jueves, 24 de mayo de 2007

Encuentros con alienígenas


El investigador Donald Worley, de Indiana, EE.UU., durante las pasadas décadas se ha dedicado concretamente al estudio de las abudcciones extraterrestres. Este artículo, que relata sus experiencias y encuentros con personas que manifiestan mantener contacto con alinígenas, fue distribuido en Inter Alia, Boletin Informativo del Fenomeno OVNI en los EE.UU, en diciembre de 1998.

Por: Donald Worley

No resulta socialmente aceptable ser un abducido, ni tampoco lo es ser un investigador de tales casos. Resulta deplorable actitud de muchos, especialmente en los campos académicos, médicos, noticiosos e informativos; a veces, el enemigo hasta puede ser "de casa". Fruto de la ignorancia, dicha oposición puede ser sutil o abiertamente hostil.

En mi trabajo he observado dos polaridades de experiencia que caracterizan el secuestro por alienígenas. Al primer polo le doy el nombre de temor/desesperación, y al segundo euforia/confianza. Algunas personas se alternan entre los polos-- desde infatuación a ira y hasta un deseo de torcer los delgados cuellos de los alienógenas. Los aspectos desvergonzados de esta activididad ilegal e inmoral son universales, aunque el público llega a saber muy poco del grado al cual llega el fenómeno. Estos eventos atemorizantes y censurables de secuestro temporario y abuso deshonesto de menores arrojarían a la humanidad a un abismo de terror y colapso parcial, si el gobierno llegase a perder el control [sic]. La experiencia positiva tal vez exista para algunos abducidos, pero a menudo se encuentra matizada con tonos de resignación y aprehensión.

Para este informe he seleccionado dos casos, cada uno de naturaleza distinta, para ilustrar la complejidad del sindrome abduccion. Los nombres han sido cambiados a peticion de los involucrados.

Temor y deseperación: El granjero Joel Parker

A las 4:30 am del mes de junio de 1974,el niño Alan Parker, quien se dirigía al baño de su casa, presenció el despegue de una nave fulgurante de gran tamaño desde el campo de soya en su granja. El baño se encontraba al lado de la recámara en donde dormía Joel, el hijo de Parker. Al día siguiente, Joel se pregunto por que los calcetines con los que habia dormido estaban mojados y sucios. Algín tiempo después, su madre se vio obligada a llevarlo al médico por una infeccion de la vejiga. El doctor descubrió un nudo pequeño y duro en la parte inferior trasera del pene del niño.

Unos cuantos años después, la familia Parker se mudó a otra casa en la misma granja. Los nuevos inquilinos en la vieja casa la abandonaron enseguida, quejándose de haber sido visitados por fantasmas que se aparecieron a lado de sus camas y que los miraban fijamente --fantasmas cabezones con grandes ojos negros.

Un día durante la primavera de 1986, Joel hizo presión contra el nudo en el pene y expulsó un objeto pequeño, redondo y de color azul grisáceo. Desconociendo la importancia del hallazgo, el muchacho lo arrojó a la basura. Varios meses más tarde, mientras la familia se encontraba en el patio de la casa, un disco plateado surcó el cielo, cerniéndose momentaneamente, y despegando verticalmente a velocidad vertiginosa. Aun así, la familia Parker seguía sin sospechar nada.

Durante una oscura tarde en el mes de septiembre, "algo" comenzo a dar golpes contra un silo de metal situado detrás de la casa. Joel tomó su rifle y salió a investigar. En la tenue luz, llegó a ver una extrana figura agachada en el tope de techo. Aunque el ser desaparecio rápidamente, Joel disparó y regresó a su hogar corriendo.

El breve vistazo de la extraña criatura activó escenas latentes en el cerebro de Joel: durante los próximos meses, imágenes fragmentadas de lo acaecido durante aquella extraña noche 12 años antes comenzaron a manifestarse en su cerebro consciente.

Durante una noche de verano, Joel se despertó paralizado, pero fue capaz de levantarse apoyado en sus codos para ver los entes que se le acercaban. La luz de la luna bañaba las siluetas en movimiento, iluminiando sus enormes cabezas, su pastosa piel blanquecina y sus trajes azules. Una vez al lado de la cama de Joel, uno de los grises le tocó el hombro, sensación descrita por la victima como parecida a una inyección de novocaina. Las criaturas fantasmagóricas se comunicaron con Joel mentalmente, leyéndole el pensamiento. Una vez transportado al patio, el secuestrado pudo ver que los cuatro perros de la familia estaban tendidos sobre la tierra, paralizados.

El grupo se internó en un cuarto de color blanco dentro de una nave grisácea, apoyada sobre cuatro patas. La habitación estaba llena de luces pulsantes y suaves en un arcoiris de colores. Las expresiones faciales de sus secuestradores permanecían inmutables,, pero el tono hostil de sus órdenes era muy claro.

Joel intentó resistirse, pero rápidamente fue tendido y desnudado sobre una mesa de metal gris. Luego de tomarle una muestra de pelo, los seres le insertaron un tubo en el recto, mientras un ser de mayor estatura lo observaba todo desde el otro lado de la habitación. Acto seguido, le introdujeron un tubo de metal brilloso en la boca y le enroscaron algo dentro del pene. El humano pudo escuchar un sonido chupante y meáalico. Cuando describe sus experiencias abordo de la nave, el odio y el asco de Joel se hacen patentes.

A la par que Joel recordaba más detalles, los rostros de los grises se hacían mas definidos. Se asemejaban a fetos de ocho meses de edad con cuellos largos y delgados. Los ojos eran grandes y sin pupilas, y contaban con orejas pequenas y puntiagudas. El ceñido traje que vestían todos tenia cuello de tortuga circundado con una banda blanca. Los seres se movian mucho mas rápido que los humanos, pero a trompicones.

Segun el testimonio de Joel, durante los años 1987 y 1988 a menudo se divisaba una nave brillante, elíptica y cromiada sobre los alrededores. Joel manifiesta que durante esa epoca comenzó a recibir mensajes mentales, aparentemente emitidos por la nave. No se trataba de voces externas, sino de conocimientos telepáticos recibidos inmediatamente. Estas intrusiones en su mente a menudo tenían un tono amenazador, desafiante o hasta razonable. Una vez los alienígenas le dijeron: "!Tenemos una joya que te encantaria ver!", intimando que tenian una creación que era parte del mismo Joel. Durante uno de estos intercambios mentales, se le informó que el formaba parte de un "proyecto especial".

Durante una noche, manejando solo por la carretera, Joel pudo ver el objeto dorado-anaranjado en el cielo nuevamente. Debido a las abominaciones que había padecido a sus manos, el odio se sobrepuso a su temor. Deteniendo el vehículo, el granjero abrió la puerta y salió corriendo, gritandole al OVNI: "!Extraterrestres cabrones!" Despues de eso, la familia dejó de salir de noche.

Una tarde en el mes de marzo, Joel volvió a sentir la extraña sensación que le ocasionaba la presencia de los visitantes. Asomándose por la ventana, pudo ver a tres de los seres caminando en fila india, iluminados por la tenue luz del ocaso. Tomando el rifle, salió de prisa al campo, pero los seres ya se habian ido. Joel realizó tres disparos sólo por si acaso.

Durante otra ocasión, dos pulsaciones de un delgado rayo de luz entraron por la ventana, pasando a Joel y dando contra una lámpara de mesa. La caída de la noche se convirtió en una fuente de temor para los Parker-, que vivían en una pesadilla, y el temor les acechaba constantemente. Sellaron todas las aberturas en su hogar, pero en una ocasión divisaron la cara de uno de los seres que los atormentaba en una ventana que no habían tapado.

Durante mi contacto con esta familia, se encontraban todos en un estado de angustia; Joel se habia convertido en un individuo iracundo y a menudo descorazonado, que manifestaba un deseo de "volarle las cabezas" a los que se portaban así contra él y sus familiares.

Puesto en términos literales, resulta aparente que Joel habia sido escogido por la clase de alienígena que puede considerarse como "malos". Joel pensó que mi experiencia y conocimiento pudiesen serle de ayuda.

Confianza y euforia: el reverendo David Adams

Una reacción polarizadamente opuesta a la experiencia del secuestro es la que personifica el Rev. David Adams. Este brillante y excepcional pastor tiene varios títulos académicos, entre ellos de filosofía y medicina, y cuenta con muchos años ocupando cargos de liderato. Detenta el titulo de "Altisimo" en su orden religiosa, una secta relativamente secreta con orígenes en Europa.

Cuando conocí al reverendo por priomera vez, pensé que debía ser un pobre y confuso clérigo que enfrentaba problemas de abducción. Mi actitud cambió después de meses de investigación: llegué a descubrir que su grupo religioso, cuyos adeptos sobrepasan los cientos de miles en Canadá y en el norte de Europa, está familiarizado con el tipo de visitantes alienígenas denominados "los rubios" ó "nordicos". Estos seres altos y humanoides a menudo tienen cabello largo y rubio, y proyectan un aura de serenidad y amor. El reverendo Adams piensa haberlos visto 300 veces en los 45 años que han durado sus experiencias con los "no terrestres", como él les llama. Uno de los nórdicos en particular, llamado "Gold" (oro) por el color de sus ojos, ha participado en la vida del reverendo Adams desde su niñez. Esta atractiva figura masculina, que viste uniformes centellantes y cuyos ojos cambian de color de acuerdo con sus emociones, ha sido el dedicado protector y guía de David durante su vida. Para este afortunado secuestrado, el arreglo ha sido maravilloso y altamente beneficioso, en total.

Sin embargo, esto no quiere decir que todo anda bien y que no existen ciertas condiciones dificiles. David describe una relación íntima con su amigo alienígena. El reverendo me dijo: "Me has preguntado si Gold respira. !Pues seguro que sí! He puesto mi cabeza contra su pecho muchisimas veces y no sólo lo he oido respirar, sino que he visto como se ensancha su pecho al hacerlo. Cuando Gold me toca, ya sea en el sentido clinico u otro, es como si se produjese una emanación palpable de energía. Puedo sentir algo que me llena el cuerpo".

"Gold tambien huele a sudor", señala David. "Mi mejor descripción es que huele a ácido cítrico. El traje de Gold es de una sola pieza y le cubre hasta la parte de los zapatos. Una vez que ha activado las aberturas del cierre delantero, el traje se separa y se producen divisiones en el material que se extienden a lo largo de sus piernas hasta los pies. [El material] me recuerda al Mylar."

"La estructura facial de Gold," prosigue, "está bien delineada, mucho mas que la nuestra. Aún me pregunto por que tienen pezones. Son distintos de los nuestros, y las aureolas carecen de irregularidades como las nuestras. Sus ojos también pueden parpadear. Nunca he visto "no terrestres" obesos. De los pocos que he visto desnudos, todos tenían órganos genitales completos, aunque la masa testicular se encuetntra mucho mas alta que en los humanos. La mayoria de ellos son delgados y con una estatura promedio de 7 pies [2 metros], aunque algunos son muy musculosos. Sólo tienen cabello en la cabeza, y varia en color desde el rubio hasta tonalidades bronceadas o el anaranjado".

David y otros que andan con él han experimentado abducciones. El reverendo habla de haber sido llevado a lugares "indistintos". "Cuando podemos ver el piso, parece estar hecho de lo que nosotros denominamos cerámica. No tiene marcas y varía en color desde el blanco hueso hasa el color crema. Parece sólido, pero cualquier cosa que cae contra el no hace ruido alguno. Debe haber paredes, pero para mí solo son borrosas. He visto paredes a medias, y he sido escoltado a lo largo de pasillos, pero las paredes estan borrosas".

"Me preguntas si existen techos. Para mi también están nebulosos, pero sin embargo tienen equipo que cuelgan desde arriba, y esto es algo que puede verse claramente. ¿Que si hay muebles? !No! Sin embargo, existen banquillos que parecen estar suspendidos en el aire. Tengo un apunte en mi diario que dice que los bancos duros se amoldan a la forma de las nalgas humanas y, de algún modo, se vuelven mas suaves".

"¿Quieres saber sobre los inodoros en estos lugares indistintos?" pregunta el reverendo. "Los hay. En ciertas ocasiones he tenido que ir, y no me encotraba conectado a un mecanismo que me lo evacuaba todo. Me recuerda a un inodoro asiático. Hay que ponerse de cuclillas para defecar sobre lo que parece un agujero, y existe un poco de succión, de manera que la excreta desaparece por el agujero. Efectivamente, he visto a los no-terrestres entrar y salir de los mismos cubículos".

Sin embargo, pese al hecho de ser el consentido de Gold, uno puede detectar que a este buen hombre le gustaria ser normal y, sobre todo, libre. Muy a menudo, David se despierta para descubrir que se ha hecho alguna experimentación con sus genitales o sistema reproductivo. A veces descubre sangre en la camiseta o en la ropa de cama, cerca de la ingle. A menudo ha tenido que padecer daño testicular, a la próstata o a la uretra.

El reverendo describe una especie de "obrero" de estatura corta, peludo y con ojos impasivos que aparentemente ejecutan estos procedimientos fisicos. El les llama "Techies" (técnicos). Los nórdicos ordinarios no se rebajan a realizar labores físicas en la mayoría de los casos.

El mismo reverendo describe, en sus propias palabras, la más alucinante manifestación de los nórdicos a plena luz del día en medio de su congregación. "Si mal no recuerdo, era a fines de agosto de 1987", cuenta Adams. "Casi toda nuestra cofradía que participaba en el rito religioso se encontraba en el campo abierto, superando la cifra de 400 hombres mujeres, niños y varios cientos de animales. Aparecieron justo en el momento en que comenzábamos la procesión a nuestro lugar más sagrado. En un momento no estaban ahí , y al siguiente, !ahí estaban!

Algunos hermanos que miraban en esa dirección dijeron haber presenciado algunas ondulaciones en el aire, muy parecida a la que produce una onda de calor, junto antes de la llegada de los no-terrestres.

"Un silencio repentino se apoderó de la cofradía cuando se dieron cuenta de aquellos que se habían unido a nuestra actividad. Se trataba de cinco nórdicos y mi amigo Gold. El era el único que era visiblemente masculino; los demás carecían de género, por lo que pudimos ver. Como funcionario principal, me acerqué a Gold, quién me dijo mentalmente que deseaba presenciar el ritual en persona. Permanecieron hasta que concluyó el servicio, y regresaron entonces al punto donde se habían manifestado y luego desaparecieron".

No podemos sino maravillarnos sobre la naturaleza de estos extraordinarios seres. ¿Verdaderamente son de carne y hueso cuando estan entre nosotros? Todo parece indicar que así es. Las observaciones detalladas a largo plazo y los contactos físicos íntimos apuntan hacia ello. Sin embargo, son etéreos y se desaparecen en la nada, o regresan a su estado eterno, en donde quiera que sea. ¿Son gloriosos seres del espiritu? Debido a ciertos actos que realizan, no podemos catalogarlos como ángeles, al menos no por el código moral de nuestros escritos religiosos. ¿En donde se encuentra su hogar? Si nos dejamos llevar por el testimonio del reverendo y sus "espacios indistintos", su hogar es el cielo. Parecen tener gran conocimiento sobre lo que sucede en la tierra y pueden apersonarse en cualquier momento.

En este artículo he presentado dos casos completamente distintos: en uno, teníamos a los inmisericordes grises, que realizaban sus tareas sin compasión y hostigaban al abducido mientras que lo hacían. En el otro, tenemos a los bellos y sonrientes nórdicos, que a su propia manera realizaban la misma extracción de esperma que los grises. En el caso del Rev. Adams, lo vemos en una unión estrecha y de por vida con su poderoso protector, Gold. El reverendo ha logrado hacer muchas cosas maravillosas gozando de esta protección (ha sobrevivido a dos estrellamientos de avión sin lesionamiento alguno).

Editado por Scott Corrales.