domingo, 3 de junio de 2007

Guias y Maestros (Apoyo a la Humanidad)

Dentro del desenvolvimiento del Plan Cósmico, existe un grupo de seres que laboran apoyando a los Hombres en su tarea evolutiva para alcanzar un crecimiento que les permita convertirse en Soles en la Tierra, y así asumir su rol dentro de la Creación. Estos seres, algunos extraterrestres (de diferentes civilizaciones en el universo) y otros intraterrenos (Esteknas), han venido acompañando a la Humanidad por miles de años procurando guiarla de acuerdo a los designios del Supremo, forman parte de la Gran Hermandad Blanca Cósmica.

Los Guías Extraterrestres
Luces del espacio

Muchos se preguntarán quién es un guía extraterrestre y cuál es su función o interés para con el Hombre. Dejemos que sea la propia Guía Anitac, proveniente de nuestro vecino Venus, quien nos oriente con humildad y sabiduría sobre sus roles de mensajeros galácticos dispuestos por las Grandes Mentes del Universo.

Un Guía Extraterrestre es un ser de otro mundo que por amor se solidariza con la humanidad de vuestro planeta, y que con consciencia y responsabilidad está dispuesto a servir a un plan mayor, orientando a aquellos seres humanos que vibratoriamente tienen la capacidad de entrar en sintonía con una misión, que sirva como una reacción en cadena despertando otras mentes y corazones.

Un guía es un orientador, un emisario de altas jerarquías, con las que a su vez él está en contacto. Y así, con semejante inspiración mantienen su cercanía con los misioneros en el mundo, alentándolos en una motivación continua de consejos prácticos, reflexiones y pautas diversas.

Hay que saber distinguir entre un guía espiritual y un guía extraterrestre. Un guía extraterrestre no es personal, sino colectivo. Hay guías de grupos, ciudades y países. Y están dedicados a orientar en función de misiones de contacto específicas, como el caso de Misión Rahma que cuenta con 49 guías para dicho fin.

He aquí la lista de estos 49 seres que laboran acorde al Plan de la Gran Hermandad Blanca de la Estrella, que desde el centro de nuestro universo local, nos apoya para que nosotros, la humanidad, despertemos a un nuevo amanecer en la Luz.

1.- Aeb
Guía de Apu en cominicación con los grupos de Tacna, Perú.

2.- Aldrix
Guía de Apu, asignado a La Coruña en España.

3.- Amaru
Guía de Venus, asignado a los grupos de España.

4.- Anahuac
Guía de Venus

5.- Anitac
Comandante y técnico (sexo femenino) en investigaciones dimensionales, naturales de Venus. Trabaja con la base de Acqualium. (Acqualium: Base submarina de la Confederación a 35 grados al noroeste de Chancay, Perú. Población totalmente venusiana).

6.-Anrar
Guía de Apu

7.-Antar
Comandante y técnico de naves de la base en la Ciudad de Cristal de Morlen (Ganímedes, luna de Júpiter), de donde él procede. Es coordinador de Guías.

8.- Antarel
Guía de Apu.

9.- Astar
Guía de Apu.

10.- Atunez
Guía de Venus.

11.- Ceres
Guía de Venus.

12.- Dracel
Guía de Venus.

13.- Erjabel
Guía de Apu, encargado de la Base Médica Orbital, Columo.

14.- Etel
Guía de Venus.

15.- Godar
Guía de Apu.

16.- Icu
Guía del planeta Apu.

17.- Kulba
Guía de Apu.

18.- Lertrad
Guía de Morlen.

19.- Meth
Guía de Apu.

20.- Oesceve
Guía de Venus y Morlen.

21.- Olea
Guía de Apu y Morlen.

22.- Oletamo
Guía de Morlen, asignado a laborar con los grupos de España.

23.- Olmex
Guía de Morlen, asignado a La Coruña, España.

24.- Omen
Guía de Morlen, asignado a La Coruña, España.

25.- Omuni
Guía de Morlen.

26.- Oniac
Guía de Venus.

27.- Ordelat
Guía de Morlen.

28.- Ossim
Guía de Morlen.

29.- Oxalc
Natural de Morlen. Doctor Mental y experto telépata, graduado de Coordinador de la Misión Rahma en lo que a Guías se refiere. Vive en Ciudad Cristal.

30.- Oxiram
Guía de Morlen.

31.- Oxlam
Guía de Morlen.

32.- Oxmalc
Guía de Morlen, Doctor Mental e Instructor de la Universidad de la Ciudad Morella en Cerpican.

33.- Rampiac
Guía de Venus.

34.- Reges
Guía de Apu

35.- Rosinac
Guía de Venus, tripulante de las naves Tipus.

36.- Rumilac
Guía de Venus, tripulante de las naves Tipus.

37.- Sampiac
Comandante de la nave Tipus, Guía de Venus, graduado en la base interestelar de Saturno. Coordinador de los Guías de Venus.

38.- Semun-lac
Guía de Venus.

39.-Serionac
Guía de Venus.

40.- Solitum
Guía de Apu.

41.- Soloviac
Guía de Venus.

42.- Sordaz
Guía de Apu. Comandante de Cerilum (actual Rumi-Suyo) base de la Confederación en Huánuco, Perú. Ahora a cargo de guías venusianos.

43.- Sum
Guía de Apu, asignado a La Coruña, España.

44.- Terec
Guía de Venus.

45.- Titinac
Guía de Venus, Doctor Mental y Médica de la nave Tipus. Vive en la base submarina en Chancay.

46.- Xendor
Guía terrestre de la Hermandad Blanca. Trabaja en la Base Azul (en Perú) y reemplaza actualmente a la Guía Xanxa de Apu.

47.- Xenialac
Guía de Venus.

48.- Xenon
Guía de Cerpican.

49.- Xozian
Guía de Venus.

Los Maestros Intraterrestres
Guardianes de la Verdad

De acuerdo a un mensaje del Maestro Alcir, este es el verdadero significado de la palabra Maestro.

Ma es la Tierra, la Madre, el Hogar. La Tierra no es sólo el suelo que pisan, sino también, lo que hay bajo el suelo y lo que se halla en los cielos; todo ello forma parte de la estructura planetaria. Hablamos de un concepto antiguo que de seguro recordarán haber visto en la sabiduría Inca: Janan Pacha, Cay Pacha y Ucu Pacha. Los tres mundos del Imperio del Sol. Pues, al descomponer de esta forma la palabra Maestro, vemos que significaría, Ma es tres, es decir, que la Tierra guarda un equilibrio, en donde el número tres representa a su vez los tres planos de preparación: el Físico, el Mental y el Espiritual. Seguro se preguntarán que relación existe en ser un Maestro al servicio del Plan con lo antes expuesto. Pues el verdadero Maestro conoce y respeta el hábitad que ocupa, en este caso la Tierra. Y al cumplirse esto, el Maestro se funde con su verdadero hogar, el Cosmos.

El Maestro es un ser integral, por eso no descuida el trabajo en los tres planos. Pronto comprenderán la relación que guarda el planeta azul y la preparación trina con la responsabilidad de llevar una enseñanza al prójimo.

Estos son algunos de los nombres de los Maestros intraterrenos de la Hermandad Blanca.

1.- Alcir
Regente y custodio de información en Paititi.

2.- Cecea
Regente femenina de los Retiros Interiores de Sudamérica.

3.- Soriam
Regente del lago Titicaca.

4.- Soromez
Maestro del Titicaca.

5.- Azur-Mah
Regente de Hayumarca.

6.- Abudamir
En el Centro Magnético de los Andes en Chile.

7.- Aminael
Se ubica en la Gruta de Huagapo, Perú.

8.- Mulla
En la Sierra de Roncador en el Mato Grosso brasileño.

9.- Etnakiel
Del Monte Sinaí en Egipto.

10.- Solmen
Del Monte Shata en California


Las Moradas de la Humanidad


Como ya hemos reseñado, con el pasar de los años, los Fundadores de la Gran Hermandad Blanca en la Tierra, cedieron su posta a los Estekna Manés, quienes se encargaron de custodiar la historia de la humanidad y de mantener prendida la llama de la verdad. Todo esto lo hicieron acomodándose en diversos lugares del mundo intraterreno. Paititi, es hoy el principal centro de los Maestros, pero así mismo, existen otras moradas que van desde el Sinaí en Egipto, hasta La Cueva de los Tayos en Ecuador; así como desde Monte Shasta en California, hasta Talampaya en Argentina. En estas páginas vamos solamente a reseñar a algunos de estos retiros, con el fin de familiarizar al lector con ellos, esperando despertar, además, un interés que lo lleve a envolverse con su propia historia.

Egipto es, sin duda, uno de los lugares que mayor misterio despierta en el mundo. Sus colosales pirámides, los avanzados conocimientos que alcanzaron en materia de astronomía e ingeniería, sólo por citar algunos ejemplos, los han constituido en una de las civilizaciones más importantes de la antigüedad. Sin embargo, no sabemos todo sobre ellos.

Diversos estudios vienen sugiriendo que la cultura egipcia podría ser más antigua de lo que imaginábamos. Y nuevos descubrimientos arqueológicos, realizados desde 1993 en la meseta de Gizeh, concluyen en que aun hay mucho por desenterrar en las arenas adyacentes al Nilo.


Un conocimiento sagrado

¿De dónde provino el profundo conocimiento que esgrimían los egipcios? ¿Será como sostuvo un sacerdote de la ciudad egipcia de Sais, ante el legislador griego Solón, que Egipto halla sus orígenes en un mundo perdido más allá de las columnas de Hércules? ¿Acaso de la mítica Atlántida?

Edgar Cayce, un famoso sensitivo norteamericano ya fallecido afirmó que en Egipto se hallaría la "Sala de los Registros" que demostraría el vínculo secreto que guardaba esta avanzada civilización con la Atlántida y, por si todo esto fuera poco, con un legado extraterrestre.

Diversas leyendas de antiguo señalan insistentemente (y en diversos puntos del mundo) la existencia de aquellos depósitos de información que contienen "el secreto supremo" de la historia humana.

Aquel tesoro espiritual de marcada trascendencia no podría estar desprotegido, por cuanto el conocimiento que encierra convierte al hombre en un ser conciente de sus facultades espirituales y cósmicas, pudiendo ser mal empleado en el caso que este archivo sagrado cayese en manos equivocadas. Por esta razón, sabios Maestros, que las leyendas orientales los citan como los "Emisarios de Shambhala", están allí, para custodiarlos.


Los Maestros de la Hermandad Blanca

Hablar de la Hermandad Blanca es remontarse a la destrucción de la Atlántida y el resguardo oportuno de sus archivos de conocimiento en galerías subterráneas en diversos puntos del mundo; significa también movilizarnos a las arenas del desierto de Gobi y contemplar la fundación de Shambhala por parte de 32 Mensajeros Estelares. El propósito mayor de todo este despliegue: proteger el pasado cósmico del ser humano, por cuanto en él está la "llave" de su futuro.

Uno de aquellos lugares donde se custodian los archivos sagrados se encuentra en Egipto, en la actual península del Sinaí.

Las arenas y montañas del Sinaí, en el pasado, fueron testigos de singulares acontecimientos espirituales e históricos, como los retiros solitarios del profeta Elías y la recepción misma de los Diez Mandamientos en lo alto del Horeb, con un Moisés en permanente comunicación con aquella extraña nube que le acompañará en su sobrenatural huida a través del mar Rojo.

El escenario no era fortuito. Hacía miles de años fue utilizado como una base de operaciones extraterrestres a manos de los Guardianes y Vigilantes de las Pléyades quienes, dicho sea de paso, fueron los verdaderos responsables de la protección del pueblo hebreo durante su éxodo (Plan Cósmico).

Estas instalaciones subterráneas en el Sinaí, de manufactura extraterrestre, serían utilizadas más tarde por supervivientes de la Atlántida, aquellos sabios que se mantuvieron fieles a la luz y que hoy constituyen la Hermandad Blanca del Sinaí, posiblemente el Retiro Interior más influyente de Egipto.


La Hermandad de la Esfinge

Un templo subterráneo, aun no develado, se encuentra bajo la Esfinge de Gizeh. Esta escuela de conocimiento mantenía una estrecha conexión con la Hermandad Blanca del Sinaí.

Los Sabios de la Esfinge, mantenían viva una religión antiquísima en Egipto, un conocimiento estelar que involucra un origen cósmico del ser humano en la Constelación de Orión. La profecía de aquella hermandad secreta sostiene que en estos tiempos el recuerdo de Orión será despertado.

De la misma forma, diversas profecías señalan un gran cambio cuando el Arca de la Alianza sea devuelta por la Hermandad del Sinaí, que supo rescatar el depositario sagrado del ataque de Nabucodonosor, que arrasó Jerusalén y puso en riesgo la seguridad del Arca en el Templo de Salomón. No obstante esta allí, en Egipto (click Plan Cósmico) y su retorno está a puertas de revelar un conocimiento liberador.

La Hermandad Blanca de Egipto aun está activa. Sus emisarios recorren los otrora activos templos faraónicos que, en sus silentes paredes, se esconde el secreto de cómo llegar a recordar, y saber, quiénes somos, y quiénes debemos ser.


En las serranías del oeste de la Rioja, Argentina, se encuentra este yacimiento fósil que ocupa una superficie de 215.000 hectáreas, constituyéndose en uno de los principales puntos del mundo en aportar notorios descubrimientos paleontológicos que abarcan casi la totalidad del período Triásico "época del surgimiento de los dinosaurios", además de ser famoso por sus caprichosas formaciones de areniscas y rocas que reproducen, muchas veces, extrañas formas humanas y zoomorfas.

En el pasado, según estiman los estudiosos, entre los años 120 y 1180, Talampaya fue recorrida por diversos grupos humanos, algunos de ellos con claras influencias Incas, como los Condor Huasi. Siempre de paso en medio de los farallones de piedra y arena roja, habitando temporalmente las diversas cuevas y aleros que se hallan allí. A cielo abierto, sobre paredones verticales o sobre grandes rocas, aquellos que transitaron por Talampaya dejaron su legado en diversos petroglifos o incisiones en la roca, algunos de ellos incomprensibles y marcadamente misteriosos.

Desde luego, es bien conocida la imagen de dos "astronautas" en la entrada que da al cañón de Talampaya. Dos claras figuras humanas, que al parecer lucen con una suerte de escafandra, aparecen en medio de dos "flechas" que señalan el cielo y la Tierra, como sugiriendo la conexión estelar de los extraños personajes. Como es de suponer, la interpretación oficial apunta a la presencia de dos chamanes con su vestimenta ritual, y las flechas como la reproducción de las huellas del Ñandú (ave del lugar). Sea como fuere, abundan los petroglifos insólitos, y las explicaciones que se esgrimen en torno a ellos aún muestran sendos vacíos. Por ejemplo, en un sector de los petroglifos no expuesto al turista, se aprecia la reproducción de un pie humano de grandes proporciones sobre una roca. Lo más inquietante es que el mismo tiene seis dedos (!).

Este lugar de gran interés, convertido hoy en Parque Nacional y Patrimonio Cultural de la Humanidad, es el ingreso secreto a la ciudad intraterrestre de Ankar, enclave antediluviano que habría sido fundado hace miles de años por visitantes extraterrestres, y actualmente centro de operaciones de la Hermandad Blanca. Una red de túneles une esta ciudad subterránea con la mítica ERKS de Capilla del Monte, Isidris en Mendoza, y una base extraterrestre en el "Valle de la Luna", en San Juan.

En nuestra visita a Talampaya recogimos importantes testimonios de los guías de circuitos turísticos, quienes a boca de jarro y sin mayor vergüenza nos comentaron la frecuente presencia de "extrañas luces", sobrevolando en la mayoría de los casos la zona de Los Cajones y aledañas. Para nosotros, una clave más que señala este curioso punto de la Argentina como el acceso a otra realidad que convive con nosotros.


A más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, cual fortaleza de piedra cuya alma se mantiene eterna a través de los siglos, se alza la enigmática meseta de Marcahuasi, pobremente estudiada salvo las invalorables iniciativas de Pedro Astete y, de manera especial, del Dr. Daniel Ruzo, quien sería el portavoz oficial de la existencia de aquellos templos de piedra en el ande peruano y aún ocultando al profano sus más recónditos secretos.

Se presume que estuvo habitada entre los años 800 y 1.476 d.C. por las culturas Yunga y Yauyo, hasta el arribo hostil de ejércitos incas. La existencia de cavernas en la meseta, que conectarían con un hipotético mundo subterráneo, se rastrean desde las primeras pesquisas que procuraban develar el misterio.

Pedro Astete habría sido el primero al menos de quien tenemos noticia en inquietar las oquedades de Marcahuasi. Supuestamente, en algún lugar de esta meseta que ocupa cerca de 4 Km. cuadrados de superficie, halló una caverna, en cuyas profundidades se topó con pergaminos que mostraban una escritura muy antigua. Nadie sabe exactamente qué caverna vio Astete, y aún menos el paradero de los escritos que se hallarían en ella.

En las experiencias de contacto de la Misión Rahma se sostenía que supervivientes de la Atlántida habrían ocultado sus archivos de conocimiento en diversos puntos de Sudamérica, en especial aquellos que comprometen la cordillera de los Andes y la selva amazónica. Marcahuasi sería uno de aquellos enclaves secretos.


El nombre de Zona X, obedece a los diversos reportes de personas desaparecidas en el interior de las Chinkanas o túneles incas -Chinkana es una palabra quechua que significa "Laberinto"-.

Estos laberintos subterráneos -que sospechosamente terminan interrumpidos por grandes rocas, como si éstas hubiesen sido colocadas para ocultar alguna entrada secreta- son anteriores al mismo Imperio Inca. Recordemos, por ejemplo, que cuando llegaron los conquistadores al Perú, consultaron a los indígenas quiénes habían construido Sacsayhuamán y los túneles. Los relatos sostienen que los lugareños se limitaron a responder que estas moles de piedra siempre habían estado allí, y que los más ancianos de la región las atribuyen a una raza desconocida anterior a los incas: Los Ñaupa Machu (Los muy antiguos, los de edad vieja).

La denominación "X" obedece también a que desde gran altura el conjunto de cavernas dibuja esta letra, como si el lugar hubiese sido marcado o concebido desde los cielos del Cusco. Además, es muy extraño encontrar esculturas de piedra que se asemejan notablemente con las que hemos hallado en Hayumarca (Puno) y Marcahuasi.

Este sector inexplorado, que refuerza el planteamiento del nombre, poco a poco se va convirtiendo en un atractivo turístico, más por la fama de fenómenos extraños que por un interés histórico o arqueológico.


A una altitud aproximada de 800 metros, en una zona montañosa irregular, en las faldas septentrionales de la Cordillera del Cóndor, se sitúa la entrada "principal", o más bien, la entrada "conocida" al mundo subterráneo de la Cueva de los Tayos. El acceso consiste en un túnel vertical, una suerte de chimenea con unos 2 metros de diámetro de boca y 63 de profundidad. El descenso -no apto para cardíacos- se realiza con un cabo y polea. De allí, un verdadero laberinto se abre al explorador por kilómetros de misterio, que deben ser recorridos en la más absoluta oscuridad. Las linternas más potentes son nada ante semejantes galerías donde una catedral entera podría caber.

La Cueva es denominada habitualmente "de los Tayos" debido a que su sistema de cavernas es el hábitat de unas aves nocturnas llamadas Tayos -Steatornis Caripensis-, que constituyen la misma especie que se ha hallado en otras cavernas de Sudamérica, como por ejemplo, los "guacharos" en Caripe, Venezuela.

Fue en 1969 cuando Juan Moricz, un flemático húngaro nacionalizado argentino, espeleólogo aficionado y experto en leyendas ancestrales, encaró este apasionante misterio del oriente selvático del Ecuador. Aunque Moricz no era el primero en tropezarse con el intrincado de túneles y galerías subterráneas, es innegable su valentía y arrojo al haber sido, sin duda, el primero en dar a conocer a nivel mundial la existencia de este sistema intraterrestre.

La más resaltante, fue sin duda, el hallazgo de gigantescas huellas sobre bloques de piedra que, por sus ángulos rectos y simetría, sugieren un origen artificial. Moricz recogió estos relatos en su visita al oriente ecuatoriano, pudiendo comunicarse sin mayor dificultad con los nativos Shuars gracias a su dominio del Magiar, un antiquísimo lenguaje húngaro similar al dialecto de ellos. Según él, la Cueva de los Tayos es sólo una de las tantas entradas a este mundo perdido, y lo más apabullante: que aun así, estaríamos hablando de un simple "arañazo" al mundo real de estos seres intraterrestres, que yacen a profundidades difíciles de alcanzar por el ser humano.

Pero la cosa no queda allí. Quizá una de las aseveraciones más inquietantes es la existencia de la presunta biblioteca metálica. De existir, y siempre bajo el testimonio de Moricz, allí encontraríamos registrada la historia de la humanidad en los últimos 250.000 años, una cifra que moviliza a cualquiera.

Leyendo tan sólo la acta notarial de su hallazgo, con fecha 21 de julio de 1969, en la ciudad costeña de Guayaquil, a cualquiera se le encrespan los cabellos frente a estas detonantes afirmaciones: "...he descubierto valiosos objetos de gran valor cultural e histórico para la humanidad. Los objetos consisten especialmente en láminas metálicas que contienen probablemente el resumen de la historia de una civilización extinguida, de la cual no tenemos hasta la fecha el menor indicio..."

Frente a esto, es inevitable pensar en la posible relación entre las planchas que menciona Moricz -halladas en una cámara secreta de la Cueva de los Tayos- con las planchas metálicas de complejos ideogramas que han sido visualizadas en nuestra experiencia de contacto, aquella biblioteca cósmica que los Guías extraterrestres denominaron "El Libro de los de las Vestiduras Blancas".


¿Qué enigmática conexión existe entre una montaña volcánica en el norte de California, el fenómeno OVNI y la inquietante historia de un presunto continente desaparecido en el océano Pacífico?

La observación de extrañas luces que recuerdan sospechosamente las "entidades lumínicas" del Uritorco en Argentina ; la impactante formación de nubes lenticulares sobre la cima de la montaña, y que invita a pensar en un posible origen sobrenatural; el reporte de los lugareños de hombres con túnicas blancas caminando en la nieve, además de las insistentes historias que corren por todo el Pueblo y Dios sabe desde cuándo asegurando que en las entrañas del Monte Shasta existe una civilización subterránea, sobrevivientes de MU y Atlántida, son tan sólo algunos destellos de la imponente luz que parece surgir de entre las nieblas del misterio que rodean la antigua montaña.

Alzándose a 14. 162 pies de altitud, mostrando siempre una sábana de nieve cubriendo sus delineadas cumbres, Monte Shasta parece ser el guardián de un antiguo paraje volcánico que actualmente se encuentra en calma.

Alrededor de cinco a seis horas toma el viaje en automóvil desde San José hasta el pintoresco pueblo de Shasta. Ya desde el camino que parte de Redding (a dos horas de la montaña) se puede percibir una energía especial que parece cargar de magia todo el bosque.

La Gran Montaña Blanca, posible traducción de "IEKA", nombre con el cual los antiguos habitantes identificaban aquella mole que emitía y aún lo hace extraños sonidos, como música, al mismo tiempo que fulgurantes luces se desplazaban erráticamente como llamando la atención, es uno de los puntos más poderosos de contacto en EE.UU. y, sin llegar a exageración, del mundo entero.

La constante observación de OVNIs ha despertado el interés a tal punto que no faltan aseveraciones con ciertos argumentos de una base espacial extraterrestre oculta en la montaña. No obstante, el mayor enigma de Shasta se halla en sus orígenes, en un mundo perdido...

Las leyendas Hopi nos hablan de Kasskara (MU), su lugar de origen que pereció ante un cataclismo, y que grupos humanos fueron "trasladados" en "escudos volantes" y "pájaros de fuego" por dioses cósmicos llamados Katchinas. Este dato no es sorprendente teniendo en cuenta que los indios Hopi actualmente afincados en Arizona consideran a Monte Shasta como un lugar poderoso y sagrado.


En el inmenso estado brasileño de Mato Grosso, se esconde un enigma de proporciones similares a la geografía selvática que enfrentamos: En la zona de las chapadas zonas bajas y pantanosas de las Sierras del Roncador, se hallaría el ingreso a un mundo perdido que se protege tras la impenetrable selva y las flechas de los aguerridos indios del Parque Xingú. Al dar un vistazo a este paisaje, es inevitable asociarlo con el enigma de Paititi en la jungla peruana, aun más al encontrar claros indicios que apuntan a una raza de seres superiores que vivirían en las entrañas de la tierra y que, por si fuera poco, estarían custodiando la "verdadera historia de la humanidad, su origen y misión".

Ya en 1925, el investigador George Lynch sostenía en la prestigiosa revista Science at Vie que en el Mato Grosso se hallaba el origen de todas las civilizaciones de occidente. Recordemos que ese mismo año, el Coronel inglés Percy Harrison Fawcett (medalla de oro de la Real Sociedad de Geografía de Inglaterra y jefe de la comisión encargada de delimitar las fronteras entre Perú y países vecinos) llevó a cabo una arriesgada expedición en pos de aquellas misteriosas selvas, de donde nunca más regresaría.

Fawcett iba en busca de una ciudad perdida, denominada "Z". Hasta hoy no se sabe qué ocurrió con el esquivo Coronel, que estaba acompañado aquel entonces por su hijo Jack (22) y el fotógrafo Raleigh Rimmel. Un detalle intrigante en torno a su desaparición en el Roncador fue revelado en 1952 por otro de sus hijos, Brian, quien afirmó que si su padre entró en la ciudad perdida que buscaba, la "gente" de allí no lo habría dejado salir... ¿Quiénes no lo habrían dejado salir?

Matalir-Araracanga sería la ciudad subterránea que genera aquellos "sonidos", aunque algunos místicos suponen que en verdad nos hallamos ante los Mantrans o cánticos sagrados de los intraterrestres del Mato Grosso.

En el denominado "Bosque de Piedra" de Juli, capital de la provincia de Chucuito, a 85 k.m. al sur de Puno, Perú, se halla una extraordinaria puerta tallada en la roca, depositaria de numerosas leyendas y madre de los más enigmáticos fenómenos del altiplano -como ruidos extraños o apariciones de potentes luces- que han alcanzado, sin llegar a exageración, fama internacional.

Posiblemente, a José Luis Delgado Mamani le debemos la difusión de la existencia de este portal, que en el círculo esotérico y metafísico se atribuye a la leyenda de Aramu Muru. Pero fue otro personaje quien publicitó la existencia de este sacerdote de una civilización desaparecida.

En 1961, el esotérico Brother Philip publicó en Inglaterra la hoy célebre obra "El Secreto de los Andes", donde dedicó varias páginas al lago Titicaca, Aramu Muru, y la Hermandad de los Siete Rayos. Según Philip, el Señor Muru (Aramu Muru) era un antiguo guardián del conocimiento de Lemuria o Mu, y que trajo a Sudamérica, concretamente al lago más alto del planeta, un poderoso disco de oro.

Verdad o mentira, la Asociación Sanat Kumara, dirigida por la contactada norteamericana Dulcie Lilly -más conocida como Sister Thedra-, se incomodó por estas afirmaciones enviando un mensaje de advertencia sobre lo allí escrito.

Supuestamente, Aramu Muru habría "desaparecido" en la puerta de Hayumarca -nombre que significaría "la ciudad de los espíritus"- para esconder de los españoles el disco de oro de Lemuria. Frente a todo esto, pensamos que es conveniente aclarar que Mu y Lemuria son dos cosas distintas.

El primero, evoca un presunto continente desaparecido en el Pacífico, cuyos restos se amparan en la isla de Pascua, Tahití, Samoa, las islas Cook, las Tongas, las Marshall, las Kiribati, las Carolinas, las Marianas, Hawai y las islas Marquesas. Por otro lado, Lemuria eran vastas tierras que, en una época remota de nuestro mundo, se hallaban unidas a África, cuna del ser humano, en el actual océano Indico.

Enclaves de Poder en el Altiplano

En un viaje anterior a Puno, haciendo uso de un mapa y una brújula en la mismísima Puerta de Hayumarca, descubrimos que el umbral de roca apunta en línea recta a la Isla del Sol, cuna de leyendas y mitos sobre el origen del Imperio Inca. Acaso, ¿se trataba de un mensaje o coordenada?

No nos sorprendería, por cuanto este escenario andino ya tiene fama de agrupar diversos enclaves energéticos en líneas de fuerza y hasta en figuras geométricas.

Ya en 1977, la arqueóloga María Scholten de d'Ebneth, sacudió los cimientos de la academia al publicar por primera vez sus investigaciones sobre "La Ruta de Viracocha". En dicho estudio, la señora Scholten demostró que diversos puntos arqueológicos de Bolivia, Perú y Ecuador -lugares que las leyendas marcan como "zonas de paso" del dios instructor Tecsi Viracocha- estaban magistralmente alineados con el uso de la geometría, poniendo así sobre el tapete los verdaderos conocimientos científicos de las antiguas culturas andinas.

Esto resulta particularmente inquietante ya que lo primero que uno se pregunta es: ¿Entonces quién fue realmente Viracocha?


Tiahuanaco era llamado en el pasado "Ciudad Eterna", la antigua Wiñaymarca del gran Huyustus, el primer Gran Maestre de "los sacerdotes salvados de las aguas". Para nuestra suerte, aún podemos rastrear la historia de aquel empolvado tiempo. Por ejemplo, Kitari, uno de los más grandes quipucamayocs del incanato aquellos que guardaban los archivos históricos del Imperio, nos cuenta que Huyustus era un señor poderoso, rubio y de ojos azules...

Hoy en día los pescadores del Titicaca en el lado Boliviano recuerdan la historia de la antigua Wiñaymarca, la morada de los gigantes y la magia. El mismo Pedro Cieza de León (reputado cronista español), recogió un dato interesante: cuando los incas llegaron a Tiahuanaco hallaron a la misteriosa ciudad en ruinas, lo cual ya nos indica qué tan antigua era.

Por otro lado, el inca Garcilaso de la Vega escribía en sus Comentarios Reales (1609) que un hombre apareció en Tiahuanaco cuando "cesaron las aguas", lo que también nos hace recordar la migración de los sobrevivientes atlantes hacia la cordillera de los Andes.

Sobre la existencia de los gigantes, no nos debemos sorprender en lo absoluto, por cuanto los cronistas antiguos hacen amplia referencia a ellos. De igual forma, en todas las culturas, encontramos claras alusiones a seres de gran estatura.

Las leyendas incas mencionan a estos gigantes una y otra vez. En el Perú antiguo, por ejemplo, se afirma que en tiempos del incanato hubo una llegada masiva de gigantes en las costas de Lambayeque (!). ¿Quiénes eran? ¿De dónde venían? ¿Tenían relación con la Atlántida?

Una teoría arriesgada -pero posible- sostiene que el gigantismo de algunos atlantes se debía a la hibridación con seres extraterrestres de gran estatura; así se transmitió el código genético necesario para que ello sucediese.

En Tiahuanaco, a decir del estudioso Guillermo Lange Loma, los gigantes eran conocidos bajo el nombre de "Antilis" y Chullpas", sobrevivientes de un mundo perdido, estableciendo en el altiplano, hace miles de años, una sociedad avanzada que fue la madre del Imperio Inca.

Para Arthur Ponsnanski, padre de la Arqueología Boliviana, Tiahuanaco tiene entre 10.000 y 15.000 años de antigüedad.















El Disco Solar



"El Disco Solar es una representación de la estrella que mantiene en equilibrio este sistema planetario, es la imagen del Sol Central de la galaxia, aquel que alimenta la Tierra con energía de la Luz Violeta, por ello se denomina Sol Manásico, que a su vez es la representación del Padre-Madre-Creador. Es el emblema de la Hermandad..."

Alcir, Maestro intraterrestre


En nuestra labor de Misión a lo largo de estos últimos años se ha venido hablando de un disco metálico el cual acompañó a distintas civilizaciones del ayer, y cuyo significado para la humanidad es de indescriptible valor. Basándonos en la información suministrada por Ricardo González en su libro "Los Maestros del Paititi", he aquí una rápida reseña del bien denominado, Disco Solar, el sagrado emblema de la Hermandad Blanca.


El Equilibrio
La llegada de los Mentores de la Luz

Después de la destrucción de la Atlántida, una fuerza interplanetaria de paz llegó a la Tierra para fundar lo que sería la Gran Hermandad Blanca de nuestro mundo; de esta forma se conseguiría el equilibrio necesario para que el ser humano pudiera continuar con su proceso de evolución.

Estos 32 Maestros extraterrestres se ubicaron en galerías subterráneas en una región secreta del desierto de Gobi en Asia. Desde allí velarían por la quinta humanidad.
Cada uno de ellos representaba una determinada civilización del espacio; su honda sabiduría y profundo amor por la vida los calificaba como los más aptos para llevar a cabo la misión de incorporar en nuestro mundo la semilla de la Luz.
Una vez los Mentores de la Luz se establecieron en sus Salones de Amenti (templos intraterrestres que ya habían sido acondicionados por seres procedentes de Sirio), construyeron un impresionante disco metálico, hecho con una extraña aleación de minerales extraterrestres y de nuestro planeta.

Se trataba pues, del Disco Solar, una llave que abre las puertas entre las dimensiones y que puede "llevar" al planeta entero al Real Tiempo del Universo. Así mismo, el Disco representaba al Sol Central de la galaxia, fuente importante de energía que llega a toda nuesta Vía Láctea, bañándola con la transmutadora fuerza de la Luz Violeta.
Está demás afirmar que las radiaciones solares o energía Cilial de nuestro propio Sol, son también canalizadas por el poderoso Disco de los Maestros. En los mundos evolucionados se aprovecha al máximo el poder de las estrellas.

El Disco Solar se constituiría en el santo emblema de la Hermandad Blanca, representado gráficamente con la figura de tres círculos concéntricos: los tres planos, los tres universos, la trinidad sagrada y la Ley del triángulo.
No obstante, la Jerarquía venida del espacio sabía que no podría prolongarse indefinidamente en sus cuerpos físicos. Fue entonces que los 32 Mentores de la Luz vieron en los Estekna-Manés, que habían sobrevivido a la destrucción de la Atlántida, el reemplazo perfecto.


En manos sagradas
Los Estekna-Maneses toman la posta

En la Atlantida, un Estekna-Manés o Guardián de Registros era un ser que requería poseer físicamente los códigos genéticos de una raza del espacio y otra de la Tierra; es decir un Mestizo o Estekna. Además el guardián debía haber superado las más duras pruebas que lo ratificaban como un Mentor o Manés. El desarrollo de facultades psíquicas y el camino espiritual (es decir, la evolución en los tres planos, físico, mental y espiritual) fue el derrotero de aquellos atlantes que se mantuvieron firmes por las sendas de la Luz. Luego de ello, los Altos Maestros de la naturaleza entregaban al nuevo Guardián un poder, para que éste defienda los archivos de su pueblo que estarían en su custodia.

A su vez los Estekna-Maneses que lograron escapar de la catástrofe, se refugiaron en los recintos subterráneos que habían previsto; allí permanecerían custodiando los anales que rescataron de la Atlántida, así como algunas de las máquinas de su extinta civilización...

Entre las afirmaciones que Alcir brindó, se encontraba la historia de los "Tres Héroes", altos líderes de la Atlántida y que en todo momento velaron por la seguridad de los registros. Fueron ellos los que sugirieron emigrar a moradas subterráneas que serían construidas en todas partes del mundo; los Tres Héroes fueron también los que recibieron de los 32 Mentores de la Luz el sagrado Disco Solar y los archivos.

Así, los Mentores, luego de confiarles la magna obra, le entregaron el Disco Solar, que sería colocado en un templo subterráneo cerca al actual lago Titicaca. Este lugar era llamado "Ciudad Eterna", la antigua Wiñaymarca del gran Huyustus, el primer Gran Maestre de los sacerdotes salvados de las aguas.


Ciudad Eterna
El Disco en su esplendor

Ciudad Eterna se mantuvo activa por miles de años; su maravillosa arquitectura se erguía desde las galerías intraterrenas hasta sobrepasar la helada superficie andina, mostrando sus colosales paredes y sus finos grabados en la roca. Este centro espiritual, la legendaria Wiñaymarca, que otrora fue resplandeciente en las cercanías del lago sagrado, cobijó una estirpe de sabios, herederos de un conocimieto antiguo y de una noble responsabilidad; así era Ciudad Eterna, cuyo único testimonio se ampara en las leyendas y en las ciclópeas ruinas de Tiahuanaco.

No obstante, su conformación pacífica e inofensiva la transformaría en un blanco sencillo para los aguerridos pueblos que habían surgido. Ante la amenaza, los Maestros pusieron a salvo el Disco Solar, y sellaron la entrada del templo subterráneo que lo albergaba. Los invasores nunca encontrarían el recinto secreto, aunque dieron muerte a varios sacerdotes de la ciudad.

Uno de los descendientes directo de Huyustus se dirigió hacia una isla del gran lago sagrado, él sabía en qué lugar - la actual isla del Sol en Bolivia - se encontraba un antiguo túnel que le ayudaría a escapar del peligro. Este hombre, hábil e inteligente, sería conocido más tarde como Manco Cápac o Ayar Manco.

Manco Cápac comprobó que muchos hombres se hallaban en estado de barbarie, y lejos de sentir rechazo hacia ellos, se apiadó del ritmo tan violento que llevaban. Fue así, que guiado por una fuerza superior, decidió ayudar a aquellos pueblos, para que estos conocieran la Luz de la civilización. La Confederación Galáctica aprobaba sus intenciones y le otorgó el apoyo necesario para iniciar lo que se denominaría Proyecto-Inca. Cabe mencionar que Manco Cápac no estaba solo. Ayudado por su hermana de sangre, quien es mencionada en las leyendas andinas como Mama Ocllo, iniciaron el proyecto.


El Gran Imperio de Manco Cápac
El Retorno del Disco Solar

El lugar para sembrar las bases de una nueva civilización se llevaría a cabo en el Qosqo (Cusco), lugar magnético que reunía las condiciones para servir de escenario a una elevada cultura. Los primeros tiempos de lo que podríamos llamar la "segunda dinastía Inca", - la primera corresponde a Tiahuanaco - transcurrieron con suma felicidad, paz y abundancia.

No pasaría tiempo para que Manco Cápac revelara la existencia del Disco Solar; así, antes de su muerte, le confió a Sinchi Roca, su sucesor, la entrada secreta al recinto subterráneo que se hallaba a orillas del lago Titicaca, conocido antiguamente como Mamacota o Puquinacoha (lugar de origen). El Disco fue hallado y de inmediato fue trasladado al Koricancha de Cusco, el templo de oro dedicado al astro solar.

Lamentablemente la sangre guerrera de los incas empezaría a surgir. Guiados por Sinchi Roca - curiosamente Sinchi significa guerrero en quechua- llevaron a cabo un plan que procuraba expandir el imperio más allá de los límites conocidos. En esta ocación la Gran Hermandad Blanca no se hallaba al margen de los acontecimientos.

Desde el centro principal de la Jerarquía, construido bajo tierra en las selvas de Madre de Dios (actual Perú) - luego de la destrucción de la Atlántida -, llegaron tres emisarios al Imperio, advirtiendo el desenlace fatal que se aproximaba. Los Maestros Incas sabían que los enviados del reino intraterrestre se hallaban en lo cierto, ya que diversas señales que habían venido observando apuntaban al final del Imperio Inca. Entonces, luego que se marcharon los emisarios, los ancianos quipumayoc del imperio escondieron todos los archivos que pudieron reunir de la cultura andina; de igual forma llevaron el Disco Solar hacia un lugar seguro. Un disco fabricado en oro puro, idéntico al original, sería puesto en reemplazo en la pared del Koricancha - esto para no despertar sospechas. Es interesante saber que el galeón español que se llevó la réplica del Disco Solar nunca llegó a su destino.

En 1533, con la peregrinación de Choque Auqui hacia la selva, el verdadero Disco Solar y los archivos serían puestos finalmente a salvo (la huida del legendario Choque Auqui - presunto hermano de Huáscar y Atahualpa-, junto con un amplio grupo de Maestros y demás personajes del Imperio hacia la jungla, obedecía a motivos muy profundos). Se dirigieron precisamente allí, al Antisuyo mítico, porque los incas sabían muy bien de la existencia de una ciudad de "dioses" muy antigua, y sólo comparable en esplendor con el Qosqo; es por ello que del quechua Paykikin Qosqo (parecido a Cusco) vendría la palabra Paititi.


El resguardo de Paititi
Esperando por la hora del Anrrom

Según el Maestro Alcir en su diálogo con Ricardo González, el Disco Solar se encuentra actualmente en Paititi.

- Los Mentores de la Luz engendraron el Sagrado Disco Solar, y este fue dado a los sobrevivientes de la Atlántida...
- ¿El Disco Solar? - preguntó Ricardo, ávido de conocer la respuesta.
- Sí, está aquí en Paititi.
La pantalla cambió y mostró una amplia habitación subterránea en donde se veía un impresionante disco métalico, de unos tres metros de diámetro y cubierto de una serie de símbolos entre los que resaltaba el tridente. Parecía hecho de oro y brillaba por si solo.
- El Disco Solar abre las puertas entre las dimensiones, pero sólo aquel que abra las puertas de su corazón merecerá estar físicamente ante él en representación de aquellos que no llegaron - dijo tajante y muy solemne, Alcir.

Los achivos históricos de Mu y Atlántida, que datan desde tiempos inmemoriables, se hallan reunidos en las galerías subterráneas de Paititi. Así mismo, los archivos perdidos del Imperio Inca y otras culturas que aun nos son desconocidas, se hallan también en el mundo interior. Además las planchas metálicas y los cristales de información que contienen pasajes extraídos del Registro Akáshico se hallan al lado de los archivos antes mencionados. Los 32 Mentores de la Luz dieron estas planchas de secreta simbología y los poderosos cristales a los sobrevivientes atlantes, junto con el sagrado Disco Solar, que es la llave entre las dimensiones y que, por consecuencia, podría "leer" el Archivo Akáshico, el cual es llamado por los Guías y Maestros, "El Libro de los de las Vestiduras Blancas".

Para mayor información sobre el libro, "Los Maestros del Paititi", de Ricardo González,
por favor regrese a la primera página y haga click en Rahma Perú.


El Hombre y la Hermandad ( Asumiendo la responsabilidad.

Contacto es comunicación. Es establecer el puente de unión de mentes y almas, orientándolas hacia un fin trascendente como es el de crear condiciones de realización personales y colectivas. Contacto es comunicación, y comunicación es en este tiempo, comunión en la acción.

Del Guía Oxalc.

¿Por qué el contacto con nuestros Hermanos del Interior y las reponsabilidades intríncicas del acercamiento?; ¿qué papel debe desempeñar el Hombre comprometido?; ¿qué aprendemos y a qué nos atenemos? Estos son algunos de los cuestionamientos que nos hacemos al conocer esta maravillosa y misterosa historia de los Seres que nos acompañan en el interior del globo terráqueo. Las razones del contacto, han sido expresadas por ellos mismos, precisamente por medio de diversas cominicaciones. Esto lo que han transmitido:

"El contacto con la Hermandad Blanca se hace para elevar los niveles de conciencia de aquellos a quienes les toca un rol más específico en la Misión. Este no se dará en la forma que muchos se imaginan, sino obedeciendo a planes que fueron revisados y preparados cuidadosamente. Esta preparación se hizo necesaria para obtener a través de los activadores mentales, todo aquello que en algún tiempo les fue suministrado.

"El contacto requiere una labor consciente y personal. No es cuestión de eventos pasajeros, emocionales o espectaculares; tampoco pueden pensar en figuraciones personales.

"Lo que obtendrán del contacto con la Hermandad Blanca será para poner en marcha una serie de mecanismos que no sólo tienen que ver con la Misión, sino con toda la humanidad. La responsabilidad es tan grande que si no estuvieran de verdad preparados y pretendieran asumir un riesgo de esa naturaleza, se acarrearían un karma muy grande...

"Ya les dijimos anteriormente que por sobre todas las cosas, Rahma tiene una Misión particular, que es la de "salvar" al "Hombre", entendiéndose como el rescate de la humanidad interior que llevan dentro".

De los Guías Oxalc, Anitac, Titinac

"El contacto procura un compromiso con la humanidad y con el cambio de vida. Es esto lo que nuestra presencia y la de otras entidades interdimensionales como parte del contacto buscamos apoyar, que mantengan el interés y la dedicación por encontrar su propia superación.

"El contacto es establecer una conexión a múltiples niveles con la humanidad y con el universo circundante, pero también es una prueba de crecimiento personal y colectivo. Por ello cada experiencia de contacto requiere preparación y disciplina, pero no para merecer ver cosas, ni para imaginarse cosas, sino para mantener la ecuanimidad durante el desarrollo de los acontecimientos, fortaleciéndose uno mismo y aprendiendo a sensibilizarse cada vez más, a la vez, percatarse de ciertos otros acontecimientos que en condiciones normales les habrían pasado inadvertidos.

"Todos podemos aprender y enseñarnos mutuamente, esto lo decimos porque a algunos les tocará develar cosas, mientras que a otros su labor les llevará a recordar otras. Y esto ha sido previsto así por cuanto obedece a un Plan Cósmico dispuesto por las Grandes Mentes del Universo para vuestro planeta, por medio de él, pero no solamente él".

Del Guía Oxalc

Las abducciones y la distorsión temporal



¿Qué pasa con el tiempo perdido durante los encuentros extraterrestres y abducciones? ¿Con esos lapsos en blanco? Ya la Biblia lo dice:"un día es como mil años, y mil años como un día". Todo indica que Albert Einstein tenía razón, y que el factor tiempo no sería el mismo en distintos puntos del Universo.

Por: Lic. Sebastián Pagano
sebastianpagano@email.com

Este tema que voy a tratar no es fácil. Y afirmo que no lo es, por la sencilla razón de que mis análisis y mi experiencia me han llevado a elaborar toda la hipótesis referida al asunto de los secuestros de seres humanos por parte de presuntos extraterrestres, mejor denominados abducciones (del inglés "abduction": secuestro).

El secuestro que sufriríamos permanentemente los humanos, y al mismo tiempo, la manipulación y experimentos que realizarían sobre nuestros cuerpos, adquiere ribetes dignos de tener muy en cuenta, sobre todo en aspectos que pueden fluctuar desde la arista más tenebrosa hasta esa otra, una actitud de ayuda o salvífica para muchos que estarían al borde del colapso existencial.

Pero antes de avanzar en este tema, se hace necesario puntualizar aspectos que tienen que ver con las diversas maneras de abducciones.

Está la más común, es decir, aquella que indica que un protagonista narra haber observado una luz mientras conducía su automóvil, y luego posee un lapsus, y se ve en su vehículo en otro sitio sin saber cómo llegó allí. Constata en el reloj que ha transcurrido un lapso que no puede explicar. Posteriormente, ese tiempo en blanco es posible reconstruirlo mediante sesiones de hipnosis, donde el protagonista en trance narrará su experiencia con alienígenas, que no recuerda en vigilia.

Por supuesto que a esto muchos analistas y psicólogos lo niegan, indicando que los supuestos protagonistas de hechos de estas características simplemente extraen de su subconciente fantasías de su infancia o su adolescencia, o bien asumen arquetipos que le son similares a toda la Humanidad.

Sin embargo, esos profesionales del descreimiento y del descrédito, no pueden explicar algunos efectos físicos, tales como quemaduras e incisiones, coincidentes con lo expresado en las sesiones de hipnosis.

Es más, los psicólogos que se centran en el tema de los arquetipos entran en el desconcierto cuando se constatan implantes minúsculos cuyo origen no pueden explicar

El tiempo: ese componente esencial

Hemos descripto un tipo de abducción, donde el tiempo real se "borró" de la mente conciente, aunque en realidad éste transcurrió.

Sin embargo deberíamos considerar una abducción muy diferente, donde el componente temporal es muy distinto.

Tal vez, para considerar esta nueva arista del fenómeno, debemos tener en cuenta lo afirmado por Albert Einstein, en el sentido de que el factor tiempo no sería el mismo en distintos puntos del Universo. Esta afirmación no es un tema menor, pero si consideramos seriamente esta alternativa, caeríamos en la cuenta de que muchas cosas extrañas que suceden a diario, podrían llegar a explicarse desde un plano que excede la capacidad de asombro del hombre moderno.

Es bíblica la afirmación de que "un día es como mil años, y mil años como un día". Esta afirmación está indicando la distorsión temporal.

Si un minuto de nuestro tiempo puede llegar a ser un mes o un año de otro lugar del Universo, nos enfrentaríamos con un grave problema sin dudas.

La gravedad del asunto es si consideráramos algún tipo de abducción, pero a través de coordenadas temporales diferentes. En este caso, los alienígenas podrían manipular impunemente a los seres humanos, pues sus "secuestros" podrían parecer insignificantes para nosotros (un minuto de nuestro tiempo sería un día o un mes para los intrusos espaciales). Para nosotros, el lapso tan insignificante no lo tomaríamos en cuenta, pero tal vez, en un minuto de nuestro tiempo, nos trasladen a otro lejano punto del Cosmos, y allí en días y semanas vivamos aventuras casi rayanas en el delirio... pero muy reales.


Una humanidad controlada

Siguiendo el más elemental razonamiento, caemos en la cuenta de que los diferentes lapsos implicarían un posible control de todos los vivientes de una manera sutil, pero muy directa, sin que nadie pueda percatarse de esto.

La distorsión temporal reduciría a cero las pretendidas distancias cósmicas, esas "barreras" que los científicos del establishment esgrimen como argumento para desacreditar toda posible actividad extraterrestre.

Pero esta nueva perspectiva en la actividad alienígena debería llamarnos profundamente a la reflexión: si aceptamos esta nueva perspectiva, entonces ya no podríamos desestimar de plano la posible actividad a todo nivel, de manera tal que todo el género humano estaría a expensas de entidades extrañas de formas y actitudes imposibles de determinar seriamente.

Por el momento hablamos simplemente de posibilidad, pero al menos dos cosas podrían hacernos reflexionar: una, es el caso del controvertido peruano Sixto Paz Wells, quien argumentó haber estado varias semanas en Ganímedes, aunque en realidad estuvo ausente quince minutos cuando abandonó la compañía de miembros del IPRI en el Perú, y en plena montaña andina, se perdió a través de lo que él llama un "xendra" (puerta dimensional).

Esta afirmación de Paz Wells podría haber quedado como una mera anécdota sin mayores fundamentos, si luego no sucediera en Chile el sonado caso del cabo Valdéz, aquél integrante de una patrulla en maniobras que se introdujo en un banco de niebla en pleno campo y sus compañeros no pudieron ubicarlo hasta que reapareció en un lapso similar en extensión al relatado por Paz Wells, y aunque no recordara nada de lo sucedido poseía Valdéz, para asombro de todos... una espesa barba de varias semanas (¡!).

Es hora, pues, de que tomemos con toda seriedad esta eventualidad de la manipulación extraña y (¿por qué no?) peligrosa sobre nuestras humanidades, aunque también podríamos aventurar el ángulo beatífico, donde estos símiles de "ángeles del Señor" ayudarían a buena parte de los humanos a superar muchas de sus dificultades. Después de todo, esta arista no tiene por qué ser desechada, y para el creyente en ángeles, arcángeles y creencias similares esto sería una explicación razonada y plausible, aunque le extraigamos lo divino y sobrenatural que baña las diferentes creencias.

Centro de Armonización Integral Al Filo de la Realidad - http://www.eListas.net/lista/afr
alfilodelarealidad@yahoo.com

Los evangelios siguen siendo muy posteriores a Cristo

La crítica
Nuevo estudio
La teoría del testigo visual
¿El Evangelio de Marcos en Qumran?
En conclusión

Desde hace unos años -en referencia a tres minúsculos trozos de un papiro (Pap. Magdalen. Oxford) que contienen unos pocos versículos del Evangelio de Mateo-, la prensa española en su sección de cultura ha publicado titulares como los siguientes: "La ciencia confirma que el Evangelio se escribió poco después de morir Cristo"; "Es posible... que (tres diminutos fragmentos de papiro) constituyan uno de los documentos más importantes del mundo"; "Un documento revelador para la cristiandad: el auténtico testimonio de Jesús"; "El relato de un testigo presencial del Evangelio". Con casi total seguridad estas afirmaciones son falsas, pues suponen que poseemos ahora documentos ciertos para fechar los evangelios muy cerca de la vida de Jesús, y argumentos seguros para probar la total veracidad de las afirmaciones de estos escritos.

El detonante fue una conferencia, varios artículos y sobre todo un par de libros de Carsten Peter Thiede -un investigador alemán, fundador de un instituto propio de investigación que lleva el pomposo título de "instituto para la investigación fundamental científico-teórica"- los que causaron la conmoción. En el primero de sus libros ¿El manuscrito más antiguo de los evangelios? El papiro de Qumran 7Q5 y su importancia para los estudios neotestamentarios, de 1989, Thiede daba absolutamente por seguro lo que en principio no fue sino una modesta hipótesis del papirólogo español José O'Callaghan, a saber que entre los documentos de Qumran se encuentra un pequeño trozo del Evangelio de Marcos (6,52-53). De esta suposición se deducía lo siguiente: como Qumran fue destruido en el 68 d. C., ese evangelio hubo de componerse bastante antes; por tanto mucho más cerca de la vida de Jesús de lo supuesto hasta el momento, Para Thiede la propuesta de O'Callaghan era cierta sin oposición posible.... aunque el mundo científico casi en su totalidad se empeñara en rechazarla. No contento con tanta seguridad, Thiede deducía de su datación temprana del Evangelio de Marcos que éste debía contener recuerdos verdaderos de la vida de Jesús.... como si adelantar unos años la fecha de composición de un evangelio fuera ya una garantía de la total exactitud de su contenido.

La segunda publicación, de 1996, titulada El Papiro Jesús. El testimonio más sensacional sobre el origen de los evangelios después de los descubrimientos del Mar Muerto, fue el detonante definitivo que produjo las reacciones que más arriba hemos trascrito. En ella viene a decir Thiede que el Papiro Magdalen de Oxford (p64 = Papiro 64, en terminología científica) y el Papiro de Barcelona (P67 = Papiro 67, trozo del mismo manuscrito aunque conservado en otro lugar) son parte de una obra de mediados del siglo 1, en concreto hacia el 60, y por tanto, escrita años antes (hacia el 40: hay que suponer tiempo para la difusión) por Mateo mismo, como testigo ocular y verdadero de lo que vivió con Jesús.

Quien haya estudiado tan solo un poco el tema del origen de los evangelios sabe que estas afirmaciones suponen una revolución seria en la reconstrucción de la historia y cronología del cristianismo primitivo. Tales propuestas niegan que el primer evangelista fuera Marcos; que la obra de éste, el llamado primer evangelio, se escribiera hacia el 70 d. C., es decir unos cuarenta años después de la muerte de Jesús; que Mateo es posterior y que se inspira o copia de Marcos, por lo que debió componerse hacia el 80, más o menos ... ; que el Evangelio de Mateo no es obra de ningún testigo ocular... (puesto que se basa en fuentes escritas), y que probablemente no fue el apóstol Mateo quien la compuso, sino un discípulo de la segunda o tercera generación cristiana.

Todas estas ideas, firmemente asentadas entre los investigadores -protestantes, católicos, independientes o agnósticos- caerían por los suelos de ser cierto lo que Thiede afirma.

La crítica
Desgraciadamente para los sensacionalistas, las tesis de Thiede no se sostienen si se examinan con un poco de atención. lo único que ha hecho este personaje, con gran vista comercial, es construir una teoría atrayente con debilísimos y disputados argumentos... y casi diría que con alguna que otra rotunda falsedad. Vamos a comenzar nuestra crítica por la segunda y más importante publicación, en la que se recogen parte de los argumentos de la primera.

La primera observación concierne al título de la obra. No hay ningún papiro que lleve ese nombre, 'Papiro Jesús'. Resulta absurdo que Thiede lo denomine así puesto que se trata de breves trozos del Evangelio de Mateo. Si se admitiera tal denominación, todos los manuscritos de este evangelio (y son centenares) deberían portar el mismo título. En segundo lugar, es preciso hacer también una apostilla al subtítulo: Cualquier interesado sabe hoy que los manuscritos de Qumran contienen mucha información sobre el judaísmo anterior y más o menos contemporáneo de Jesús, pero ni una sola palabra sobre el cristianismo, ¡ni mucho menos sobre el origen de los evangelios!

Las siguientes críticas conciernen ya al contenido de la argumentación de Thiede... que -por cierto- tarda mucho en concretarse en su libro, engrosado con muchas páginas de poco interés para con el tema principal, que empieza a substanciarse después de más de cien páginas de preliminares... (1).

La teoría básica y fundamental del libro es que el Papiro Magdalen y el de Barcelona son de mediados del siglo I d. C. Ahora bien, esta teoría flaquea, hace agua por todas partes. Por si acaso alguien me acusara de puntos de vista personales en la refutación de estas hipótesis aparentemente revolucionarias, voy a criticarlas con palabras del único español que conozco que ha discutido en seno las teorías del libro que comentamos: A. Rodríguez Carmona (quien se inspira, me parece, en observaciones de J. K. Elliot en su reseña en la revista especializada Novum Testamentum). El teólogo español resume así las observaciones que dan al traste con toda la construcción de Thiede:

El primer argumento del profesor alemán es que los dos papiros hermanos (Magdalen y Barcelona) tienen una escritura muy parecida al rollo encontrado en Qumran sobre el Levítico (4QLXXLEVA) que es del siglo 1 d. C.: 'Las letras en los dos papiros están escritas de la misma manera, los trazos verticales y horizontales son del mismo grueso'. Pero "los especialistas replican que esto no es verdad, pues la misma foto del p64 que se ofrece en el libro de Thiede muestra claramente que los trazos verticales son más gruesos que los horizontales". Por tanto, la semejanza o igualdad de escritura falla. ¡Son las manos de dos escribas distintos!

El segundo argumento de Thiede es la comparación de los dos papiros, p64 y p67, con el rollo en griego de los 'profetas menores' (es decir, de Oseas a Malaquías), encontrado también en la zona del Mar Muerto, en Nahal Hever en concreto, datado en el siglo I d. C. El autor alemán "advierte que en los tres manuscritos se emplea en determinadas letras un estilo decorado (que pertenece al siglo I de nuestra era, y no después)". Pero los expertos en papirología replican a Thiede que esto tampoco es verdad; basta con observar atentamente las fotografías de los dos manuscritos (p64 y p67) y contrastarlas con la del texto de Nahal Hever para darse cuenta de que el tipo de escritura no tiene que ver casi nada una con otra.

"Finalmente presenta Thiede otro manuscrito, el papiro de Oxirrinco 246, que es en su opinión, casi gemelo con el p64 y que se puede datar en el 66 d. C. De nuevo los expertos rechazan el parecido y argumentan tras un estudio comparativo que no hay relación importante entre ellos'

Nuevo estudio
A estos serios argumentos podemos añadir, por nuestra parte, los resultados del contundente trabajo de T. C. Skeat, papirólogo renombrado, aparecido en el número 43,1 de la revista New Testament Studies de enero de 1997 (pp. 1-34). Skeat llevaba ya un par de años estudiando estos manuscritos antes de que apareciera la tesis de Thiede. Quedó sorprendido por las ideas de éste, por lo que decidió adelantar en un artículo parte de sus resultados.

Argumenta Skeat, tras un análisis codicolólico exhaustivo de los textos imposible de resumir aquí, que los papiros Magdalen y Barcelona pertenecen a un antiguo códice del que se conserva también otro fragmento, el llamado p4, y que el manuscrito en conjunto (es decir, el formado por los tres trozos) no puede datarse de ningún modo antes de finales del siglo II o a comienzos del III.

Después de exponer los resultados de su propio estudio y de comparar las opiniones sobre el papiro de otros eminentes especialistas concluye: "Para resumir: sobre la base de lo anteriormente dicho la única diferencia real de opinión respecto a la datación de lOS papiros p4 y p64 + p67 es Si (en la opinión de todos los especialistas menos Thiede) han de catalogarse como de finales del siglo II o hacia el 200".

Skeat aporta, además, otro argumento: el tipo de escritura de los dos papiros en discusión (p64 + p67) se parece en verdad a la de otros dos manuscritos griegos (Pap. Vindobonensis G 29768 y 29784), de caligrafía prácticamente igual (tanto, que las manos "pueden describirse como idénticas"),y que son sin duda ninguna de finales del siglo II d.C.

En síntesis, Thiede no parece tener razón en ninguno de sus argumentos. La pretendida revolución cronológica y sus consecuencias se desmoronan por los suelos al fallar su base. Los papiros Magdalen y Barcelona son con toda seguridad de finales del siglo II o comienzos del III. Sobre el origen y fecha del Evangelio de Mateo habrá que investigar por otros cauces.

La teoría del testigo visual
Queda aún una idea que va unida a la tesis principal de Thiede, y es: un evangelio escrito tan poco tiempo después de la muerte de Jesús sólo puede haber nacido de la pluma de un testigo visual. Y si es así hubo de ser fidedigno. Por tanto, todo lo que cuenta sobre la vida de Jesús es verdadero. Por poner unos ejemplos: han de ser ciertas la matanza de los inocentes por parte de Herodes o la visita al niño Jesús de los Reyes Magos...

Pensado fríamente, es difícil entender cómo pueden esgrimiese tales argumentos dentro del ámbito científico. Aunque el Evangelio de Mateo se hubiera escrito en una fecha temprana (hemos visto ya que a partir de los datos de Thiede no es posible.... pero concedámoslo), ¿se sigue de ello necesariamente que el autor del escrito evangélico hubo de ser testigo visual de todo lo que narra? ¿Hay algún nexo lógico en tal deducción? No lo parece.

Concedamos también que el autor del evangelio fuera contemporáneo de algunos hechos de Jesús. ¿Se deduce de ello sin remisión que todo lo que él hubo de escribir diez o veinte años más tarde había de ser necesariamente verdadero? Ciertamente no, salvo que se argumente que el autor estaba inspirado por el Espíritu Santo.... pero entonces nos salimos del ámbito de la Historia. ¿Cuántas narraciones de periódicos o de revistas hay cuyos autores son contemporáneos de los hechos que se narran, de las que se descubre más tarde que o son falsas, o que su óptica está distorsionada, o sesgada, o sencillamente que en ellas se cuenta mal lo acaecido, omitiendo datos importantes o añadiendo otros impertinentes? Por tanto, del hecho de que un escritor sea más o menos contemporáneo de lo que escribe no se deduce que todo lo que él narra haya de ser fidedigno y verdadero. Y volviendo a los ejemplos antes mencionados, la historia de los Magos... o la matanza de los inocentes... noticias del evangelio llamado de Mateo de cuya historicidad incluso los estudiosos católicos serios dudan, ¿han de ser verdades simplemente porque las escribió alguien que vivió más o menos unos treinta años después de esos sucesos? Y una última consideración: ¿cómo una fecha teórica de un manuscrito hacia el 60 d. C. prueba que fue Mateo y no otra persona quien escribió el evangelio? Creo que no es necesario insistir más en lo endeble de toda esta argumentación.

¿El Evangelio de Marcos en Qumran?
Como dijimos antes, otra de las tesis que va unida con la persona de Carsten R Thiede y con esta pretendida revolución cronológica del cristianismo primitivo es la defensa a ultranza de la teoría (de 1972) de José O'Callaghan de que en las cuevas de Qumran se han encontrado restos del Evangelio de Marcos (el manuscrito llamado 7Q5).

A este respecto se imponen algunas observaciones elementales que arrojan dudas serias sobre la veracidad de esta hipótesis. En ese pequeño fragmento hallado en Qumran la reconstrucción de las letras que faltan o se leen mal es muy dudosa. En primer lugar, no puede estarse absolutamente seguro del número de letras que contenía cada línea de ese manuscrito de la cueva 7, con lo cual la posición de las que quedan es muy discutible. Por tanto, el orden de ellas -fundamental a la hora de establecer por medio de un computador una secuencia de letras que coincida con algún texto conocido- no es totalmente seguro. Segundo, de las aproximadamente 20 letras conservadas en el fragmento 7QS sólo se identifican bien 14; las otras 6 deben leerse de un modo algo distinto al usual, y, lo que es más grave, para que concuerde este fragmentito con nuestro evangelio actual habría que suponer en un texto tan breve, Me 6,52-53, nada menos que la omisión de tres palabras, variante que no parece en ninguno de los múltiples manuscritos que poseemos de ese Evangelio. Por si esto fuera poco, diversas combinaciones con las letras legibles, efectuadas por un ordenador, han dado la posibilidad de que ese pequeño fragmento fuera identificable, también con leves diferencias, con otros textos del Antiguo Testamento, de los Apócrifos, o incluso con algún pasaje de la literatura griega clásica.

Por todo ello la hipótesis de O'Callaghan ha sido generalmente abandonada por insegura.

Recientemente, según me ha comunicado personalmente el editor español de los textos de Qumran, Florentino García Martínez, un nuevo descubrimiento ha venido a zanjar, quizás definitivamente, esta cuestión de si hay o no un trocito del Evangelio de Marcos en Qumran. Recientemente ha quedado confirmado científicamente que cada planta de papiro tiene una configuración especial de las fibras internas que es propia y sólo suya. Esta configuración especial de cada ejemplar de papiro puede compararse exactamente con las huellas digitales entre los seres humanos: no hay dos exactamente iguales. Pues bien, los rasgos peculiares de las hojas de papiro donde están escritos 7Q4 y 7Q5 son exactamente iguales. Se trata, pues, del mismo manuscrito. Respecto a 7Q4, tras laboriosos tanteos y estudios, sabemos que ha sido identificado por fin por Emile Puech (Director de investigación en el Centre National de la Recherche Scientifique de París) como perteneciente al final del llamado Libro I de Enoc. Por tanto, si 7Q4 pertenece al libro 1 de Enoc..., ¡7Q5 también! Por consiguiente, no al Evangelio de Marcos.

Con ello otro pretendido argumento para la revolución cronológica de los escritos del cristianismo primitivo se desvanece también.

En conclusión: nos confirmamos en que las afirmaciones transcritas al comienzo de este artículo son exageradas, apresuradas, falsas y propias de un afán sensacionalista. Hoy por hoy no hay peso en los argumentos sobre la pretendida antigüedad de los papiros del Magdalen College y de Barcelona, o sobre el descubrimiento de textos cristianos en Qumran (7Q5) que nos permitan afirmar que los evangelios de Marcos y Mateo se escribieron muy pronto tras la muerte de Jesús y que son el producto de un testigo visual. Nada de ello es verosímil. El cuadro temporal del cristianismo primitivo que la Filología, la Historia y los estudios cronológicos han ido componiendo lentamente a lo largo de casi doscientos años de investigaciones no se ha modificado.

Jesús nació el 25 de Diciembre del año 0 ?

por Camilo Valdivieso

Cada mes de diciembre las grandes ciudades del mundo iluminan sus amplias avenidas con un sin fin de adornos que recuerdan los más utópicas fantasías de la mente humana.
Los niños esperan con ansias la llegada de la noche buena, fecha en que se acerca en su trineo mágico es mítico ser que llamamos Santa Claus o viejo Pascuero. Sea el regalo más caro o el más humilde es un instante del año que nos transporta a los momentos más ingenuos de nuestra existencia.


Los adultos juegan malabáricamente con las finanzas tratando con ello de lograr el gran desafío de cumplir los deseos continuamente externalizados de sus hijos.
Esto se repite año, tras año, y lo único que cambia es el estado de la gente, puesto que los medios y la publicidad no perdonan un buen o mal año.
Pero alguna vez nos hemos puesto a reflexionar en el verdadero sentido de esta fecha?, hemos intentado cambiar la presión social por la esencia de un evento que habría cambiado al mundo? Difícil. Pero que pensaríamos si supiéramos que la historia nuevamente nos ha jugado una mala pasada y ese redentor que conocemos con el nombre de Jesús de Nazareth no hubiese nacido el 25 de diciembre del año cero?...

Para esto tendríamos que trasladarnos a la época en que se desarrollaron estos eventos y tratar de entender como parte del conocimiento que nos entrega la sociedad en que vivimos, está lleno de desvirtuaciones, ya sea por la ignorancia en la que estamos sumidos, como por los intereses que se comenzaron a plasmar desde épocas inmemoriales.

Profecías de un nacimiento

Balaam era nativo de la ciudad de Pethor, sector muy cercano al Eufrates. Se caracterizaba por ser un profeta de emisión fuerte y concreta. Su profecía data del año 1.100 a.C. y dice lo siguiente:
"La veo pero no ahora, la contemplo pero no de cerca. Alzase de Jacob una estrella, surge de Israel un cetro que aplasta los costados del Moab y el cráneo de todos los hijos de Set"


Para esa época la llegada de un salvador se veía muy lejana, aunque el nacimiento de profetas y patriarcas era común. La tradición plantea de manera muy justificada ciertas características que diferencian el nacimiento de Jesús, haciéndola coincidir con un gran número de hechos sobrenaturales que resaltan la esencia sagrada detrás de su llegada.
Pero al indagar en el folclor de pueblos antiguos, captamos que hay muchas similitudes en las presencias de algunas deidades que ejercieron una influencia marcada hasta nuestros días. Es el caso de Buda al cuál se le atribuye el haber nacido de una virgen y de realizar milagros y maravillas en su vida. También nos llama la atención el nacimiento de Horus y Mitra quienes habrían abierto los ojos a este mundo un 25 de diciembre y de haber sido concebido por los dioses, puesto que sus Madres eran puras.


Y así muchas semejanzas con el Jesús cristiano. Pero sin duda que los eventos que rodeaban al Mesias son incomparables, incluso por el aura que marcaba su llegada...
En el año 734 a.C. Miqueas formula una de las profecías más precisas, y dice así:
" Y tú Belén , Tierra de Judá , no eres ciertamente la más pequeña entre los principes de Judá por que de ti saldrá un jefe que apacentará mi pueblo de Israel" (Miqueas,5-2). Cada una de estas narraciones eran traspasadas por las generaciones, acrecentando con ello las ansias y esperanzas del pueblo de Israel por llegar a ser liberados por el hijo de Dios.

Entre los años 700 y el 300 a.C. comenzó a desarrollarse un pueblo algo diferente, se les conocía como los arqueros. Su cuna nacia en el sur de la ex Unión Soviética, el litoral del mar negro, Azov, en el Kuban ( entre el Volga y el Bajo don ), y el bajo Dnieper. Su nombre original eran los Escitas y es de este pueblo que proviene un monje que de una u otra forma ayudo a cambiar las fechas ortodoxas que poseemos de ciertos eventos históricos.


Dionisio el Exiguo realizando cálculos -hacia el año 520 d.C.- apoyado por los de Victorino de Aquitania llegó a la conclusión que Jesús habría nacido en el año 754 de la fundación de Roma, de esta manera coincidía con la muerte de Herodes. Pero la equivocación fue garrafal puesto que el fallecimiento de este emperador habría sido 4 años antes de esa fecha, específicamente el año 750. Su idea principal era realzar la figura de Jesús en perjuicio del emperador de Roma, Diocleciano, quién persiguió constantemente a los cristianos. Por otra parte Dionisio marcó el nacimiento como el año 1 - el famoso número de la polémica de finalización de siglo- por tanto no se tomo en cuenta el año cero. Además para agregar otro problema, este monje no tomo en cuenta que Augusto César gobernó durante 4 años con su verdadero nombre; Octavio.


Tomando estos datos en cuenta ya tendríamos 5 años de desfase en el nacimiento del Mesías, más aún si tomamos en cuenta que Herodes no podría haber mandado a matar a los niños que no sobrepasaran los 2 años. Con esto podemos darle cabida al edicto de empadronamiento que obligo a José y a María a emigrar a Belén que se calcula para el año 8 a.C. y si pensamos que siempre se daba un margen de tiempo para que las informaciones se conocieran en todo el imperio, podemos concluir que a la fecha se le puede restar un año, es decir el 7 a.C.


Si logramos plasmar estos datos nos encontramos que tanto la muerte de Herodes y el edicto de empadronamiento nos dan como resultado que el posible nacimiento de Jesús se haya desarrollado entre los años 8 a.C. y 4 a.C.
Por otra parte el Papa Gregorio al modificar el calendario para los años bisiestos también crea una desvirtuación en los años que hasta hoy cumplimos.

Stellium o conjunción de Planetas

No hay duda que el nacimiento de un ser tan especial debería estar rodeado de ciertos eventos que denotaran su esencia sagrada, ya sea por la señal de Dios o por la convergencia de la naturaleza.
Pero tomando en cuenta los cálculos desarrollados anteriormente coincidimos totalmente con un gran Stellium que amplia la visión mágica del nacimiento de una persona con un destino diferente.


En el año 1604 el astrónomo Alemán Johannes Kepler haciendo cálculos matemáticos trato de analizar las posibles conjunciones planetarias en la época de la natividad, llegando a la conclusión que justamente en el año 7 a.C. se llevó a cabo uno de las alineaciones más importantes de las que se tenga memoria. En el signo de Picis se alineo el Sol, Venus, Luna, Júpiter y Saturno. Tal acontecimiento tuvo en jaque a muchos estudiosos de las estrellas de ese tiempo. Es el caso de los textos babilonios -escritos en unas tablas de arcilla- encontrados en Sippar, Irak en los que se hace referencia a que los babilonios le pusieron mucha atención a esta conjunción planetaria.


Luego investigadores como Stauffe y David Hugues apoyaban estas informaciones dándole aún más relevancia con la posibilidad de que se tratase de la referencia que confirmara la existencia de la polémica estrella de Belén.

Entonces podemos adelantar que Jesús sería un pisiano puro nacido bajo un evento cósmico histórico, acorde a la llegada de un Rey de Reyes...

El Stellium se habría desarrollado en el mes de marzo del año 7 a.C. , puntualmente se cree que podría haber coincido con la fecha más cercana al 19 de ese mes. También nos es mucho más lógico puesto que serían los comienzos del equinoccio de primavera, fechas en que los pastores podían sacar sus rebaños a pastar, contradictoriamente a las ideas de un Jesús nacido en pleno invierno, época en que las temperaturas están por debajo de lo permitido por cuerpo alguno.

Podría esta grandiosa conjunción haber sido la famosa estrella de Belén?.

Lo interesante de esto comienza cuando se mal interpreta la visita de estos Reyes a la presencia del recién nacido puesto que si pensamos que esto tres hombres sabios venían viajando desde el oriente difícilmente podrían haber llegado el mismo día en que María concebía.


San Mateo dice:

"Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Por que su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle. Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.[...] Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén [...]Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; [...]y al entrar en la casa, vieron al niño con su Madre María, y postrándose lo adoraron; abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino." (Mateo 2, 1-12)


La idea de que los reyes procedieran de Persia -actual Irán- no es absurda puesto que dentro de sus tradiciones, específicamente de los siglos V y VI a.C. los sacerdotes persas le ofrecían a su dios Ahura-Mazda, oro, incienso y mirra. ¿Pero habrían sido estos los presentes que llevaron al hijo de Dios? Es posible...

Pero existe una teoría que adentra a los reyes como tres representantes de una orden milenaria que se extendía por los sectores más sagrados del Asia, estos personajes traían consigo algunos objetos pertenecientes al recién nacido, pero de una vida anterior -similar a las tradiciones budistas, para encontrar a su nuevo gran maestro- de esta manera los reyes justificaban el apoyo de ese reino inmortal para con la llegada del Salvador. Esta orden se conocía con el nombre de Melki-Tsedek, rey de Salem, pero como concluye René Guenón en su libro "El Rey del Mundo", Salem no es referida al nombre de una ciudad; si no al sector donde mora el señor del mundo, el Agharta.

Entonces la diferencia de tiempo entre el nacimiento y la llegada de los reyes podía haber sido bastante extensa, por lo que la conjunción no obedecía a una señal para estos hombres provenientes de la morada del conocimiento; si no a un evento cósmico que presentaba el advenimiento de una alianza que perdura hasta nuestro días.

Entonces esa luz que resplandeció y avisó la ruta a seguir podría haber sido algo sumamente diferente y más sobre natural. Talo como lo menciona J.J. Benitez en su libro el Astronauta de Yavé (1980) en los que claramente alude a los movimientos que se describen en los textos sagrados, y podrían interpretarse fácilmente con un típico avistamiento O.V.N.I. de nuestros días. Eso es más posible...

Celebración del Sol Invictus

Hacia el año 312 d.C. Constantino el Grande se proclamaba emperador de Roma, luego de vencer en la batalla del puente Milvio. Ese mismo año promulga el edicto de Milán, en el que se le entregaba a la Iglesia tolerancia religiosa y garantías de sus propiedades. Sin duda que esta era una maniobra política que acrecentaba la influencia de Constantino además de percibir el apoyo de un organismo que día a día tomaba más fuerza. Su idea era servirse del cristianismo a modo de argamasa social, para superar la división de los pueblos del Imperio.

La dirección de Constantino fue un torbellino de alianzas que llenaban al pueblo haciendo de este la base de ideas, que se regían en intereses politizados, los que ni siquiera podemos imaginarnos.

Fue así que para el año 325 d.C. se convoca al primer concilio eclesiástico, el que se desarrollaría en Nicea. Para ese entonces Constantino se había convertido al cristianismo, puesto que su religión se basaba en la adoración al dios del Sol, a Mitra, lo curioso es que solo fue bautizado hasta el 331 cuando yacía en su lecho, y las energías no eran las mismas como para negarse...

Pero las acciones de este emperador nos dan a pensar que su conversión fue solo una máscara para lograr el apoyo de los religiosos. En el año 321 decidió que los días domingos se cerraran los tribunales de justicia puesto que era el venerable día del sol. Fue así que los sábados que se consideraban como de descanso, incluso adoptados por los cristianos pasó a ser los domingos.
En el concilio del año 325 se decidió darle la imagen deifica al Jesús judío, además de complementar sus creencias con las que ya existía. De este modo se empezó a eregir una iglesia cristiana, su base, sus reglas, pero a la vez que se montaban estatuas de la diosa Cibeles y del Sol Invictus.(!)

Para la fecha del 25 de diciembre se celebraba la entrada al solsticio de Invierno, además del triunfo de la luz por sobre la oscuridad, es decir la proclamación de Mitra como el dios máximo. Pero también el nacimiento de dioses como Horus (Egipto), Dionisio (Grecia), Baco (Roma), Mitra (India), o Buda (Oriente).
Entonces la mejor forma de no perder tan importante fecha era adaptarla al nacimiento de otro gran personaje, el que estaba ganando terreno en términos de influencia en los pueblos de esa época. Recordemos que los 25 de diciembre se repartían regalos a los niños haciendo de esa fiesta pagana un evento muy esperado.

Fue así que el papa Julio I luego de tener 136 fechas distintas para la consagración del nacimiento de Jesús, decide -sin duda que presionado- elegir el 25 de diciembre como fecha concreta -se celebraba el 06 de enero-. Esto daba pie a que cada persona del imperio romano celebrara sin problemas de ser molestado su propio culto.

Por eso es que cada 25 de diciembre a la media noche miramos al cielo intentando percibir el instante en que el hijo de Dios nace al mundo, aunque lo podríamos hacer los 19 de marzo, de hace 2009 años....


Ahora, ya pasando al tercer milenio somos capaces de entender sin gran sorpresa que mucha de la información que conocemos no es la correcta, pero así y todo hemos comprendido que nuestra intención y proyección es la que realmente vale. Y si decidimos celebrar el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre, es por que aún creemos profundamente de que Dios realizó una alianza con nosotros, la que sin duda perdurará hasta el día en que ese ser maravilloso decida volver...