sábado, 29 de marzo de 2008

!Advertensia !


Para todos mis hermanos lectores del blog, en los últimos mese e recibido un sin numero de email de personas de todo el mundo, con todo tipo de comentarios el 99% buenos, al mismo tiempo recibo documentos de personas que me dicen que les gustaría que fuera publicados en el blog y es un trabajo arduo por eso tengo leer cada uno de ellos. Hoy mismo recibí un email de un hermano del hermoso país de Chile su nombre es Raul Hormazabal donde me manda dos documentos los cuales son muy importantes para mi, principalmente el primero, donde nos hace un buen comentario o advertencia en cuanto de las sectas.

Por todo este tiempo que e estado en contacto con Ustedes siempre a sido mis palabras que mantengan su mente abierta a las miles de verdades que están por allí regadas en el universo y solo tomen aquellas que los ayuden a avanzar un poco mas en su crecimiento espiritual.. Tengan mucho cuidado con cualquier persona que el conocimiento lo haga sentirse mas que Ustedes mismos, en esta carrera nadie es líder de nadie todos estamos en la mima lucha por alcanzar nuestro crecimiento espiritual. Yo siempre e tenido una clave para identificar lo que es un verdadero mensajero de la luz y uno que solo usa la “$luz$ para su crecimiento de bolsillo. Cualquier conocimiento que sea dado por alguien que no pidió una sola moneda es un mensajero de luz, pero si reciben un mensaje de alguien que cobra por el mismo, quizás el mensaje puede ser “verdadero” pero el mensajero lo opaca por su ambición….

No permitan que ninguna enseñanza hermosa y tan importante llegue a ser solo parte del montón de conocimiento comercializado.

Mantengamos nuestra mente abierta y recuerden todos tenemos parte de la verdad, nadie tiene la verdad completa y si encuentran a alguien con la verdad completa, por favor me lo hacen saber lo mas pronto posible para hacerme su discípulo.

Y por ultimo hermanos si tienen la inquietud de mandarme un escrito por favor háganlo lo mas pronto posible lo estaré esperando.

Gracias a nuestro hermano Raul por este recordatorio.

Su Hermano y servido Adal Madrigal

Experiencias Personales con Sectas

Es conocido en Chile la existencia de un caso policial relacionado con una secta, autodenominada “comunidad ecológica de Pirque”, en donde una joven profesora de danza, Jocelyn Rivas, de 27 años de edad, muere a raíz de una septicemia (infección de la sangre) tras dar a luz a su hijo sin recibir atención medica oportuna. Paola Olcese, la líder de dicha secta, impidió que la trasladaran a un centro asistencial, y ordeno que se la enterrara ilegalmente en el terreno que comparten en Pirque, comuna de la Región Metropolitana de Santiago. Actualmente esta mujer, que dice encarnar a una divinidad denominada “El Señor” durante sus trances, se encuentra recluida en la cárcel de mujeres de Santiago en espera de su sentencia judicial.

Este caso ha estremecido a la opinión pública en Chile, y ha salido al tapete un debate sobre “el poder de las sectas” y la legislación establecida al respecto. Pero, en lo personal, me interesa ahondar más en la otra cara de este asunto: ¿Cómo podemos reconocer una secta?, ¿Qué es lo que hace a las personas unirse a estas agrupaciones de dudosos objetivos?

Me parece importante para seguir esta idea, comentar parte de mi propia experiencia, la cual tal vez no sea considerada como “un acabado tratado” sobre el tema, pero al menos otorga al lector un esbozo de verdad. Quizá ya sean estas menciones que hago aquí, similares a las ya vivenciadas por ustedes.

Cierto individuo que una vez conocí, aseguraba tener contacto directo con los Pleyadianos en reiteradas ocasiones. Este individuo contaba 40 años de edad y destacaba por su estatura (1.85) y su forma de hablar, bastante relajada para el común de los mortales. Afirmaba, entre otras cosas, tener un implante (específicamente una célula) de origen extraterrestre en su brazo izquierdo, a la altura del codo. Me mostró esa zona, y había un aumento de volumen subcutáneo de aproximadamente 1.5 x 1.5 cms. de diámetro, blando y fluctuante (que se mueve) a la palpación. Según me dijo, era “para estar protegido de la influencia de los Draconys y cambiar mi estructura celular”. Mostraba un aparente conocimiento de “la Verdad”, diciendo cosas como “puedo ver una de las naves extraterrestres entre esas nubes”, dijo mientras señalaba hacia un sitio vacío en el cielo; “con la energía liberada durante esta conversación se han visto atraídas diversas entidades astrales que ahora nos rodean”; “Los Draconys son los responsables del mal que aqueja al mundo, pues te controlan negativamente a través de los implantes que posees”. “Después de Juan Pablo II viene el Papa Negro, y con ello, el fin del mundo”. En ningún momento hablo de que cada uno es responsable de su propio destino, y que nadie puede manejarte si tu no lo permites. Sabemos que ello seria violar el libre albedrío que poseemos.

Su comportamiento no correspondía a un ser espiritualmente avanzado, pues, entre otras cosas, era mujeriego y me aconsejaba: “pololea con dos mujeres a la vez, les gusta, les encanta eso de la infidelidad”, “anda a una casa de putas, ahí te trataran como rey”.

He conocido personalmente la existencia de sectas y otros farsantes, solo de paso por supuesto. Destacan 2 personas, un argentino y una española vestidos completamente de negro, que promovían un seminario del sistema ISHA (conciencia humana completa) a principios del 2006. Se daban a conocer a través de carteles informativos en librerías y centros comerciales, con su respectiva dirección on-line, mostrando a una mujer de tez oliva y cabello negro como la fundadora de ese movimiento. La asistencia a la charla era gratis, y se hacían 2, cosa que la ingenua gente que mordiera el anzuelo llevara a más interesados la próxima vez. Explicaban como funcionaban las llamadas “llaves ISHA” usando términos metafísicos sobre la limpieza progresiva de nuestras limitaciones, que nos cubrían como varias capas y nos aislaban de nuestra presencia Yo Soy, de modo que estas poco a poco se iban borrando. La mujer decía cosas como:”Yo trabajaba en una importante empresa, en España. Poseía comodidades, ganaba buen sueldo, pero no me sentía feliz. Leía libros sobre la paz, lo hermoso que era el amor, pero creía que yo no podía experimentarlo. Fue así como llego a mi vida la oportunidad de participar en un seminario y aprender el sistema ISHA, y desde ese momento mi vida cambio para siempre. Tenía un sentido, y quede tan agradecida que voluntariamente y por amor, me uní a este grupo para enseñar a toda la humanidad este método. Por ello, vamos a las cárceles, hogares de ancianos, para que todos lo aprendan y practiquen”.

Su forma de hablar aparentaba cordialidad y transparencia, pero las intenciones se revelarían luego: “El seminario tiene una duración de dos días, sábado y domingo todo el día, con una pausa de una hora para almorzar. El valor a cancelar es de $60.000 (pesos chilenos), pero para estudiantes es de $40.000 (suma cuantiosa para solo 2 días). Cancelan una única vez y tienen derecho a participar las veces que deseen, contando con nuestra cariñosa asistencia cada vez que regresemos a esta ciudad y/o en el país en que nos encontremos.” Pidieron testimonio a una desconocida mujer sentada en los primeros asientos, que aparentaba pertenecer a esta misma ciudad: “Tu, que has participado en años anteriores -dijo la mujer española- cuéntanos como ha sido tu testimonio desde que trabajaste con nosotros”. La desconocida contó algo similar a lo descrito antes: “mi vida cambio, soy feliz”, etc, etc….

Lo extraño es que yo, habitante toda mi vida de esa ciudad, jamás me había enterado de que estos extraños personajes vestidos de negro la hubieran visitado con anterioridad, y eso que siempre me han atraído esos temas…….

Promocionaban además, un libro que se comercializaba en las librerías a un precio no muy atractivo; reconocieron que en sus paginas no se mencionaban las llamadas “llaves ISHA”, de modo que leerlo era solo para interesarse en asistir a estos seminarios. Durante la charla había una música de fondo, cantada por la desconocida mujer del cartel y mentora de “la pareja de negro”; promocionábase la venta de dicho CD.

Fui yo el único entre la veintena de asistentes que se levanto del asiento luego de haber oído todo esto. A ninguno de los presentes le intereso mi repentina decisión. Solo continuaban, ingenuamente, formulando preguntas a los conferenciantes. Demás esta decir que no han vuelto a mi ciudad este año.

Lo anteriormente expuesto permitirá al lector sacar sus propias conclusiones.



CONTRADICCIONES EN LA METAFISICA

La metafísica no es infalible ni exacta como muchos creen. No libera ni la mente ni el espíritu de la forma que dice hacerlo. En realidad se caen en demasiadas contradicciones, las cuales llaman la atención a quien las note. Muchas de ellas lo suficientemente sutiles como para que afecten directamente el subconsciente del individuo, provocando que este las acepte como verdades absolutas e incuestionables. Más aun cuando son releídas y repetidos los “decretos” una y otra vez para “elevar la conciencia”, a modo de mantra sagrado. Ello, de hecho, se menciona indirectamente en uno de los libros más conocidos y difundidos: Metafísica 4 en 1 de Conny, “El Librito Azul”, en la introducción:

“Advertencia: Cada libro metafísico debe leerse muchas veces. Cada vez que se relee se comprende mejor. Ahora, só­lo lo que se practica se queda con nosotros. Lo que sólo se lee y no se usa, se va”.

“No es necesario hacer esfuerzos sobrehumanos para que nos penetren las cosas en la cabeza. Es un proceso natu­ral; eso sí, hay que poner de nuestra parte la buena voluntad de releer, volver a releer y vol­ver a leer hasta que sentimos que lo aprendido es automático. Eso es todo”.

A continuación, expongo algunas contradicciones en este breve ensayo, la mayoría extraídas de los escritos de la “Maestra” Conny Mendez. Muchas de ellas tal vez ya hayan sido notadas por el lector.

1.- Conny enseña “numerología” en uno de sus libros. Explica, textualmente: “Te sorprende­rá lo que los números te dirán sobre tí misma, lo que ya tú sabes, lo que medio sospechabas y lo que siempre deseabas que fuera verdad para descubrir el ideal”. Sucede que aplique esta técnica en mi fecha de nacimiento y nombre, obteniendo números que no me identificaban para nada, ni siquiera lo que yo “medio sospechaba”. Era otra persona, y esta frase no se cumplía para mí, lo que me pareció bastante extraño. (¡¡Como iba Conny a equivocarse!!). Aplique el mismo procedimiento a otras personas, obteniendo siempre resultados vagos y/o contradictorios.

2.- Se menciona en ese mismo volumen: “Los números 11 y 22 son los números maestros”. Estos números poseerían una frecuencia vibratoria elevada, por lo que no le son dados a cualquiera que no sea capaz de controlar semejantes vibraciones. Si el día de nacimiento, o la suma de la fecha de nacimiento cae en uno de ambos, entonces se es un alma vieja con una misión especial. (Conny nació un día 11). Como este no era mi caso, me sentí frustrado (nací un 12).

Actualmente, el numero 11 se encuentra asociado a fechas trágicas en la historia moderna. Basta rememorar los atentados del 11 de Septiembre en U.S.A; el golpe de estado en Chile, acaecido esa misma fecha 28 años antes y que arrebato la vida de miles de almas inocentes, solo por pensar distinto; el 11 de Marzo en España, en donde igualmente murió gente inocente. Sin ir mas lejos, me parece interesante hacer la siguiente cita, extraída del libro “Illuminati”, de Paul H. Koch. Editorial Planeta, Año 2004. Pagina 255:

“En numerología, este número encarna los conceptos de vergüenza y castigo. Así, tenemos algunas «coincidencias» de interés, como que a los 11 jerifaltes nazis condenados a muerte en los juicios de Nüremberg se les hiciera subir a un patíbulo con 11 escalones o que el polí­tico italiano Aldo Moro (que apoyaba una política para Oriente Medio muy distinta a la que aplicaban las instancias internacio­nales) fue secuestrado y asesinado por las Brigadas Rojas con 11 tiros”.

Cabe preguntarse lo siguiente: ¿Puede un numero como este, que a todas voces ha demostrado estar relacionado con negatividad, ser un numero maestro, así como, prácticamente, hacer maestro a quien lo porte?

3.- Si la metafísica une a sus miembros y los mantiene más cercanos a su “Cristo Interior”, ¿Por qué existen tantas agrupaciones de metafísica diferentes? Están divididos como si de religiones se tratara.

Hace 5 meses aprox., me encontraba ávidamente interesado en pertenecer a un grupo metafísico, por lo cual escribí a un moderador en Internet de un grupo X (no recuerdo el nombre); mencione que deseaba aprender más metafísica, y que por ello quería ir a charlas que se dictan en 2 ciudades cercanas de mi ciudad de residencia, Talca. Me contestaron que la única metafísica confiable que se enseñaba en Chile era la de ese grupo, con 2 sedes: una en la capital, Santiago, y la otra en Concepción, la segunda ciudad más importante del país.

Hasta ese momento asumía que siendo metafísica, daba lo mismo quien la enseñara, puesto que eran todos lo suficientemente avanzados como para guiar a otros. Pero la realidad era más compleja que eso.

Algo similar ocurrió con las discípulas/os sucesoras de Conny. Si eran todas portadoras de estas enseñanzas, ¿Por qué formar diferentes grupos? Están Rubén Cedeño, Carola de Goya y Araceli Egea, por nombrar tres. Esta ultima preside la “Hermandad Ray Sol”, según dice el sitio web http://www.raysol.org/araceli_egea.htm “Aclaramos que la Fundación Ray Sol y la Enseñanza Ray Sol son la autentica y única Continuidad de la Obra de Conny Méndez y del Maestro Saint Germain (Ascendido Ray Sol)”. Además, todos los libros que producen los venden, en vez de permitir descargarlos gratuitamente y así favorecer a quienes nos interesamos y no podemos acceder a ellos de otra forma.

4.- CONNY ENVEJECIO, MURIO ANCIANA Y NO ASCENDIO LLEVANDOSE SU CUERPO. Ello fue motivo de duda para mí en el pasado, y lo sigue siendo ahora. ¿Por qué no ascender y mostrar a todos la VERDAD? De haber sucedido, se contaría con muchísimos más seguidores…. Tal vez no lo hizo para no llamar la atención de todos, y para que no la “endiosaran” a ella Y PERDER ASI EL PRINCIPAL OBJETIVO DE LAS ENSEÑANZAS. De todos modos no creo que esa haya sido razón suficiente para ello. Léase esto:

Extracto de El libro de oro de Saint Germain:

“Yo tuve un estudiante que sintió el impulso de redirigir esta gran energía, y con el uso de esta única energía lo­gró ascender su cuerpo. En un año, una transformación ma­ravillosa se operó en toda su apariencia externa. Es increíble que de todas las afirmaciones que nos vienen de Jesús, y que no es sino una parte de lo que Él enseñó, tan pocos huma­nos reciban el tremendo impacto de esas maravillosas palabras de sabiduría”.

Entonces, aquí va la pregunta del millón: ¿Cómo fue que ello no sucedió con Conny, si ella era “Maestra”?

5.- Según "Metafísica" de Rubén Cedeño, correspondiente a su boletín electrónico "Edad Dorada" número 25, de Julio de 2004, se dice lo siguiente sobre las sectas:

“Tratan de captar seguidores mediante medios persuasivos haciéndoles creer que si no se suman perderán la encarnación, se atrasaran o irán a un planeta de inferior evolución. Afirman ser la escuela o grupo más adelantado, que ellos tienen un genuino maestro conectado con las más altas jerarquías espirituales”.

· Nótese que en el libro “4 en 1 Volumen 2” de Conny Méndez, aparece lo siguiente, si bien en paginas distintas y asociado a diferentes contextos:

No arriesgues el perder esta encarnación cuando ya (por el sólo hecho de conocer Tu Presencia) eres candidata a la Ascención, ¡por Dios!!!

Sálvate con la Llama Violeta, porque nadie se puede salvar sin Ella. Ya Tú lo has comprobado. Mañana no podrás alegar "que nadie te lo dijo".

“En la generalidad, se espera este despertar al fi­nal del primer Decanato. En los Metafísicos está ahora. Por eso se dice que los Metafísicos llevan un adelanto de mil años por encima del planeta TIE­RRA”.

· En “El Maravilloso Numero 7” de la misma autora, se menciona lo siguiente:

La Hermandad Saint Germain tiene como única autoridad y cabeza al propio Maestro Saint Germain”.

“El Espíritu Envolvente del Maestro Saint Germain guiara a todo estudiante y Grupo Espiritual que bajo su nombre se unan al estudio de la Edad Dorada

¡Se cumplen todos los requisitos para ser definida como “secta” según la propia definición realizada por uno de ellos! Como el lector comprenderá, Rubén Cedeño es un reconocido metafísico, y ha escrito numerosos libros.

6.- En el libro “El maravilloso N°7”, primera pagina, aparece lo siguiente:

“Nuestro sol tiene siete planetas en contorno porque esta regido por el numero Siete, y los científicos pronto descubrirán que todo otro planeta fuera de los siete originales, no pertenece a nuestro Sistema”

Todos sabemos que nuestro Sistema Solar esta compuesto por 8 planetas en total: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Los cuatro primeros son los llamados “planetas interiores”, que componen el Sistema Solar Interno. Se caracterizan por ser más pequeños y rocosos, además de estar más cerca del sol. Entre la orbita de Marte y Júpiter, encontramos el “cinturón de asteroides”, conjunto de planetoides de diversos tamaños que van desde el microscópico hasta cientos de kilómetros de diámetro.

El sistema Solar Externo esta compuesto por Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Se estableció recientemente que plutón no es considerado como planeta debido a las características de su orbita y su constitución rocosa, distinta a la de este grupo denominado “Gigantes Gaseosos”.

A finales de los años 70, fueron enviadas 2 sondas espaciales para explorar los planetas pertenecientes al sistema Solar Externo: Voyager 1 y 2. Voyager 2 fue encaminada hacia el sistema solar externo, tomando fotografías únicas y registrando algunas mediciones específicas: Temperatura de superficie, velocidad de los vientos, composición, entre otras; Así fue como llego a Neptuno, el octavo planeta del sistema solar, en 1989, tardando sus mensajes más de 4 horas en alcanzar la tierra. Tomo fotografías únicas del planeta y su principal satélite, Tritón. Luego de ello, uso la gravedad de dicho planeta para salir del sistema solar a un viaje de 40.166 años hacia la estrella Ross 248, de la que pasara a 1,7 años luz.

A lo que he querido llegar con esta información y detalles, es precisamente esto: DEMOSTRAR QUE A LOS CIENTIFICOS LES CONSTA LA EXISTENCIA DE NEPTUNO COMO EL OCTAVO PLANETA DE NUESTRO SISTEMA SOLAR.

A modo de conclusión, es posible constatar las contradicciones si se leen con cuidado y se compara la literatura existente sobre el tema. En Internet, por ejemplo, tan solo buscar y accedemos a una considerable cantidad de información en poco tiempo.

Llama la atención la gran cantidad de sitios web y grupos existentes que asocian directamente la metafísica con espiritualidad, siendo que en la práctica son cosas diferentes. Después de todo, es la New Age, y como tal, se caracteriza por el florecimiento de estas sectas como hongos luego de la lluvia. No es que sean malas en si mismas; lo malo es encerrar la mente en una caja estrecha y oscura, para luego no ser capaces de despertar a la realidad de las cosas.

Este ensayo va dirigido a quienes deseen conocer y despertar a una nueva realidad.

NO TENGAS MIEDO DE TI MISMO. NO TEMAS PENSAR POR TI MISMO. SE TU MISMO Y SE FELIZ SIENDOLO.

DEBEMOS APRENDER A CONFIAR EN NOSOTROS MISMOS, Y POR SOBRE TODAS LAS COSAS, EN DIOS. SU LUZ Y AMOR SIEMPRE ESTARA CON NOSOTROS, GUIANDONOS.

martes, 18 de marzo de 2008

Busca de Lectores!!!!!!!


Mis hermanos en todo el mundo acudo a Ustedes para darles las gracias por todo su apoyo a este blog, por pasar horas leyendo esta información que ha llegado a nuestra computadores de otros hermanos que al igual que nosotros estamos en búsqueda de nuestro crecimiento espiritual, y prepararnos para el gran cambio.

Por gratitud a su empeño por aprender más, seria para mi un honor compartir con Ustedes mas de 500 libros que están en el programa Word para uso mas fácil de todos Ustedes dentro de esta colección se encuentran libros de todo tipo. Si alguno de Ustedes esta interesado por favor pídamelo es un placer para mi.

Un Abrazo con mucho amor desde Chicago IL USA.

Adal Madrigal

lunes, 17 de marzo de 2008

LA CONCIENCIA DEL NUEVO HOMBRE


Por Jaime Riera Pérez

La civilización judeo-cristiana nos ha llevado a una situación muy alarmante; sólo un cambio profundo en nuestra manera de sentir y vivir dará lugar a una nueva cultura, a una nueva sociedad, que podrá salvarnos de la desenfrenada carrera hacia el abismo. Pese a ello, seamos optimistas, la humanidad no desaparecerá en una tercera guerra mundial, ni perecerá por la destrucción de la capa de ozono, ni por la proliferación de diferentes enfermedades mortalmente contagiosas e irreversibles...; existirá un mañana.

En este futuro, el colectivo humano iniciará la emergencia íntegra y consciente de la forma de conocimiento intuitivo-espiritual, mediante la cual se verá muy claro la profunda libertad e igualdad entre los hombres, y comprenderemos que los conocimientos racionalistas que nos diferencian no son más que información, o sea, un torpe disfraz de la personalidad. Cuando descubramos la Unidad a través del conocimiento intuitivo-espiritual (la única forma de conciencia que permitirá a la experiencia personal penetrar en el llamado “inconsciente racional”, donde nacen y actúan los mitos, símbolos y formas arquetípicas) se derrumbarán las comedias sociales con las que el Poder nos anestesia y descerebra para que lo aceptemos. Y, entonces, nos volveremos supremamente conscientes de nuestros condicionamientos psicosociales y nuestro espíritu desenmascarará, a través del Amor incondicional, la otra comedia absurda -producida por el egoismo- en la que nos representamos a nosotros mismos, y descubriremos la Realidad y el Conocimiento eternamente presente que habita en nosotros y en todas las cosas.

Esta fusión de lo humano-finito con el Infinito Divino -gracias a la superación del proceso mental ordinario- hará que los individuos de este futuro presenten, para el psicoterapeuta CARL ROGERS, una característica específicas y esenciales: serán auténticamente sinceros y rechazarán el engaño, la hipocresía o las ambigüedades de nuestra actual cultura; sentirán una profunda desconfianza de la ciencia y de la tecnología actuales, utilizadas para conquistar a la naturaleza y controlar a sus habitantes; su aptitud será ecológica, les producirá bienestar relacionarse con su prójimo y con el entorno natural en lugar de querer conquistarlos; no les gustará vivir en un mundo de dualidades individuales y colectivas, salud y enfermedad, intelecto y sentimiento...; serán profundamente conscientes de que lo único cierto en la vida es el cambio, de que forman parte de un proceso, siempre en continua transformación; les será básicamente indiferente los premio materiales, ni el dinero, ni los símbolos materiales de poder constituirán sus objetivos; serán inquiridores, intentarán hallarle un significado y un sentido a la vida más allá de su propia piel y, sobre todo, elaborarán y creerán en su propia experiencia, desconfiando de las autoridades externas; elaborarán sus propios juicios espirituales -morales y éticos- y llegarán a desobedecer abiertamente las leyes que les parezcan injustas.

Para quien haya madurado hasta una personalidad responsable y estable, el siguiente nivel de crecimiento es el comienzo de lo transpersonal, el nivel de la intuición psíquica, de lo trascendente, el despertar de una conciencia que de alguna manera es más que el cuerpo y la mente.

Ken WILBER ve que este salto evolutivo se producirá a gran escala como mínimo hasta finalizar las primeras dos décadas del siglo XXI: “... y entonces, una verdadera cultura de la sabiduría empezará a surgir, una cultura que usa el cuerpo adecuadamente en la dieta y el sexo, ambos libres de represión/opresión por un lado, y del exceso de indulgencia obsesiva/compulsiva por otro. Usa la mente de forma adecuada en una comunicación sin cortapisas, libre de propaganda y dominación. Usa el ego adecuadamente en libres intercambios de autoestima mutua. Usa el nivel psíquico adecuadamente en una conciencia integradora que muestra que, en última instancia, cada persona es un miembro igual de la Conciencia Cósmica”.

Esta profunda transformación personal y social, aunque ha iniciado ya su proceso, según el humanista y vidente Cayetano MARTÍ , “... nuestro mundo será próximamente una federación de estados, todo el mundo una Nación: sin fronteras, ejércitos... las armas para matar serán inservibles. La Humanidad alcanzará un alto nivel de cultura, cosas e ideas de ahora serán atrasadas, los partidos políticos, religiones, clases sociales, etc. habrán pasado a la historia, considerando ya estas cosas como propias de gente inculta. El individuo trabajará en todas las esferas, el científico, el médico, el químico... serán como un obrero más, como el ayudante o peón, y todos juntos como colaboradores del progreso humano. El capitalista ya no existirá, el dinero irá desapareciendo, los tratamientos de usted, alteza, santidad, etc. ya no existirán, y serán motivo de sonrisa benévola al recordar tiempos pasados.

El ser humano se avergonzará en el mundo del futuro si no es útil para los demás.

Se vivirán más años físicamente, las enfermedades irán desapareciendo, y al progresar mental y espiritualmente, el odio, vanidad, codicia, ira... por lógica también desaparecerán. Los vicios, el robo, el crimen, el abuso sexual, etc., a parte de que irán desapareciendo, serán consideradas como simple enfermedades mentales, y de hecho lo son en la actualidad pero muchos de los humanos de ahora lo ignoran. Muchos espíritus que aún encarnan en nuestro mundo serán llevados a otros mundos más atrasados para dar paso al nacimiento de otros espíritus más evolucionados, y por consecuencia nuestro mundo se irá convirtiendo en un mundo espiritual, o sea, llegará la “segunda venida de Jesucristo” –o estado Mesiánico de la Humanidad– tan predicada y esperada por las religiones, pero tan desconocida y tan mal interpretado, ya que la única manera por la que se ha de servir y adorar a Dios es progresando mental y espiritualmente, progreso que desconocen las religiones y la gran mayoría de los seres humanos.

En este futuro serán ya espíritus avanzados, evolucionados, y no tendrán más catedral que el infinito Universo, ni más religión que la Verdad, con todos sus atributos de paz, justicia, amor, comprensión, cultura, etc. En una palabra, cada ser humano será su propio sacerdote y su propia autoridad. Claro está que tendremos la ayuda de los seres de otros mundos, nuestros Hermanos Mayores, y que en su día fueron también como nosotros. Esta es la Ley Universal de Dios, Creador de todas las cosas”.

Esta “Nueva Conciencia”, que representa una Nueva Era –llamada Era de Acuario–, ya fue anunciada en el siglo XII por el monje calabrés Joaquín DE FIORE; y, como pronosticaron Sri AUROBINDO y Teilhard de CHARDIN, entre otros, supondrá la suprema realización de nuestra especie: la libertad del amor desplazará a las restricciones del miedo, se disolverán las iglesias y demás instituciones de poder, y nacerá un espíritu libre y Universal.

Hasta que esta nueva sociedad sea una realidad visible y tangible se puede, mientras tanto, optar por cruzarse de brazos en permanente enajenación y adhesión a las establecidas ideologías religiosas, políticas o filosóficas a la espera de encontrar en ellas sucedáneos de paz y felicidad, y, tal vez con esta actitud, dispensar beneplácitos a las injusticias y miserias de la sociedad actual.

O bien se puede optar por liberarse de las ataduras psicológicas, emocionales y burocráticas dependientes de los juegos alienadores impuestos por las organizaciones e instituciones de poder, con lo que desaparecerá la complicidad y el servilismo hacia las sutiles reglas –competitividad y consumismo, principalmente– de tales juegos de control y dominación, motivando así la transformación personal interna que responderá a los múltiples interrogantes sobre lo humano y lo divino de la vida, y que originará auténtica libertad y justicia en nuestro entorno social. ¿Cuál es o será tu opción?

lunes, 3 de marzo de 2008

Buda y Cristo Parte 2


LAS VIDAS PARALELAS DE SIDHARTHA Y JESUS (2)

BUDHA Y CRISTO, ARQUETIPOS UNIVERSALES DE

LA TRANSFORMACION DE LA CONCIENCIA

Por Jaime Riera Pérez

A través de los trabajos de C.G. JUNG, J.CAMPBELL, M. ELIADE y otros estudiosos de la mitología comparada, ha quedado patente que la naturaleza de la religión es “esencialmente simbólica”. Esta naturaleza se expresa en el sentido psicológico, describiendo los procesos internos de la psique humana; en el sentido social, manteniendo la interrelación de los individuos en función de las creencias y valores compartidos; en el aspecto histórico, consolidando la continuidad de los pueblos en función de su origen mitológico que suministra el marco de referencia para su historia actual; y , sobre todo y abarcándolo todo, en el sentido ontológico o espiritual, proveniendo un medio por el cual el individuo puede experimentar una intuición de sí mismo y del significado de la vida.

Es por ello que prácticamente en toda la literatura religiosa y mística de oriente y occidente y en el lenguaje alegórico de la mitología, los símbolos tienen un papel fundamental. Se utilizan para transmitir la información esencial y las directrices tanto a los individuos que se encuentran sumergidos en medio de una crisis de transformación, como a los que persiguen un camino disciplinado de desarrollo psicológico y espiritual. Cada uno de nosotros tiene acceso a un número enorme de símbolos mitológicos y arquetípicos que residen en nuestra mente –son tan numerosos y variados como son las facetas de nuestra personalidad–, y sirven de “lenguaje” alrededor del cual se cristializan nuestras esperanzas, ideales, deseos, temores e impulsos, haciendo inteligible nuestra experiencia para nosotros mismos y dando sentido filosófico a los hechos de la vida cotidiana, es decir, tiene un valor organizador de nuestra experiencia.

A menudo creemos útil mirar hacia el lenguaje escrito de los textos para obtener ideas y consejos sobre el proceso que estamos experimentando. Y –a menudo también– realizando esta actividad no escuchamos el lenguaje común de la humanidad contenida en los símbolos, que resuenan constantemente en nuestro interior con un único propósito: el de la transformación de la conciencia humana a la divina, de lo personal a lo transpersonal. Este lenguaje común era accesible a todos y que todos, mediante experiencias personales intransferibles, entendíamos antes de que hubiese “la confusión de lenguas” –la mítica torre de Babel– producida cuando la ignorancia de los hombres codificó y estructuró conceptuaciones monopolizadoras de ese lenguaje interno y Universal. Fragmentándose éste en una pluralidad de oscuras definiciones excluyentes y desvirtuantes entre sí, erróneamente interpretadas por las organizaciones religiosas.

A primera vista parece que los símbolos de estas religiones nada tienen en común. Pero “cuando se comprende algo mas sobre ellas –escribió T. MERTON– y cuando se vé que las experiencias que son la esencia de la creencia y la práctica religiosa son expresadas más claramente en símbolos, se puede llegar a reconocer que a menudo los símbolos de las diferentes religiones tienen más en común que las abstractamente formuladas doctrinas oficiales”.

Las vidas de Sidhartha y Jesús puede que no sean la misma –aún presentando ambas notables “coincidencias significativas”– pero los símbolos las señalan equivalentes de un mismo proceso que nos habla de realidades no ordinarias, de los Sagrado y lo Eterno, y del “misterio” revelado que nos conducirá a la re-ligación consciente con la Divinidad.

DESCENDIENTES DE LA REALEZA

Cuentan los textos budistas que en siglo VI antes de nuestra era, el rey Suddhodana, de la familia de los Gautama, gobernaba la pequeña república aristocrática de los Sákya, en la región fronteriza entre la India y Nepal. El heredero de esta familia noble fué el príncipe Sidhartha (también los textos cristianos presentan a Jesús como descendiente de una casa real: la de David –Juan 7:42). Este príncipe, a lo largo de su vida (564-483 a.C. aprox.) recibió otros apelativos, como por ejemplo el de Bodhisatra, el de Sakyamuni, el de Bhagavat o, con el que es reconocido popularmente, el de Budha, –”el iluminado”–.

LA CONCEPCION MILAGROSA

Maya-Devi, señora de Sudhodana, mientras dormía tuvo un sueño (la concepción de Jesús es revelada también en un sueños, pero a su padre José –Mateo 1:20–, y anunciada a su madre María –Lucas 1:26–). La reina soñó que los cuatro guardianes de los puntos cardinales la llevaban a los Himalayas, y una vez allí la bañaban en el lago Anotatta, para luego dejarla sobre un lecho celestial. Entonces el Budha, convertido en un “hermoso elefante blanco como la nieve y la plata... y llevando en su trompa una blanca flor de loto...”, se acercó a ella y penetró en su vientre por el lado derecho (en la leyenda cristiana, el espíritu santo convertido en paloma blanca penetró por la oreja derecha de la Virgen María).

LOS PROFETIZAN SALVADORES DEL MUNDO

La reina contó el sueño a su marido y a los brahamanes adivinos y éstos interpretaron (el equivalente cristiano es un ángel del Señor –Mateo 1:21) que la reina había concebido un niño varón, quien, en caso de continuar el linaje real, se convertiría en un monarca universal, pero si adoptaba la vida religiosa se convertiría en un Budha.

NACIMIENTO VIRGINAL Y REYES MAGOS

Durante diez mese lunares, la reina Mara llevó en su seno al Bodhisatra. Al cabo de ese tiempo deseó visitar a su familia en Devadaha y allí se dirigió. En el camino dió a luz: el príncipe salió del costado derecho de su madre. Ante el feliz acontecimiento “tanto la tierra como los cielos mostraron signos, los mudos hablaron, caminaron los lisiados, todos los hombres comenzaron a hablar con bondad, los instrumentos musicales sonaron por sí solos, la tierra se cubrió de flores de loto...” (también ocurrieron signos y prodigios después de nacer Jesús –Lucas 2: 9). Los reyes de los Nagas (Mateo 2:1), viendo tales prodigios sobrenaturales, desearon fervientemente presentar sus respetos al recién nacido. Fueron a visitarlo y esparcieron ante él una red de oro y flores de Mandava (las ofrendas, Mateo 2:11).

DESPUES DEL NACIMIENTO, OTRA PROFECIA

El rey y la reina observaban preocupados los prodigios causados por el nacimiento de su hijo. Mientras tanto una anciana se acercó al lecho del niño suplicando al cielo que lo bendijese1 (profetisa Ana –Lucas 2:36). En aquel tiempo vivía en las montañas un extraño personaje, el anciano Asita (el anciano Simeón –Lucas 2:25). Avisado éste milagrosamente del nacimiento, se dirigió al palacio y pidió ver al recién nacido. Cuando Asita vió al príncipe vaticinó su condición de Budha.

SABIDURIA DIVINA MANIFESTADA EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA

El príncipe fué educado hasta la edad de siete años por su tía materna Maháprafapati. Numerosas nodrizas cuidaban de él con atención y carino, y el niño crecía pleno de bondad y de amor (Lucas 2:40). Cuando el príncipe cumplió dieciseis años, su padre le buscó una esposa confiando retenerlo a su lado por medio de los lazos domésticos. Tiempo después proclamó un torneo para que su hijo evidenciara sus cualidades: no encontró rival que le sobrepasara en ninguna de las pruebas, respondió a todas las preguntas de los sabios, y cuando los cuestionó a ellos hasta el mas sabio no supo contestar (Lucas 2:46).

LA TENTACION DE PODER SOCIAL

Todos los inimaginables placeres físicos e intelectuales que rodeaban la vida palaciega de Sidhartha no frenaban en absoluto la llamada interna, cada vez mas insistente para el cumplimiento de su destino espiritual, el cual sería revelado por los cuatro signos –”un hombre gastado por la edad, un enfermo, un cadáver y un ermitaño”– que encontró en sus salidas de palacio. En una de ellas, la noble Krisha Gotami, al ver la belleza de Sidhartha exclamó: “dichoso el padre que te ha engendrado, dichosa la madre que te crió, dichosa la mujer que honre como marido a un hombre tan glorioso” 2 (semejante elogio recibió Jesús respecto a su padre –Lucas 11:27).

El dia de la partida de palacio, apareció en el aire Mara, el demonio, y tentó al príncipe exclamando: “¡no te vayas mi señor!, pues dentro de los siete días a partir de hoy aparecerá la rueda de la soberanía y te hará monarca de los cuatro continentes. ¡No partas!” (equivalente tentación de poder social recibió Jesús –Lucas 4:5 y 6). Sidhartha respondió: “Mara, bien sé que eso es verdad, pero no busco la soberanía del mundo. Deseo convertirme en Budha para que se regocijen decenas de miles de mundos”. El demonio se calló... momentaneamente pero resolvió seguirlo.

EL BAUTISMO

Después de que el príncipe hubiera vencido por vez primera a Mara, al la edad de veintinueve años, partió de palacio y renunció su derecho al trono y a todos los lujos de la vida principesca. Fuera de palacio se dirigió a la ermita del sabio Arama Kalama, quien tenía gran cantidad de seguidores; descontento con la doctrina de este sabio, lo dejó. Mas tarde encontró a otro brahmin maestro, Udraka Ramaputra. Tampoco halló satisfacción en sus enseñanzas, de manera que Sidhartha se dirigió a la aldea de Uruvela. En ese lugar se acercó a cinco anacoretas errantes que practicaban severas austeridades y disciplinas para controlar sus sentidos y subyugar sus pasiones. Sidhartha se les unió. Se entregó durante muchos años a la mortificación y contemplación, pero descubrió que la penitencia extrema no era el sendero correcto, y entonces decidió que debía fortalecer su cuerpo con alimentos tornándolo apto para buscar su meta: la liberación. Con esta decisión en su mente, se fué a bañar en el rio Nairanjana (equivalente al bautismo de Jesús en el río Jordán –Lucas 3:21).

LA TENTACION SEXUAL Y LA DE FALSA TRANSCENDENCIA ESPIRITUAL

Sidharta, después de bañarse y alimentarse, se sentó debajo del árbol de la sabiduría en meditación profunda. En este momento, Mara se dió cuenta de que el futuro Budha había tomado asiento pretendiendo alcanzar la perfecta iluminación, y convocando a una hueste de espíritus malignos se dirigió al Budha y dijo: “¡Levántate Sidhartha, de ese asiento, pues no es tuyo, sino mio...!” 3 (tentación de falsa trascendencia –Lucas 4:3 y 4). El Bhagavat respondió: “Mara, tu no has cumplido las diez perfecciones ni aún las virtudes menores. No has buscado el conocimiento, ni la salvación del mundo. Este asiento es mio!”. Entonces Mara se enfureció y envió a sus tres hijas para que le tentaran con bailes voluptuosos y con otras artes de la seducción (tentación sexual no explicita en el equivalente cristiano por intereses teológicos, entre otros –Lucas 4:10 y 11). Habiendo vencido al demonio y a sus servidores, alcanzó el Nirvana y encontró el remedio del dolor, la enfermedad y la muerte, inherente a la condición humana.

LOS PRIMEROS DISCIPULOS

Sidhartha ya transformado en Budha, permaneció sentado inmóvil siete días disfrutando de la gloria del Nirvana. En ese tiempo, viajaban dos mercaderes brahamanes, Tapussa y Bhallika, se acercaron al Budha y éste les enseñó el camino de la liberación. Ellos fueron los dos primeros discípulos (Mateo 4:18-22). Pasado un tiempo, al Maestro no le era posible atender a todos los que querían escuchar el Dharma o evangelio, entonces escogió entre sus discípulos a los que irían a predicar la enseñanza (Lucas 9:1-6).

ENTRADA TRIUNFAL

Cuando Budha llegó a la famosa capital de Rejagaha, el rey Magadha escuchó su doctrina, que era “encantadora al principio, encantadora en el medio y encantadora al final”, con el resultado de que muchos ciudadanos nobles y plebeyos, con su monarca a la cabeza, obtuvieron “el ojo puro y sin mácula de la Verdad”. Después de ésto, Budha hizo una entrada triunfal en la capital (Mateo 9:9, Juan 12:13). Mas tarde el rey regaló a la comunidad un parque en Velurana –”el bosquecillo de bambú”– que fué el primer monasterio budista.

LA TRAICION

Devadatta, primo y discípulo de Sidhartha, (el equivalente cristiano lo encontramos en Judas Iscariote –Mateo 26:14-16), propuso que a causa de la edad del Budha, el liderazgo de la comunidad le fuera otorgado. Esta propuesta se rechazó y la enemistad del discípulo hacia su Maestro creció, de tal manera que intentó asesinar en varias ocasiones al Budha fracasando; después trató de crear un cisma en la comunidad predicando en contra del maestro sin conseguir sus propósitos, lo que le hizo enfermar durante nueve meses. Pasado ese tiempo resolvió buscar el perdón del Budha (Mateo 27:3), impaciente por ver al Maestro salió de su cama, cayó al suelo y después de haber recitado el elogio del Budha murió (Mateo 27:5-10).

LA ULTIMA COMIDA Y LA MUERTE

Encontrándose el Budha en la ciudad de Pava, fué invitado a comer en casa de Chunda el herrero. Después de que Budha hubo comido se abatió sobre él una horrible debilidad y un intenso dolor. Pero el Budha soportó el sufrimiento sin quejarse, y cuando se hubo aliviado un poco pidió a su discípulo Ananda que lo acompañase a la ciudad de Kusinava. Durante el viaje se detuvieron a descansar, y el Budha dijo a Ananda: “Extiende tu ropa sobre mi, te lo ruego, estoy agotado y deseo descansar”. Ananda extendió la ropa en cuatro pliegues 4 (Juan 19:23). Mas tarde el Budha pidió agua (Juan 19:28), Ananda se la alcanzó de un río cercano, y éste vió un hecho milagroso en las aguas del río que corrían limpias y transparentes a pesar de que recientemente había pasado una caravana de quinientos carros por el vado.

En el momento de la muerte de Budha, la tierra templó y estallaron los trueno, iluminando el cielo (similar prodigio ocurrió en la muerte de Jesús –Mateo 27-51). Al séptimo día de la muerte, llevaron su cuerpo a la pila funeraria para quemarlo. Cuando el cuerpo se hubo quemado, cayeron del cielo y se elevaron del suelo torrentes de agua que apagaron las llamas.

¿CUAL ES EL MENSAJE DE ESTOS PARALELOS?

Desde el punto de vista de las analogías descritas no tiene importancia el hecho de que si Jesús o Sidhartha llegaron a obrar milagros o vivieron rodeados de poderes sobrenaturales, ya que en todo el mundo existen mitos y leyendas sobre el héroe, redentor o salvador que nace de una virgen, cura enfermedades irreversibles, muere y resucita, realiza segundas venidas, juicios y demás. Lo importante de todo ello es que Sidhartha y Jesús nos enseñan a penetrar a través de la muralla protectora de los miedos interiores de toda experiencia propia y del terreno Divino. Pero ¿cómo lo consiguieron éllos?.

La respuesta a este planteamiento –y otros similares– subyace en los símbolos de transformación y de transcendencia contenidos en los textos de sus vidas que narran el nacimiento, la infancia y la transición a la adolescencia, en los relatos de la madurez y cuando ambos se preparan para su inevitablemente muerte. Pero és esencial renococer que en cada una de las etapas de este ciclo hay formas especiales de la historia de Sidhartha y Jesús aplicables al punto particular alcanzado por el individuo en el desarrollo de la conciéncia de su ego, y con el problema específico que se le plantea en un momento dado. Es decir, la vida de Sidhartha y Jesús evoluciona de una manera que refleja cada etapa de la evolución de la personalidad humana.

Debido a razones obvias de espacio gráfico, en este artículo es practicamente imposible interpretar todas las imágenes arquetípicas –o modelos de conducta y de crecimiento– implícitas en algunos episodios de las vidas de Sidhartha y Jesús, independientemente de los paralelos existentes entre ambos, que simbolizan el proceso Universal de la transformación de la conciéncia.

En este artículo sólo se interpretarán dos relatos simbólicos y etapas claves de tal proceso.

“LAS TENTACIONES Y EL DEMONIO”

El relato metafórico de las tentaciones sufridas por Sidhartha en el bosque y por Jesús en el desierto, describe el simbolismo más activo e importante del arquetipo del triunfo del yo superior sobre el yo inferior. Representa las pruebas y desafíos psicoespirituales que –durante el curso de la vida– pueden presentársele a cualquiera en el camino de la autorrealización.

El bosque y el desierto simboliza las características del viaje a ese “lugar interior” (residencia del Amor, Poder y Sabiduría del yo superior –o reflejo microcósmico de Brahma, Tao, Alá, o la Divinidad) al que cada uno tiene que, tras árduo y doloroso caminar, llegar en solitario y descubrir por sí mismo: nadie puede transferir vivencialemente a otro su hallazgo.

El demonio –Mara o Satanás– encarna el lado oscuro y negativo de la personalidad o yo inferior (también denominado como la sombra, el yo egoico o ignorante, las tendencias regresivas de la falsa personalidad...) que obstaculiza la transformación gradual y progresiva de una conciencia ordinaria y condicionada a otra conciencia liberada e iluminada.

Para que se produzca tal transición, la metáfora de las “tentaciones” nos invita a darnos cuenta, no de manera racional e intelectual, que existe mucha confusión y temor en zonas de nuestra conciencia y de nuestras vidas. Ahora bien, sino percibimos nuestras ataduras y limitaciones, nuestro encarcelamiento –la alienación y enajenación cultural psicológica y espiritual en la que vivimos–, no existirá ninguna motivación real para cambiar. Pero si “despertamos” verdaderamente –suele ocurrir cuando experimentamos sufrimientos profundos– nuestra intelectualizada e inconsciente personalidad egoica dejará de estar sumergida en la codicia del poder social y del dinero, en la vanidad y la envidia de la apariencia externa, en la lujuria y seducción del placer sensual, en el orgullo de la reputación y el honor, en la falsa seguridad de la supeditación a ideologías y filosofías externas y ajenas a nuestra experiencia directa y a todas las demas cosas que nos hacen vivir enredados en mil detalles insignificantes de una existencia que “muere en vida”. Y llegado ese momento, entonces, emergerá la personalidad egoica o yo inferior ya no de manera intelectualizada sino de ineludible y enriquecedora praxis sobre ella, y percibiremos que tenemos que llegar a un acuerdo con nuestro propio “demonio” si queremos convertirnos en suficientemente poderosos para vencerlo. Es decir, antes que el yo superior pueda triunfar tiene que experimentar y, con ello, comprender el origen y desarrollo de sus “tentaciones” o tendencias regresivas para después dominar y trascenderlas.

Es curioso observar que las tres “tentaciones” padecidas por Sidhartha y Jesús afecten a tres centros energéticos de la conciencia y naturaleza humana como la sexualidad –espectro instintivo/sensorial–, la necesidad de poder: seguridad y relaciones sociales –espectro racional/intelectual–, y la espiritualidad –espectro intuitivo/moral–, cuyos procesos cognicitivos interrelacionados catalizan y regulan el desarrollo de la personalidad; y que ésta se estructure, según los pioneros de la psicología moderna, alrededor del sexo (S. Freud), de la voluntad de poder social (A. Adler) y de la voluntad de trascendencia (C. G. Jung). Parece que equilibrar armoniosamente la sexualidad y la voluntad de poder en función del influjo y predominio paulatino de la energía espiritual –o del Amor incondicionado– sobre ellas, eliminará las tendencias regresivas como la vanidad, la codicia, la envidia, la ira, el odio, etc., que desintegran la unión del hombre con Dios.

“LA METAFORA DEL BAUTISMO”

Simboliza la muerte de una personalidad o ego y su irrevocable paso del umbral a una personalidad transformada o “renacida”. El equivalente en la leyenda de Sidhartha es la serie de experiencias adquiridas con los brahmanes maestros y con los cinco anacoretas, que, después de estar con estos ascetas, se bañó en el río Nairanjana y partió sólo hacia el árbol de la iluminación. De la misma manera, Juan el purificador representa el último horizonte de la religiosidad anterior a Jesús, mas allá de la cual él iba a empezar su solitaria aventura individual después de ser bautizado en el Jordán. Sidhartha y Jesús, llegaron a los últimos maestros de su tiempo –que representan la cultura y sociedad Brahmanica y judía– y pasaron mas allá de las enseñanzas establecidas e institucionalizadas y empezaron sus solitarias aventuras individuales.

Extrapolando el significado y la enseñanza de esta metáfora a nuestros días comprobaremos que, bajo las influencias de la visión del mundo racionalista-mecanicista con la cual estamos todos condicionados, se modelan y articulan procederes (roles) ritualizados y esteriotipados que despersonalizan y nos apartan de ser uno mismo a fin de que nuestra conducta ya no sea la propia, sino la requerida por el Estado y sus instituciones: la sociedad política, la económica, laboral, militar, religiosa..., originando una conducta disociativa de nuestra verdadera realidad interna, de nuestro Ser esencial.

Sólo en virtud del conocimiento adquirido en las “victorias” contra “las tres tentaciones” del yo inferior, podremos o no experiementar el paso del umbral –bautismo– a otra visión espiritual, ecológica y holística –de realidades no ordinarias– proporcionadas por el ego “nacido en dos ocasiones”, el cual, extingiéndose ya “la sujección del demonio” por autosatisfacerse, no está limitado por el horizonte del mundo cotidiano; ya no se identifica con ninguna de las filosofías e ideologías establecidas y enseñadas por autoridades externas: se mueve desde el interior. Y esta motivación interna, despierta a la presencia del Espíritu Universal o Yo Superior como único guía y maestro en todos sus procesos físicos y psíquicos, no carece de un sentido del deber sino que empatiza y se conmueve por todos los seres sufrientes, y su único propósito ya no es la búsqueda de la liberacion ni del éxtasis para sí mismo, sino la sabiduría y poder para servir a los demás: ya que solo en la felicidad del prójimo ha encontrado su propia, real y verdadera felicidad.

ACTUAL DECADENCIA DE LOS SIMBOLOS

En nuestros días mucha gente cree que los símbolos descritos en las tradiciones sagradas no se aplican a ellos, porque piensan que no ha tenido ninguna experiencia directa que corresponda a esas ideas y demas contenidos simbólicos. Probablemente se deba a que “no se puede comprender un símbolo a menos que sea capaz de despertar en el propio ser las resonancias espirituales que responda a dicho símbolo” –señaló T. Merton. Y es que en nuestro mundo no solo han perdido valor y significado los símbolos religiosos, sino que también han perdido las formas de vida a las que sostenían. Incluso muchísimos se atreven a proclamar ¡Dios ha muerto! sin entender que –de hecho– son los símbolos quienes han muerto al ser interpretados por “ciegos que han guiado a otros ciegos” durante siglos, arrastrando con su declive al concepto aplicado en cada cultura a lo Eterno.

¿Porqué esta decadencia?. Si los símbolos y metáforas de las tradiciones sagradas son interpretados como referencia a los potenciales psicológicos y espirituales internos, aparecerá por encima de todo una Sabiduría Universal la cual enseñará a comprender nuestra interdependiente humanidad con su lenguaje común, que, sin embargo se pierde de vista no solo cuando se interpretan los textos de forma literal –como referencia a acontecimientos históricos–, sino también, y con mayor ofuscación, cuando suelen ser traducidos en pensamientos verbalizados –teologías, ritos, dogmas, etc.– similares a los que conforman y sustentan nuestros miedos y muros interiores.

EL LENGUAJE DE LOS SIMBOLOS, ¿INTELIGIBLE PARA TODOS?

Los filósofos Vedanta señalan que esta Sabiduría Universal, reflejada microcósmicamente en el corazón del ser humano, “se extiende por todas partes, que lo sostiene todo y que irradia por todo el mundo”, muy parecido a las redes de energía del pensamiento (la formulación del “nudosferio” de T. de Chardin), a un tapiz colectivo de la conciencia (el “inconsciente colectivo” de Jung), a una perfecta “memoria del mundo” (archivos akásicos) que vincula a todos los humanos y resuena en todas las formas de vida (los “campos morfogenéticos” de R. Saldrake). Estos conceptos y otros muchos análogos pero de diferentes vocabularios son expresiones paradójicas, porque es imposible reducir lo trascendente a términos del lenguaje y la verdadera realidad es difícil de expresar mediante la comunicación oral y escrita, pero fácil de sentir y vivirla en y desde el corazón. Pues, aunque hablemos de la unión con Cristo, o con el Budha, o con el Tao, o como queramos llamar a la Sabiduría Universal, existe en todo ello un núcleo común dentro de todos nosotros, a modo de una dimensión de valores humanos perdurables que son inherentes al acto de vivir y en simúltaneidad de experiencia y expresión en la que han vivido y muerto los hombres de todas las épocas. Ya lo expresó Jung: “cada vida es la realización de un Todo, es decir de un sí mismo, cuya razón de esta comprensión puede llamarse individuación. Toda vida está ligada a portadores individuales que la llevan a cabo, y resulta inconcebible sin ellos”.

Todos nosotros encarnamos sin saberlo a Budha y a Cristo, y a todos los grandes seres que han despertado al Yo Superior: somos Uno en Todo, y estamos interconectados con el mundo natural y con el Cosmos en qué vivimos. Y querámoslo o no, todos estamos irremediablemente destinados a ser Budha o Cristo –ya lo somos en potencia–, a desarrollar al máximo nuestras potencialidades psíquicas y espirituales. Este es el primer y último significado de la vida humana, el significado intermedio –entre ambos extremos señalados– pertenece al libre albedrío de cada uno.

Aunque nuestro libre albedrío se encuentre condicionado por las consecuencias inevitables de nuestras acciones pasadas y tendencias kármicas, podemos experimentar la sensación de no ser víctimas de nuestra suerte, de llegar a convertirnos en maestros de nuestro destino si realmente autotransformamos nuestra conciencia.

Desde la perspectiva de la eterna búsqueda humana por realizar a Dios en un destino/azar no arbitrario y de un yo cuyo “hogar” no se encuentra en las realidades empíricas, dualistas y reduccionistas del mundo material, la vida y sus circunstancias, todo, se ve como una metáfora pletórica de símbolos. La misma realidad de cada uno muestra símbolos con gran abundancia de significados. Parece que el hombre ha sido diseñado para la comprensión e intercomunicacion de estos significados.

Este artículo mismo es la visión personal de sus autores. Habrá lectores que lo encontrarán plagado de especulaciones y abstracciones sin ápice de credibilidad, en otros, su lectura, como la vibración de una cuerda musical que responde a otra del mismo tono, quizá les evoque similares significados de resonancia interior. En sus líneas, mas allá de lo anecdótico escrito hasta aquí, subyacía la propuesta de que cada individuo a través de su propia experiencia y juicio (me refiero a juicio experimentado, no al provocado por lo “oído y leído” en su deambular cultural e intelectual), a través de su propia vida alcance ideas, sentimientos y actitudes “razonadas y razonables”, y que funciones no como un obediente sirviente de autoridades (incuestionables o no) ajenas a él, sino en función de sus propias determinaciones autorresponsables. Y para ello que busque por sí mismo los propios símbolos imprescindibles para describir sus experiencias, para despertar la intuición y para catalizar su transformación: que nadie realice este proceso por él.

Es inútil hechar miradas a la forma en que otro desarrolla su proceso de autorrealización, porque cada uno de nosotros tiene una tarea única. Aunque muchos problemas humanos son análogos, nunca son idénticos. Cada persona tiene que hacer algo diferente, algo que es unicamente suyo. Seguir los pasos de un maestro –Sidhartha, Jesús o cualquier otro maestro– no significa que hay que copiar el proceso de autorrealización que representa su vida –pues la actitud de imitar exime de plenitud y conocimiento a la experiencia personal directa–, significa que debemos tratar, con sinceridad y devoción, de igualarnos a él/ellos en el curso de nuestra vida. Y para llevar a cabo esta tarea sabemos –nos atrevamos o no a decirlo– que los sacerdotes, rabinos, lamas, y demás guías religiosos y otras autoridades de la psique y del espíritu, ya no tienen derecho de proclamar una autoridad irrebatible ni para sus leyes morales ni para sus ciencias. Los guías religiosos continúan pretendiendo enajenar nuestra experiencia propia incitándola a imitar a Sidharta y a Jesús siquiera permitiéndonos eligir la manera de copiarlos, sino según el modelo propuesto e impuesto por ellos para un supuesto beneficio –o perjuicio, si desobedecemos los mandatos– de nuestra salvación/iluminación, anulando así nuestro libre albedrío. El significado de sus propios símbolos tradicionales ya no sirve para curar, para experimentar la trascendencia, sino solo para confundir y alienar.

NOTAS BIBLIOGRAFICAS

(1) PAUL CARUS, “El Evangelio de Budha”, Edicomunicaciones, S.A. Barcelona 1991.

(2) PAUL CARUS, Obra citada, pág. 28.

(3) ANANDA COOMARASWAMY, “Buda y el Evangelio del budismo” pág. 30, editorial Páidos. Barcelona 1989.

(4) ANANDA COOMARASWAMY, Obra citada, pág. 57.

Palma de Mallorca, 9 de Junio de 1995.