Acuario demostró, en la mayoría de los casos, ser un cambio sangriento y violento. Urano, como regente de Acuario, es uno de los planetas con características mas violentas de todo el sistema solar. Pero representa una violencia que no está desprovista de verdad y de ideales.

Es la violencia como una última forma de preservar lo más puro de la Humanidad, es la preservación de los ideales mas allá de cualquier costo. Es por eso que quienes esperan una Era de Acuario pacífica, sin conocer el verdadero significado de los símbolos que la componen, se están equivocando por lejos. Acuario significa la preparación para la guerra. Y cuando llegue la paz, la verdadera armonía y espiritualidad se edificará sobre la base de la verdad. Este es el verdadero símbolo de Acuario. Usted podrá no estar de acuerdo, podrá disentir, podrá no gustarle y seguro que pedirá a los gritos que sigamos permaneciendo en la Era de Piscis. Pero el análisis astrológico realizado es correcto. Tal vez, la única alternativa sea la de revalorizar algunos conceptos perdidos y abandonados durante la era pisciana. Redescubrirlos con la verdad de Acuario, pero sin renunciar a la Historia y sin perder el pasado. Este es otro de los simbolismos acuarianos. La Nueva Era se edificará sobre conceptos sólidos, sobre un concepto de justicia social coherente y verdadero, sobre una comprensión permanente de las realidades humanas y sin evadirnos bajo ningún concepto de la realidad que nos rodea.

Usted también puede ser un conspirador


El concepto de conspirador tal vez esté atado a alguno de los significados que uno habitualmente conoce a través de la propuesta de algunas escuelas espirituales o de algunas agrupaciones denominadas de la Nueva Era. Pero la verdadera conspiración se realiza a través de quienes no pierden de vista su compromiso con la sociedad en que están viviendo. No importa desde dónde realice su aporte. Lo importante, lo lógico, es contribuir a que la sociedad en que uno vive sea cada vez más justa y equitativa. Acuario necesita de conspiradores, pero que no se pierdan en el humo de la confusión y del desconcierto que proviene desde lo más profundo de los errores piscianos. Acuario necesita el aporte de la verdad, de la falta de hipocresía y del análisis y diagnóstico correcto del mundo en que vivimos. Si usted está dispuesto a conspirar trate de buscar a otros conspiradores como usted, que existen, son muchos y están dispuestos a sacrificar los conceptos mentirosos de quienes creen que la era de Acuario es de su propiedad cuando en realidad no saben ni siquiera dónde se encuentra ubicada esta constelación.

La espiritualidad sin perder de vista la realidad en la que vivimos es la verdadera clave de la Conspiración de Acuario. De otra manera, podremos estar seguros de que la Era de Acuario murió antes de nacer.
www.andesenios.net