lunes, 1 de diciembre de 2008

Militares tras OVNIS


A estas alturas todos los que estamos involucrados en la presencia de los “no-identificados” sabemos lo que ocurrió en México el pasado 4 de marzo, fecha en que un avión bimotor de la fuerza aérea del país azteca persiguió una flota de 16 objetos esféricos -uno de ellos con un tamaño similar a un edificio de 15 pisos-, registrándolos, para que no quede duda alguna, en ecos de radar y en imágenes infrarrojas cuando los visitantes luminosos se paseaban a sus anchas sobre la localidad de Campeche. Este acontecimiento, que motivó a la Fuerza Aérea de México entregar el material conseguido a los medios de comunicación, generó un revuelo en todo el mundo.

De cara a todo ello, Proyecto ECIS ha considerado conveniente sacar del “archivo” un artículo publicado originalmente en enero del 2000 (Enlace Cósmico 27), en donde se describe la hoy olvidada iniciativa de la Fuerza Aérea Peruana en investigar las constantes apariciones OVNI, tanto a nivel civil como militar. Los pilotos peruanos, al igual que sus colegas de los cinco continentes, han tenido experiencias de contacto que hoy por hoy son “casi públicas”. Y hemos dicho “casi” porque aún hay mucho por desvelar.


Fuerza Aérea Peruana tras los OVNIs


Fuimos avisados faltando muy poco para la conferencia de prensa que se realizaría en uno de los locales públicos de la Fuerza Aérea Peruana (FAP). No nos imaginábamos con qué nos íbamos a encontrar: a finales de 1999 se había constituido la Oficina de Investigación de Fenómenos Aéreos Anómalos (OIFAA), que forma parte de la Dirección de Intereses Aeroespaciales (DINAE) de la Fuerza Aérea del Perú. La finalidad: encontrar una explicación científica a las constantes observaciones OVNI reportadas por pilotos comerciales y militares.

Por si esto fuera poco, el periodista e investigador español Juan José Benítez, se encontraba presente como invitado especial y “padrino” de la recién creada comisión OVNI. Y nos pareció justo. Pues el escritor navarro, célebre a nivel mundial por su inolvidable “Caballo de Troya”, inició sus andadas tras los no-identificados en Perú.

He aquí una síntesis de lo que se habló en la conferencia de prensa.

Los Antecedentes

La Fuerza Aérea Norteamericana (USAF) sería una de las primeras del mundo en lanzar un proyecto de investigación que explicase el enigma de los OVNIs. Desde el célebre avistamiento del que fuera protagonista el piloto civil norteamericano Kenneth Arnold, en junio de 1947, las observaciones se fueron sucediendo a tal punto que la USAF se vio obligada a crear el Proyecto Signo. Luego seguirían otras iniciativas como el Proyecto Grudge ¾que curiosamente significa “rencor”, quizá por la sombría intención de ocultar el fenómeno más que explicarlo¾ y el famoso Proyecto Libro Azul.
En Sudamérica, países como Chile, Uruguay y Brasil, han creado comisiones de investigación OVNI al interior de sus respectivas fuerzas aéreas. J.J. Benítez está muy al tanto de ello ya que, además de haber reunido numerosos documentos clasificados del fenómeno OVNI en España ¾todos de procedencia militar¾, colaboró con el Centro de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos de la Fuerza Aérea de Chile (CEFAA).

La gota que rebalsó el vaso para la creación en Perú de la OIFAA, fue la intensa oleada de avistamientos que se desarrolló desde enero a marzo de 1999 (EC 1, Oct 99). Curiosamente, fue el mismo estímulo que nos empujaría a la creación de Proyecto ECIS, el primer equipó de investigación racional al interior de nuestra experiencia de contacto.

Por ello no nos extraña que Mario Zegarra Torres, importante investigador OVNI que llegó a compartir con nosotros entrevistas en TV y diferentes ponencias en congresos nacionales de ovnilogía a raíz de la oleada del 99, forme parte de la comisión de la OIFAA que lidera el Coronel Julio Chamorro Flores.
La situación se puso interesante con la presentación de Benítez, quien a boca de jarro, y con frialdad aplastante ¾de cara a los miembros de la Fuerza Aérea Peruana que abarrotaban el salón¾ aseguró que el fenómeno OVNI no era otra cosa que naves tripuladas por inteligencias “no humanas”. Lo más sorprendente, fue la apertura mental de los militares ante esta explosiva afirmación.


Derecha:
J.J. Benítez recibiendo un reconocimiento por la Fuerza Aérea Peruana (FAP), en la conferencia celebrada en enero del 2000 en Lima.


El discurso de J.J. Benítez

Con la experiencia de haber entrevistado a más de 10.000 testigos OVNI, muchas de ellas documentadas en sus libros ¾actualmente cuenta con 40 obras publicadas¾, Benítez se paró frente al nutrido grupo de militares y periodistas con una autoridad que pocos poseen sobre el tema.

“Sólo les puedo decir, que entre más investigo el tema, menos sé del mismo...” Fueron sus primeras palabras antes de compartir ya no sus dudas, sino las pocas certezas que guarda frente al enigma de los OVNIs. Mencionó cuatro:

*
Que el porcentaje de observaciones OVNI no explicables racionalmente, son vehículos conducidos por una inteligencia superior “no humana”.
*
Que no vienen con malas intenciones, porque su “comportamiento” revela que están observándonos sin interferir en nuestra libertad. Benítez estaba convencido que estos seres venían de siempre, desde los albores de la historia humana.
*
Que a pesar que tiene la certeza de que no vienen con malas intenciones, no posee una explicación abierta de los motivos que podrían movilizar a estas civilizaciones a nuestro planeta. “Pueden ser muchas cosas...” -enfatizó-.
*
Que sin lugar a dudas, ha existido y existe una política de desinformación y ocultamiento de casos OVNI por parte de algunos gobiernos y dependencias militares del mundo.

J.J. Benítez sostiene haber tenido cuatro observaciones OVNI. La primera todos la conocemos: Chilca (7 de septiembre de 1974), acompañado por el Grupo Rama; posteriormente tendría nuevos avistamientos en Sevilla, el Mar Mediterráneo y Brasil.

No obstante, el periodista español mostró claramente su escepticismo y cautela frente a movimientos de contacto que en torno al tema de los OVNIs, han desarrollado un mensaje mesiánico o religioso.

“No es que todos los casos de contactados sean falsos. De que los hay, los hay. En esto hay que dudar hasta de los más serios...” ¾puntualizó¾.

El Discurso de la FAP

Impensable. Desde los años 40 la Fuerza Aérea Peruana poseía informes de encuentros cercanos del tercer tipo. Uno de los más sorprendentes fue protagonizado por un ingeniero arequipeño, que se halló frente a un aparato metálico de aspecto discoidal; del interior ¾esto es lo más intrigante¾ salieron seres amorfos, como si estuviesen hechos de gelatina o plasma. La Fuerza Aérea afirmó que “más adelante” revelarían los pormenores de éste y otros casos de contacto. Penosamente no dieron más detalles en la conferencia de prensa.

Uno de los casos más célebres de un encuentro OVNI con pilotos ocurrió el 11 de abril de 1980. La base aérea de “La Joya” (Arequipa) detectó la presencia de un objeto extraño cerca de la pista de aterrizaje, estacionado en el cielo a unos 1,800 pies. Oscar Santa María, a bordo de un SU 22 Sukhói fue a su encuentro con obuses 30 mm. El objetivo: derribarlo.

No pudo lograrlo. A pesar que en más de una ocasión disparó los proyectiles, el OVNI seguía allí. Al menos, en medio de la persecución, logró acercarse a sólo unos 100 metros del objeto, que se mostraba pacífico. Santa María lo describiría así:

“Era una cúpula pavonada de color crema y tenía una base circular ancha de metal que la hacía brillar con el reflejo del Sol. Carecía de motores, toberas de escape, ventanas, alas...”

Toda la persecución fue seguida desde tierra por 1,800 hombres formados en la pista de aterrizaje.

Perú es considerado uno de los países con mayor actividad OVNI en el mundo, a pesar que hasta ahora no existía un organismo que llevara a cabo una estadística seria y objetiva de las observaciones, y más aún, la investigación correspondiente que aclarase el enigma.

Supuestamente, la OIFAA “baila con su pañuelo”, sin tener conexión alguna a otras dependencias militares que investigan fenómenos aéreos anómalos ¾como en EE.UU.¾; también señalaron que no subestimarán el testimonio de la gente que afirma haber tenido algún tipo de encuentro cercano. “Todo será debidamente estudiado; y no tendremos ningún problema en comunicar abiertamente el resultado de nuestras investigaciones...” ¾Señalaron¾.

Ojalá así sea.

Seguiremos de cerca todo esto.

http://www.legadocosmico.com/fap.htm