miércoles, 23 de mayo de 2007

La Activadores







Somos, vuestros hermanos guías de misión en contacto.

Todos aquellos motivados por el contacto fueron reunidos por afinidad vibratoria a compartir una experiencia que los enriquecerá en conocimiento y conciencia, pues la clave del nuevo tiempo viene marcada por el número 3333, el cual es un código matemático, símbolo de que todo en el Plan Cósmico está planificado. Y de este mismo código se desprende el significado de la clave 33, que significa que se ha establecido una Alianza Universal Galáctica que mantiene la Confederación de Mundos con todas las Galaxias de este grupo local y a la vez con Merla (planeta de categoría Ur llamado tierra), para ayudarla en su tránsito dimensional evolutivo. El número 33 representa la madurez del hombre espiritual en un compromiso responsable y voluntario por la salvación de la humanidad, a través de la entrega total en el servicio desinteresado y consciente. El 33 es la clave numérica del sello de la estrella de seis puntas, dos triángulos que se cruzan y que simboliza la búsqueda por lograr el equilibrio entre lo espiritual y lo material mediante una actitud mental positiva y constructiva; es intentar sintetizar lo espiritual en lo material armonizando. Simboliza también el ascenso mediante el despertar.

Pregunta: ¿Qué son los activadores?

Los activadores son claves simbólicas y numéricas que han sido dispuestas para actuar en el momento adecuado de la madurez, recordándoles el compromiso asumido previamente en las esferas espirituales.

Es como un despertador que les debe ayudar a abrir los ojos a tiempo de que puedan hacer lo que deben de hacer. Les avisa que el momento ha llegado para que se levanten del largo sueño y asuman el rol que les corresponde en la construcción del puente de luz hacia las estrellas.

Pregunta: ¿Quién controla esos activadores?

Ustedes mismos accionan los mecanismos que los disparan y los hacen repetirse hasta que conciencian su significado.

Cada uno ha programado antes de nacer sus propios activadores. Estos están relacionados con la misión de cada uno. Y bien saben que hay dos misiones para todos: la primera es realizarse como persona; y la segunda es descubrir a partir del autoconocimiento, la parte de cada uno en la gran misión. La Gran Misión es aquella que involucra a muchos y que los compromete con el planeta y la evolución general. Esta posee sus propios activadores, los cuales empiezan a actuar una vez que uno avanza en su búsqueda y se dispone al servicio del Plan.

Pregunta: ¿Por qué la mayoría de las personas no se percata de la existencia de los activadores?

Muchas personas aún no están en la edad evolutiva de contar con su propio activador, requerirán varias encarnaciones para ello. Es como en vuestra vida, los niños pequeños no suelen usar relojes despertadores en sus habitaciones, sino que son sus padres los que se encargan de despertarlos por las mañanas.

También, no todos reaccionan frente al llamado de los activadores. Suena el reloj despertador por la mañana y hay quien lo apaga y sigue durmiendo. Se da el caso de quien se despierta y se vuelve a quedar dormido pero en el borde de la cama. Están los responsables que al sonar el despertador se levantan inmediatamente; mientras que otros se despiertan antes que llegue a timbrar, porque el despertador es sólo una seguridad para no dejar de responder comprometidamente.

Pregunta: ¿Nos podrían dar una aproximación al significado de algunos activadores?

Cada número o clave tiene un valor secreto al que ustedes podrían acceder si combinan la intuición, la imaginación y la inteligencia. Dejen que a través de sus meditaciones se les revele el profundo significado de estas claves activadoras.

La clave 88

Simboliza la vibración superior permanente en los aspectos femeninos de la creación. Es una fuerza intuitiva que actúa como un indicador de peligro frente a la acechanza de las fuerzas negativas, y de la que la persona debe hacer mucho caso.

La clave 44

Simboliza que la persona se encuentra en la ubicación correcta; en las coordenadas exactas o en el lugar indicado para hacer lo que tiene o se espera que haga. Esta clave hace referencia también a la necesidad de aplicar todo lo aprendido durante el proceso de preparación.

La clave 22

Representa el haber llegado a recibir mucho y el estar descuidando su aplicación. Cuando esta clave activadora se repite, es una llamada de atención por cuanto se está dejando de hacer lo que se debería. Por ello es una alerta frente a la omisión.El descuidar el proceso personal puede sumergir a la persona en un círculo vicioso de insatisfacción y sentimiento de culpa que lo alejan más de poder equilibrarse.

La clave 21

Representa trascender la lucha de opuestos para lograr la unidad, trasmutando todo lo anterior para lograr el equilibrio espiritual, y esto se consigue si llegamos a darle un ritmo adecuado a nuestro trabajo interno.

El que se nos repita esta clave es una buena señal de que lo estamos logrando.

La clave 20

Simboliza el renacimiento, una nueva oportunidad para lograr nuestras metas, y a la vez una evaluación de todo lo alcanzado. Esta clave nos avisa que estamos en un momento en que se revitalizan nuestras fuerzas internas como para poder culminar nuestra empresa de autorrealización.

La clave 19

Está vinculada a la inspiración. Cuando se repite esta clave activadora se nos está recordando que la inspiración llega cuando la capacidad existe de realizar todo cuanto se nos está revelando, y que debemos hacerlo porque el tiempo ha llegado. Es una clave solar que se refiere también a la irradiación hacia los demás.

La clave 18

Nos trata de hacer despertar para que no nos dejemos arrastrar por las pasiones y los sentimientos.

La clave 17

Revela la transición de una etapa a otra, de un nivel a otro. Este número simboliza la muerte mística de una etapa más densa, menos evolucionada y el correspondiente ascenso hacia otra, más elevada.

Simboliza el paso de la adolescencia espiritual hacia la juventud responsable. ¡Pero atención!, el tránsito puede ser duro.

La clave 16

Es una alerta para alejarse del camino de la mentira y la falsedad, y de todo cuanto se forje a partir de ella.

La clave 15

Nos advierte del peligro de apasionarse, y dejarse arrastrar por la injusticia y la mentira. El mundo y las fuerzas que lo dominan tratan de envolverlos, pero ustedes deben mantenerse vigilantes. Atiendan al llamado de peligro de este activador cuando aparezca.

La clave 14

Nos habla de la continuidad y el renacimiento. Nos recuerda que en cada uno se encuentran todas las experiencias de las vidas anteriores, y que esa sabiduría debe ser despertada para no desaprovechar nada.

La clave 13

Nos enseña que la vida conduce a la muerte y la muerte a la vida. Que la muerte realmente no existe, y que cada día que pasa estamos muriendo en materia para que viva eternamente lo espiritual, pero elevado y depurado.

La clave 12

Indica que el discípulo está capacitado para enfrentar las pruebas, por cuanto ha desarrollado su fe que es la base activadora de toda su potencialidad mágica. El propósito de este activador es recordarnos que no debemos olvidar, por ningún motivo el fin último de nuestra búsqueda y de la importancia del servicio para hallar lo que buscamos.

La clave 11

Te recuerda que debes procurar la unidad en el Uno, en Dios dentro de ti. Debes abrirte a la fuerza interior que te hará parte importante del sacrificio sagrado por amor. Esta clave indica que debes enfrentar las pruebas con valor porque no estás solo.

La clave 10

Simboliza los ciclos que empiezan y los que terminan. Cuando esa clave activadora empieza a aparecer reiteradamente se les está queriendo decir que algo está terminando para ustedes pero algo nuevo y diferente, opuesto a lo anterior, se está iniciando.

La clave 9

Es la clave que nos recuerda la importancia del desapego, porque todos estamos de paso, nada es para siempre y por ello no debemos apegarnos a nada.

La clave 8

Es el activador que les dice que mantengan su paz y equilibrio a pesar de las pruebas, que nunca son mayores que la capacidad que se tiene de superarlas.

La clave 7

Nos recuerda que la perfección es alcanzable pero que para ello hay que esforzarse, luchando por vencerse a uno mismo. El 7 también es el número del orden universal septernal.

La clave del 6

Les recuerda que deben tener cuidado con el pensamiento, porque a través de él uno puede ser fuertemente atacado tratando de desequilibrarlo. Es un aviso como para rechazar los impulsos impuros y controlar el deseo. Para poder contrarrestar esto se recomienda la respiración, la concentración y la meditación.

La clave del 5

Cuando ésta es la que se repite es porque la persona está llegando mediante una instrucción superior, a alcanzar la llave de los mundos superiores. Hay que estar atento porque con este activador suelen venir acompañando palabras y hasta el nombre cósmico o clave vibratoria personal, que como llave les facilitará la entrada a los mundos invisibles.

La clave 4

Es el número de los cuatro rumbos de la tierra, de los cuatro elementos, de las cuatro estaciones, de las cuatro etapas en la vida del ser humano y de la cruz símbolo del ascenso espiritual trascendiendo la muerte o lo horizontal. Esta clave numérica nos recuerda que Dios está por encima de su creación y que debemos prepararnos en entender y aplicar las leyes universales.

La clave 3

Nos recuerda que lo espiritual a través del amor debe primar en nuestra vida.

La clave 2

Nos recuerda que vivimos en universo dual, donde hay fuerzas en oposición. Y que de esa lucha de opuestos debemos extraer la síntesis, que es el equilibrio.

La clave 1

De la que pocas personas se percatan cuando se les repite, aporta un mensaje que se relaciona con la presencia del Uno, de Dios en nuestras vidas. Es como decirle a alguien que busque la paz dentro de sí para que todo en su vida dé un giro de ciento ochenta grados, cambiando así su suerte, que es lo mismo que decirle que mientras su actitud frente a la vida no varíe su panorama personal seguirá siendo oscuro.

Pregunta: ¿Qué nos pueden decir de las claves numéricas activadoras de la misión de contacto?

Durante el proceso de la misión de contacto se les han ido dando algunas claves numéricas como son: 74, 33, 44 y 88 las cuales se relacionan con una importantísima labor, como es la de establecer el puente de unión entre el Universo Material y el Espiritual, siguiendo la pauta y el ejemplo que diera Cristo. Por ello deberán fortalecer la voluntad y elevar la vibración personal y colectiva hacia la consecución de la séptima dimensión de conciencia. Obviamente, antes deberán empezar por alcanzar las etapas previas como son la cuarta, la quinta y la sexta de conciencia, lo cual supone un esfuerzo superior de preparación; preparación que es personal e intransferible, y que en el camino les ayudará a crear las condiciones como para descubrir poco a poco los detalles de su misión personal y colectiva.

Amor y paz.



Proyecto Rahma