lunes, 1 de diciembre de 2008

Reflexiones del Contacto




“El contacto es recibir para dar. Dar un mensaje y un conocimiento que justifique el esfuerzo desplegado, tanto de ustedes como de nosotros. Pero sobre todo un mejor ejemplo de unidad, integración y servicio.

Cuando comprendan que de nada sirve que entiendan todo, si no hay amor en vuestras actitudes y acciones, sólo empezarán a perfeccionar vuestro cambio…”

Extraído del libro “Mensajeros del Cosmos”, Sixto Paz Wells, Longseller Errepar, Argentina (Pag 71)..

En las últimas semanas he tenido la oportunidad de hablar mucho con la gente de los grupos de contacto, ya sea vía e-mail o en mis viajes de difusión. Hay un creciente interés por comprender mejor las informaciones que los Guías han venido transmitiendo en las experiencias. Y no es para menos, ya que la cantidad de información que se ha desprendido de todo ello es impresionante. Por su importancia, he decidido incluir, como un pequeño aporte, algunas de estas inquietudes y mis reflexiones, con la intención de aclarar cualquier duda y comprender el maravilloso momento que estamos viviendo. Subrayo que he incluido sólo las preguntas que involucran las experiencias o informaciones que he enfrentado o difundido. Cuando se me ha consultado por las experiencias que vivieron otros hermanos, he recomendado que acudan a ellos para resolver cualquier inquietud. Es imperante dialogar y compartir.
A todos gracias mil por escribir y estar pendientes.

Que el Universo entero les bendiga,

Ricardo González



El Contacto, Orión y los viajes a Roncador y Paititi

1. ¿Por qué generalmente se dan contactos individuales o en grupos muy pequeños?

Hay más de una explicación. Por un lado, a los Guías extraterrestres les resulta más sencillo “coordinar” un acercamiento con una persona o un grupo pequeño que con un colectivo grande. Ellos más de una vez han mencionado que el ser humano es impredecible, y esta característica se multiplica cuando son muchas las personas que enfrentan el contacto, probablemente por las diversas reacciones que se disparan ante una experiencia así y la falta de uniformidad en la preparación del grupo. Por ello me atrevería a decir que la piedra cimiento del contacto grupal es la preparación. Ahora bien, contactos grupales los ha habido en la Misión, quizá no tan numerosos como los individuales, pero todos ellos con grandes aportes y enseñanzas. La perspectiva de que los encuentros cercanos grupales aumenten depende por un lado de nosotros, ya que es parte del proceso futuro de la humanidad. Pero no como un fin, sino como una herramienta para estrechar lazos con otras civilizaciones. Huelga explicar que también debemos comprender que detrás de una experiencia de contacto con los Guías u otro ser superior vibrando en la luz, se movilizan muchas cosas que determinan quién o quiénes, cuándo y dónde se produce el encuentro, y no porque aquellas personas sean “elegidas” o “mejores; muchas veces pesa en la decisión del contacto el karma del individuo potencial. No hay que olvidarlo.

2. ¿Somos seres de Orión viviendo en la Tierra?

Lamento mucho que se haya confundido de esta manera la experiencia que me tocó enfrentar en la Gran Pirámide. Nunca dije que el estanque cósmico terrestre se encuentra en Orión y que “todos los Rahma procedamos de allí”. Bien sabemos que la Tierra posee en sí misma aquella “fuente de vida” en donde se crean espíritus individuales, como recordamos, sobre la base de la experiencia del reino animal, que es colectiva. El mensaje del contacto que viví en Egipto apunta a la existencia de diversos estanques cósmicos, en la Tierra y en otros planetas, y principalmente, como es el caso de lo que llamamos “Constelación de Orión”, en la M42, la nebulosa más estudiada del espacio conocido. Por alguna razón se me reveló la existencia de un estanque cósmico en esta nebulosa, que dicho sea de paso está “gestando” la creación de nuevos planetas y estrellas. Sé que hay un misterio mayor allí y que aún no hemos comprendido en su totalidad. No en vano ello generó una guerra extraterrestre muy antigua, y que hasta esa experiencia nos era desconocida.






Por otra parte, y debo decirlo, no me parece descabellado que más de un alma de origen extraterrestre, o una humana que haya tenido algún tipo de experiencia en esos lejanos mundos, esté trabajando en la Tierra al servicio del Plan Cósmico, pues si bien es cierto, el eje de esta historia apunta a la humanidad, es el Universo entero el implicado con sus resultados. Esto no contradice ni un ápice todo lo que hemos aprendido en estos años, más bien lo amplía y profundiza.

Soy conciente que al hablar de Orión, y de sus guerras estelares, es muy fuerte y controversial. Sin embargo, a pesar de haberse tratado de una experiencia personal, los Guías me recomendaron que la compartiera, pues su mensaje con el tiempo sería comprendido. Y yo sentí hacerlo. Lo viví, fue real, y me hago totalmente responsable de mis afirmaciones.


Además, no olvidemos que diferentes hermanos, mucho antes de que recibiera la indicación de ir a Egipto, ya habían tenido experiencias similares y con informaciones idénticas. Hermanos muy lejos de imaginarse cosas o de hallarse confundidos. Pero no las comentaron abiertamente en su momento por temor a ser cuestionados. He hallado, inclusive, la misma información y testimonios en otros grupos de contacto y aún en personas ajenas a todo esto. Es cierto que hay piezas que tenemos que unir, pero por favor no confundamos las cosas ni adelantemos juicios.

Todo esto me ha enseñado mucho. No es tarea fácil difundir semejantes vivencias e informaciones. Y más aún si se tratan de episodios controvertidos de nuestra historia cósmica. Pero ya el tiempo dirá.

3. ¿Qué sucedió en la expedición a Roncador del 2004?

El objetivo de este viaje apuntaba a la activación del disco solar que se halla en el Mato Grosso, además de un encuentro con los guardianes del lugar que entregarían importante información sobre las ciudades perdidas del Brasil y los secretos que custodian. Todo ello se dio. Fue una expedición internacional que reunió a hermanos de Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Ecuador y Perú. Fue un viaje maravilloso donde cada paso y momento fluyó tal como anunciaban las comunicaciones. La presencia de los Guías fue evidente y todos la pudimos constatar. Inclusive más de un miembro del grupo registró los avistamientos de las naves tanto en las cámaras digitales como en las convencionales. ¡Quedamos muy contentos por tremendo apoyo recibido!

En esta expedición los hermanos de Brasil fueron los protagonistas, pues su entrega y dedicación unió al grupo y enseñó. Muchos me preguntan por el informe, pero este fue redactado por los grupos de Sao Paulo, obviamente, en portugués, y así estuvo circulando. En breve estará lista la traducción al español y allí no sólo se podrán conocer los detalles de este viaje, sino la importante información recibida sobre los yacimientos de los cristales de poder y los lugares donde se encuentran los principales Retiros Interiores de la Hermandad Blanca en la costa este de América del Sur, entre otros datos por demás reveladores.

4. Teniendo en cuenta el próximo viaje al Manú, ¿qué reflexión puedes hacer de las expediciones que realizaste a Paititi? ¿Quedó algo pendiente?

Siempre quedan tareas adicionales por realizar, pero tenemos que comprender que una cadena de viajes en realidad obedecen a un solo propósito, y a Paititi se volverá una y otra vez.

Tengo especiales recuerdos de la expedición de 1996, pues fue mi primera incursión a esas selvas tan mágicas, y también la más intensa: 33 días de expedición. Prácticamente dos en una, ya que primero estuvimos en Q'eros, caminando con el equipo a cuestas en alturas andinas que rozaban los 5.000 metros sobre el nivel del mar, y de allí el acceso al Manú. Fue una vivencia inolvidable, llena de sencillez y espiritualidad. Y en Pusharo, el corolario fue el encuentro físico con Alcir.

Izquierda: Expedición Paititi 1996




Fue uno de los tantos viajes que se hicieron a Paititi, pero con un aporte importante ya que en él se dio el esperado contacto físico con la Hermandad Blanca, una tarea que ya había sido iniciada gracias a los primeros encuentros con los emisarios y experiencias en el astral. La información recibida en este viaje fue abundante y sobre todo novedosa, tanto, que de todo esto nació un libro. 1996 fue un año inolvidable para mí no sólo por este viaje; ese año los Guías asistieron a mi madre curándola de un cáncer terminal, tal como el propio Alcir me lo había transmitido antes que emprendiera la expedición. Fue el inicio de muchas cosas.

Luego de este viaje a Paititi, se nos pidió volver en agosto de 1998, en pleno “Año Semiótico”, para vivir lo que el propio Alcir denominó “la Gran Prueba”. No sabíamos de qué se trataba. Pero parecía ser algo muy importante para ellos. Hicimos el viaje, el más numeroso que se haya hecho (fuimos 17 personas), pero no se dio nada de lo que esperábamos. Es verdad que los Guías se mostraron y apoyaron, y que varios hermanos tuvieron experiencias importantes, pero todo ello no era parte de esa prueba simbólica o espiritual que advertía el guardián del Disco Solar en el viaje anterior. En suma, no cumplimos el objetivo global, y pienso que en gran medida por mi inmadurez e inexperiencia. Comprendí en ese viaje que una expedición no termina cuando se llega a un determinado lugar; el regreso fue nuestro gran descuido. Cómo sale uno de la selva es importante, no volver apurados o a las corridas, sin reflexionar lo que vivimos o no vivimos adecuadamente. Y por otra parte, aprendí que un viaje a un Retiro Interior no se realiza sólo para tener contactos y recibir información, sino también para afrontar ciertos procesos iniciáticos, de profundo significado simbólico pero trascendentales, como una herramienta poderosa en nuestra preparación. La Hermandad Blanca tiene sus mecanismos, muchas veces incomprensibles para nosotros, pero efectivos. A esto se refería la “Gran Prueba”, y por ello tuvimos que volver en agosto del 2000. Sé y siento que la pasamos en nombre de todos, aunque las connotaciones de la misma sorprendieron a muchos: ¿Cómo era posible que la Hermandad Blanca te diga que si cruzas el Mecanto no podrías volver? ¡Fue un símbolo! ¡Nosotros no lo interpretamos correctamente en un principio! Como fuere, este gran paso activó los primeros viajes al Sinaí y la experiencia en Celea (24 febrero, 2001). Los Guías estuvieron asistiendo cada paso en este viaje a Paititi, inclusive una confirmación física a través de la materialización de una nave sobre nosotros, al otro lado del Mecanto, y que fortalecía el mensaje de la Guardiana de Luz, en donde se nos explicaba los alcances de esta inolvidable experiencia: “Las distancias que se miden en Paititi, no son las físicas, sino las interiores”. Y esa enseñanza tocó sensiblemente el corazón de muchos hermanos que leyeron el informe “El Mensaje de El Dorado.

”Por ello, considero que en este próximo periplo a Paititi, a realizarse en el mes de agosto por hermanos comprometidos con la Misión, hay que prestarle especial atención a todo lo simbólico, más aún ahora que estamos viviendo un nuevo año semiótico. Y de igual forma en cada viaje o lugar donde nos encontremos.

La experiencia en Tierra del Fuego (Kayona), los Discos Solares y el desierto de Gobi

5. ¿Por qué no has redactado aún el informe de la experiencia de Tierra del Fuego? ¿Qué se recibió allí? ¿Cómo se dio todo?

Inicialmente fui invitado a través de las comunicaciones para vivir esta experiencia. Según los Guías, sería la última de un ciclo de contactos que habían programado para con mi persona. No que no les volvería a ver más, sino que sería necesario sopesar y asimilar todos los encuentros que enfrenté en un corto margen de tiempo como parte de una preparación. Ir a la ciudad secreta de la Antártida, me emocionaba por todo lo que significa para la humanidad.

La confirmación para esta experiencia se dio en noviembre del 2003, durante el viaje que hicieron los grupos de Chile al Licancabur, y en donde me hallaba presente. Fue maravilloso ir con ellos. El objetivo era activar el disco solar del apagado volcán. Nadie esperaba un contacto físico. Y menos yo. De hecho el mensaje que advertía mi encuentro esa noche con los Guías lo recibieron Aurora Zamora y Mauricio García. Y encima me permití dudar del mismo, aunque ellos, serenos, me dijeron que habría una confirmación previa el encuentro, exactamente a las 9:00 p.m. Y precisamente a esa hora apareció una nave madre sobre la laguna verde, toda ella adornada en un racimo de luces que la “vestía” magnífica en el cielo. Todos la vimos, y Cristian Vallejo, desde su carpa, vio al Guía Antarel, físicamente, de pie y cerca de las ruinas que habíamos empleado como zona de acampe al pie del volcán. Yo fui al encuentro de Antarel, y allí, además de otras cosas (como la advertencia de que la NASA se acercaba al lugar, y así ocurrió, pues nos topamos cara a cara con ellos), me ratificó la invitación para la experiencia que se desarrollaría en Tierra del Fuego. Tenía un año para prepararme, pues me dieron el 12 de diciembre del 2004 como fecha de contacto. Esta fecha no la comenté con nadie, y otros grupos también la recibieron, como el de Bariloche. Serían ellos precisamente, con hermanos de Trelew, Santiago de Chile y mi esposa Iara, quienes integrarían el equipo que fue a la cita.

Derecha: Licancabur y laguna verde



El contacto se dio a través de una puerta dimensional que de acuerdo a las últimas comunicaciones, difiere a la de un Xendra. Los Guías les llaman “Exones”. Mientras un Xendra es creado artificialmente a través de la concentración de la luz, los Exones son puertas naturales que se “abren” sobre el cruce de líneas de fuerza planetarias. La Hermandad Blanca trabaja de manera especial con este tipo de accesos dimensionales, y fue así como me “llevaron” al Templo del Principio de Kayona; un gigantesco salón que en la antigüedad había cobijado a los más altos sacerdotes de esta ciudad que súbitamente se congeló bajo los hielos. En esta experiencia, además de “ver” la historia de Kayona y su relación con la perdida Lemuria, me entrevisté con el Maestro Joaquín, quien me mostró una piedra de poder verde brillante, de origen cósmico, y que me recuerda una de las interpretaciones del legendario Santo Grial como una “esmeralda caída del cielo”. En este contacto, al margen de cualquier especulación que podamos hacer sobre el misterio del Grial, Joaquín me reveló los nombres de los discos solares y otros datos que sentí adelantar en el informe “La Red del Tiempo”. Luego de esta experiencia me hallaba muy sensible e impactado por lo recibido. Conjuntamente, los Guías me recomendaron que compartiera abiertamente todo lo que vi y me dijeron en agosto, pues a lo largo de estos meses maduraría lo vivido. Cuando llegaron más tarde los mensajes que confirmaban la salida de Cusco y los viajes de agosto, comprendí. Y más aún luego del reciente viaje que hicimos a la meseta de Somuncurá, en la patagonia argentina. Diferentes lugares, pero todos ellos encerrando la misma historia que esgrime Kayona.

6. ¿Pueden haber más discos solares en otras partes del mundo ajenas a América? ¿Es necesario viajar a los lugares donde se encuentran para “activarlos”?

La Hermandad Blanca y las civilizaciones más sagradas de la prehistoria trabajaron con discos de poder, muchos de ellos con aspecto metálico, como el oro, pero lo más importante: llenos de magia y energía sobrenaturales. Por supuesto que debe haber decenas de estas antiguas herramientas ocultas en el mundo. Sin embargo, lo que los Guías han transmitido, es que la denominada “Red del Tiempo”, constituida por 12 Discos Solares, todos ellos atados energéticamente al de Paititi, se encuentra en las Américas. ¿Por qué? Porque son los lugares donde los Retiros Interiores de la Hermandad Blanca se hallan especialmente activos, y desde donde se producirá la mayor concentración de energía cuando la Tierra ascienda a una dimensión superior. La ubicación de estos discos, por lo tanto, es estratégica, ya que todos ellos se hallan en los Retiros Interiores más importantes de esta región. También hay que diferenciar que la historia de estos discos es diferente, pues todos ellos en una época remota eran uno solo, hasta que se dividieron. Por ello se construyó en el desierto de Gobi el disco número trece (el que actualmente se halla en el Paititi), con la intención de volver a unir todas las piezas de esta “red”, y que se podría activar a partir del año 2012, en que la energía del Sol Central hallaría su punto más importante en relación con nuestra estrella.

La ubicación de los discos solares en la Américas y su activación ha sido confirmada a través del trabajo de muchos hermanos de los grupos, y siempre contando con el apoyo y asistencia palpable de los Guías. Monte Shasta, el Valle de las Siete Luminarias, la Cueva de los Tayos, Licancabur, Roncador o Talampaya, sólo por citar algunos lugares donde se hallan estos discos, han sido visitados confirmando todo lo recibido en equipo. Y desde luego, nuestro trabajo en estos lugares puede ir “despertando” estas herramientas, un proceso que debe ser completado antes del año 2012. Hay que tener en cuenta que estos discos son como “seres vivientes”, no son sólo herramientas de poder. Pueden incluso “bilocarse” y ser percibidos en otros lugares distintos a los de su ubicación física real. Este hecho ha confundido a algunos grupos, pero es un fenómeno que obedece a la propia función de esta red, que es flexible y abarca a todo el planeta.

7. Seha hablado mucho sobre el viaje al desierto de Gobi. ¿Se realizará en el año 2007? ¿Cuál sería el objetivo?




Se dice que Nicolás Roerich, el célebre explorador y pintor Ruso, viajó al desierto de Gobi en 1925 acompañado de varios Lamas. Además del disco dorado (un OVNI) que vieron sobrevolar próximo a las montañas del Altai-Himalaya, otro dato interesante es que Roerich llevaba consigo una piedra de poder, llamada “Chintamani”, que en sánscrito significa “Felicidad o Esperanza”. En más de una pintura, Roerich la dibujó, como si quisiera remarcar su importancia. De acuerdo a la leyenda, cada cierto tiempo esa misteriosa piedra, o lo que simboliza, sale al mundo de superficie para ser devuelta al Gobi, como un acto simbólico que moviliza poderosas energías en bien de la Humanidad. Esta peregrinación generalmente se hace en un momento de crisis planetaria. Pienso que el viaje al desierto de Gobi que los Guías han sugerido para el 2007, guarda algún tipo de relación con el mensaje de esta leyenda.

Nicolás Roerich no sólo pintó a la piedra de Chintamani oculta en un cofre, sino también a los Maestros de la Hermandad Blanca protegiéndola.



Alguna vez me preguntaron: ¿Por qué los Guías nos envían a un lugar tan peligroso? Y yo contestaba: ¿Acaso es menos peligroso bajar a la Cueva de los Tayos o penetrar en las Sierras del Roncador? Los Guías jamás nos pedirían algo que fuese un imposible o que comprometiera al grupo. Además, en los últimos viajes se están facilitando las cosas a través de puertas dimensionales. Sé que ello ocurrirá en el Gobi, evitando así tener que atravesar el corazón de esas arenas misteriosas. Pero tampoco podemos esperar que la puerta se abra en Chilca o en el jardín de nuestra casa, si no ¿cuál sería el mérito? Es sin duda un viaje de naturaleza espiritual, pero también una experiencia que permitirá conocer otras cosas, pues fue en ese desierto donde se fundó la Hermandad Blanca. Por ello no me extraña que se haga el viaje en el “año 33” de estar operando Rahma en la Tierra. Muchos grupos a escala mundial han recibido comunicaciones sobre la tarea pendiente en el Gobi, y han tenido también sólidas experiencias que avalan el viaje. Todo está tomando forma, así que dejemos que fluya naturalmente, tanto porque no estamos solos y porque siempre habrá gente dispuesta a cumplir con tan importante encargo.

El Arca de la Alianza, el Real Tiempo del Universo y los grupos de contacto

8. ¿Qué hay dentro del Arca de la Alianza? ¿El Código Genético del Maestro o las Tablas Esmeralda de Thot el Atlante?

No hay contradicción alguna, las dos cosas son una sola. Antes de que Joaquín hablara del Arca de la Alianza y la “Clave de la Ascensión” (el código genético de Jesús) en la experiencia en Celea, ya se conocía la información de un “Arca de la Alianza egipcia” y la existencia de las Tablas Esmeralda de Thot el Atlante en su interior, por ello no entiendo la sorpresa ante ese dato. Entiendo que las tablas contienen la información genética del Maestro, y por alguna razón poderosa ha de ser así. No olvidemos que cuando la Hermandad Blanca habla de que “archiva” información en cristales, el “archivo” involucra muchas cosas más allá de lo que nos imaginamos.



Recordemos que el Arca de la Alianza es más importante en su símbolo que en lo que contiene en su interior. Eso fue lo que nos dijo Alcir en Pusharo en 1996. Y sintiendo la importancia de todo ello le dediqué al Arca de la Alianza un capítulo completo en “Los Maestros del Paititi”. Muchos intuíamos que Alcir no la había mencionado así por así. Luego, el 28 de julio de 1998, en Marcahuasi de Juan de Iris (andes peruanos) en un contacto físico se indicó que el Arca se hallaba en el Monte Sinaí y que su guardián era Etnakiel.

Izquierda: El Arca.


Esta información estuvo circulando en los grupos que hicieron los siguientes viajes a Egipto. Y de hecho, en todos estos viajes al Sinaí, más de uno ha percibido a Etnakiel y al Arca oculta en algún lugar de la montaña de Moisés. Pero no nos quedemos con la parte física, de qué hay o qué no hay o dónde está, sino en su mensaje, en su símbolo, que percibo poderoso y trascendental para todos nosotros.

9. ¿Según tu visión de las cosas, entraremos al Real Tiempo del Universo en el año 2012?

Así está profetizado, y depende de la humanidad estar a la altura ante semejante momento. Pero no comparto la tendencia de trabajar “para el 2012”, contando cuántos años restan, que cada vez estamos más cerca, etc. Siento que tenemos que trabajar por nuestro compromiso con la Luz, porque creemos en lo que estamos haciendo, no porque “algo” se avecina. Tenemos que vivir el mensaje día a día, en el aquí y el ahora. El mundo no acaba en el 2012, sino que se transforma. Y sea en esa fecha, antes o después el gran cambio que aguardamos, será el inicio de una nueva etapa en nuestra labor.

10. ¿Cómo ves el trabajo actual de los grupos de contacto?

Hay mucha voluntad por trabajar. Y he conocido gente maravillosa en varios países que ha superado toda clase de pruebas y obstáculos para seguir adelante. Ese es el punto, pues muchas veces se nos dijo que habría un gran desembalse de información y cambios en la humanidad en donde nadie sabría qué creer o qué pensar… Que la soberbia no nos traicione y creamos que quienes estamos trabajando en todo esto nos hallamos al margen. ¡Nosotros también tenemos que estar atentos! De lo contrario, ¿cómo vamos a contribuir con la humanidad si estamos confundidos? Siento que debemos escuchar más al corazón, pues he allí la clave para el momento actual del planeta y el sano balance de nuestro trabajo. La mente nos puede traicionar por intentar desmenuzar todo cuanto pasa. Pero el corazón no se equivoca, te dice qué fue real, qué te llegó de lo que viste, viviste o escuchaste, y qué es lo que tienes que hacer. Por supuesto que debemos ser objetivos y equilibrados ante lo que vivimos, pero si escucháramos más a nuestro corazón, y hablase menos nuestra mente, entonces habremos entendido aquello que dijeron los Guías, que al final, nos daríamos cuenta que el verdadero contacto es con uno mismo. Y eso se demuestra no en la cantidad de experiencias que enfrentaste o los conocimientos adquiridos, sino en el ejemplo, donde debe reinar el respeto, la sencillez y la sincera voluntad de servicio y cooperación. En síntesis, llevar el mensaje del contacto a la práctica. En estos últimos tiempos, habrá muchas pruebas para todos, pero ánimo que es parte de lo que el Profundo ha dispuesto.
http://www.legadocosmico.com/reflex.htm

ERKS Luces que dejan su improta



“La ciudad perdida de Erks es invisible a las miradas indiscretas, pero se materializa cuando se pronuncian una seria de palabras sólo conocidas por el encargado de invocar el misterio.
Cuando la ciudad desciende a nuestra dimensión humana se puede observar en todo su esplendor, y existen fotografías que testimonian su existencia. En esas imágenes se pueden ver, a lo lejos, el Templo de la Esfera, receptáculo de los Tres Espejos, con los cuales los habitantes de esa ciudad ocultan hasta el rincón más sombrío del alma de los hombres.
En Erks, se asegura, viven 18.000 personas desconocidas por todos los censos de la Tierra, aunque sus dimensiones podrían dar cabida a muchos más seres humanos, hasta completar siete veces esa cifra.
Las pocas personas que pudieron entrar, y luego se les permitió regresar a la superficie, afirman que sólo una ciudad se puede comparar a Erks, y se encuentra en la cara opuesta de la Tierra, en su antípoda terrestre y espiritual. Esa otra ciudad ha recibido muchos nombres, pero se sabe, el único apropiado es Shambhala.
Una y otra ciudad nacieron juntas, de hecho ninguna obra humana puede escapar al principio de polaridad y esta no es una excepción. La circunstancia de que recién en estos últimos años se haya revelado la existencia y ubicación de Erks, es un signo irrenunciable de los tiempos por venir, y del nuevo pacto por sellar”.

Documentos de Erks

Muchos están de acuerdo en que Erks se publicitó mundialmente por la recordada huella de un resplandeciente OVNI en el cerro “El Pajarillo”, el 9 de enero de 1986.

Y no era para menos: ante la sorpresa de los moradores de Capilla del Monte, aquel extraño objeto, de unos 115 m. de largo y 95 m. de ancho, proyectó su energía sobre las faldas del cerro en mención, dejando una marca oval en proporción a su volumen que, a decir de algunos investigadores, guarda una sospechosa correspondencia con las dimensiones generalmente aceptadas de nuestra galaxia: 115.000 años luz de largo y 95.000 años luz de ancho. El OVNI desapareció, pero dejó allí su huella, que de inmediato atrajo a diversos investigadores y científicos, entre ellos personal de la propia NASA.


Cerro "El Pajarillo"





Como un hecho curioso, recuerdo un documental para la televisión española, realizado por J. J. Benítez y el recientemente fallecido Dr. Fernando Jiménez del Oso, en donde mostraban la marca sobrenatural del Pajarillo. La sorpresa fue que sus cámaras filmadoras no funcionaron dentro del área donde el OVNI depositó su energía. ¿Fue exactamente así? De lo que no hay duda, es que los lugareños recuerdan cómo al desatarse un incendio forestal, el fuego, al llegar a la marca que dejara el objeto, inexplicablemente se detuvo y no quemó el pasto de aquel sector...

La presencia OVNI inmediata a un Retiro Interior (como llamamos a estas ciudades intraterrestres), es una constante. Cerca a estos templos subterráneos se encuentran instalaciones de civilizaciones estelares, que hacen de vigilantes y protectores de los lugares sagrados. Es comprensible, teniendo en cuenta que buena parte de las ciudades intraterrenas fueron originalmente construidas por aquellos visitantes espaciales, que las emplearon en su momento para fines científicos, como el estudio de fuentes de poder telúricas y la extracción de minerales. Ya el sensitivo argentino Benjamín Solari Parravicini (hoy de fama mundial por sus aciertos) en una de sus psicografías se refería a este misterio:

Razas extraterrestres regresarán a la Tierra. Ellas ampararán ciudades subterráneas que de ellos fueron, y aún habitadas por sus naturales aclimatados. Bajarán para restablecer costumbres que fueron superiores a las nuestras, hoy desaparecidas. Las manifestarán de forma telepática... (Buenos Aires, 1959).

Pero hay más.

El bastón de Mando

A la llegada de los españoles, se estima que la población total de los indios comechingones alcanzaba los 30.000 habitantes, distribuidos principalmente en medio de los valles y lomadas de la actual provincia de Córdoba, donde se encuentra Capilla del Monte.

A decir del fallecido investigador argentino Guillermo A. Terrera, los caciques mayores de los comechingones conocían la existencia de un “Bastón de Mando” o Toqui Lítico, poseedor de facultades sobrenaturales que sólo pueden ser despertadas por la persona “correcta” que custodie el objeto.

El 26 de septiembre de 1948, el propio Terrera recibió de manos de un tal Orfelio Ulises aquel bastón de piedra negra, de forma cónica y de 1,10 m. de longitud, presuntamente hecho en basalto (como la estatuilla del Roncador que poseía Fawcett), y que habría sido encontrado por Ulises catorce años antes en las cercanías del Cerro Uritorco.






Supuestamente, de esta forma lo rescató de los nazis que empecinadamente lo buscaban. Pero el hallazgo del Bastón de Mando, a decir de Terrera, no fue fortuito. Ulises era un iniciado hermético que en un viaje a Oriente (vivió ocho años en el Tibet) recibió “las indicaciones” para hallar la pieza lítica en la Argentina. Sea como fuere, el misterioso objeto de basalto negro existe, y han sido muchos los estudiosos que han hecho mediciones de su sorprendente energía y que han experimentado inclusive extrañas visiones con tan sólo sostenerlo en las manos. Además, resulta alucinante comprobar que ya en 1230, el célebre filósofo inglés Roger Bacón mencionaba la existencia del Bastón de Mando “escondido en una cordillera situada en el extremo meridional del Hemisferio Sur...” (!)

Una vez más, nos hallamos ante otro “objeto de poder”, como la Piedra de Chintamani de Nicolás Roerich, la estatuilla de Fawcett, y la Umiña de los incas. Para aquel que sepa ver más allá del enigma que constituyen estos objetos, encontrará una pieza adicional, e importante, del rompecabezas que constituye el acceso a un Retiro Interior de la Hermandad Blanca.

El Bastón de Mando aun se encuentra en la Argentina, y se espera que pueda ser devuelto a su lugar de origen en Capilla del Monte, ahora que su antiguo protector (Terrera) ha partido.

Sarumah y los Guardianes de ERKS

Fue el médico Ángel Cristo Acoglanis, conocido también con el nombre de “Sarumah” (para algunos el nombre de la entidad de ERKS que le contactaba) quien organizó diversas reuniones de contacto en los solitarios parajes de Capilla del Monte, de manera especial en el Valle de los Terrones. El fue el primer “contactado” del que tenemos noticia con aquella ciudad intraterrena.

A estos encuentros acudían misteriosas luces, entidades cósmicas de ERKS, y siempre ante la presencia de numerosos testigos. Roberto Villamil, reconocido fotógrafo y periodista (y principalmente un buen amigo en este camino), registró muchas de estas apariciones, y entregó los negativos al escritor de metafísica Triguerinho, material que fue publicado en “ERKS, mundo interno” (Kier, 1989). Así, el mensaje de aquellos mundos internos empezaría a llamar la atención del buscador de la Verdad.
Acoglanis en el centro, acompañado de Roberto Villamil.


Acoglanis, curiosamente al igual que Orfelio Ulises, había bebido de la fuente oriental, sinónimo del legado de Shambhala, aprendiendo una serie de mantrams o palabras de poder que permitían entrar en una conexión directa con los “seres de ERKS”, a quienes, inclusive, se les identificaba con sus respectivos nombres. Entre ellos tenemos a Witaicon, Naualcuma, Maia y Epanticuama, entre otras entidades que no tienen cuerpo físico (alguna vez lo poseyeron) constituyéndose ahora en seres de energía o luz pura, que bajo la apariencia de esferas blancas resplandecientes, cruzan el Valle de los Terrones, las grutas de Ongamira, y la cumbre del Cerro Uritorco.




Es importante tener en cuenta y diferenciar este fenómeno que hemos presenciado en diversos Retiros Interiores, para no confundirlo con manifestaciones de las naves. Hoy en día, muchos investigadores han acuñado el termino ORBS (que significa “esfera”) para definir estas presencias que, frecuentemente, aparecen en las fotografías sólo al ser reveladas.

Derecha: Nave de los ERKS






Como bien lo define el propio Terrera en su libro “El Valle de los Espíritus” (Kier, 2003) el objeto ?en alusión a los OVNIs? es un artefacto, un aparato construido con elementos de peso, volumen, densidad y resistencia, aunque de naturaleza “mágica” para nuestra ciencia. La entidad, en cambio, es una energía, una fuerza que se puede ver e, incluso, percibir extrasensorialmente; un fluido, un magnetismo.

Izquierda: Valle de los Terrones


Para dar una idea de los mensajes que recibía Acoglanis de los seres de ERKS, trascribo literalmente algunos pasajes

“…Hace aproximadamente 21.000 años, el consejo de la llama azul, decide la construcción de la ciudad de la llama azul, preparada para el despertar de estos tiempos. Allí sería el centro iniciático de los cósmicos remanentes del Kosmos sideral para el encuentro. De allí que las revelaciones al auto convocado informen de la ciudad subterránea conocida con el nombre de ERKS. Es una ciudad esférica construida dentro del círculo montañoso, elegido por el consejo de la llama azul, dotada esta del sistema de espejos.

A la Ciudad de la Llama Azul o ERKS, conocida por los esotéricos auto convocados por el regente SHIKUMHA, arriban los hermanos de la flota enviada por la confederación celeste; su misión encomendada es controlada por los espejos instalados en ERKS; para responder en información a las delegaciones especiales de distintas constelaciones solares fuera del regente solar del planeta tierra.

Nuestra hermandad de la llama azul activa entonces el generador del programador; por este sistema se contactan los espejos que informan a los seres espaciales desde el consejo de la sexta dimensión; están guiados a su vez por los Maestros interplanetarios en diferentes jerarquías de misión.

Diario II “Los Espejos de ERKS”

De vivir Acoglanis, de seguro tendríamos una respuesta a las incógnitas que surgen de estas experiencias.

Lamentablemente, el 19 de abril de 1989 (luego de la publicación del libro de Triguerinho) Acoglanis es asesinado de siete tiros de bala por quien consideraba, precisamente, su mejor amigo, que inmediatamente al incidente, caminó como un autómata a un centro policial de Buenos Aires para entregarse. Por si fuera poco, más tarde el atormentado hombre se suicidaría arrojándose de un edificio... Es difícil no asociar este episodio con otros hechos extraños que hemos conocido, y que empiezan a sugerirnos que existe una fuerza, o un grupo secreto, que desea silenciar estas verdades para mantener a la humanidad en la ignorancia. ¿Fue Acoglanis víctima de una conspiración basada en técnicas de control mental, que manipularon a su amigo para que éste le asesinase? ¿O fue sólo, como dicen algunos, un “ajustes de cuentas” por problemas personales?

Han transcurrido 16 años desde entonces, y hasta hoy en día se respira un ambiente de misterio en torno a la inesperada muerte del “portero de ERKS”, como le llamaban sus seguidores.

Sin embargo, al margen de esta historia, las luces cósmicas de ERKS aun se dejan ver, dando señales que el contacto con ese esquivo mundo interno de Capilla del Monte, continúa.

Y esta vez nadie lo podrá silenciar…

El Vaticano y el Fin de los Tiempos (Reflexión)




En la experiencia de contacto aprendimos que debíamos estar atentos a todo cuanto sucedía en el mundo. Y la elección del nuevo Papa, sin duda, no escapa a los acontecimientos “clave” que apuntan a esa gran transformación planetaria de la cual nos hablaron los extraterrestres.

Este episodio, que como veremos parece hallarse en medio de diversas profecías, podría ser decisivo para comprender el futuro de una de las religiones más poderosas e influyentes del planeta. ¿Ratzinger es el famoso “Papa Negro” que aludía San Malaquías? ¿Por qué se ha tomado con tanta controversia su elección?

Me encontraba en Barcelona, debido a una reunión con la editorial que publicó “Los Maestros del Paititi”, cuando la radio del auto en donde me llevaban anunciaba la noticia inminente: Se ha elegido al nuevo Papa, “Benedicto XVI”.

Aunque no me sorprendía esta elección (y líneas más abajo explicaré por qué), recordaba que en la expedición a Paititi de 1996, el muro de Pusharo nos había mostrado grandes cambios planetarios luego de la partida de Juan Pablo II. Y si había alguna duda de ello, la designación del Cardenal alemán Joseph Ratzinger como cabeza del Vaticano, confirmaba nuestras sospechas.

Si bien es cierto se hablaba de un supuesto Papa de origen latinoamericano como posible sucesor de Juan Pablo II, las cosas apuntaban en realidad en otra dirección. Independientemente de que no se haya respetado la voluntad del fallecido Papa viajero, que en una ocasión advirtió de que su sucesor “aún no había sido nombrado Cardenal” (según recoge el premiado periodista mexicano José Villasana Murguía), estaba claro de que las cosas no se darían así. Sin duda resultan extrañas las palabras de Juan Pablo II. Desconcertantes, pero claves ante el hecho de que Ratzinger ya era Cardenal desde junio de 1977 (por intermedio de Pablo VI). ¿Hubo una manipulación en la Capilla Sixtina?

Como fuere, lo cierto es que Ratzinger pasó a ser Decano del Colegio Cardenalicio en el año 2002, convirtiéndose de esta forma en la cabeza encargada para elegir al sucesor del Papa.

Por esta razón la matemática no me resultaba complicada a la luz de nuestra experiencia de contacto: Siendo Prefecto desde 1981 para la Congregación de la Doctrina y la Fe, la heredera del tristemente célebre Tribunal de la Santa Inquisición, y su cercanía a Juan Pablo II como “consejero” y “brazo derecho”, era lógico de que el Papa que terminaría de acentuar la crisis de la Iglesia Católica, sería él.

Por razones del destino, luego de Barcelona tenía que volar a Italia para dar unas conferencias en Milán. Y debo decir que el clima de desconcierto que he hallado frente a la elección del nuevo Papa, se refleja tanto en la gente como en los principales diarios italianos como el “Corriere della Sera”. Algunos medios, visiblemente, se han expresado inconformes con esta elección que ha sido considerada como una de las más rápidas de la historia de la Iglesia.

Ratzinger, curiosamente, nació en Baviera, el mismo escenario alemán donde Adam Weishaup formaría la secta de los “Illuminati” en 1776 (a mi modo de ver las cosas, una de las sectas “satelite” que sirve a los verdaderos seguidores de Lucifer). Militante del nazismo cuando tenía sólo 12 años de edad, y muy cercano al polémico Opus Dei, Ratzinger se ha ganado la fama, y no gratuitamente, de ultra-conservador e intolerante. Encarna, en síntesis, la ortodoxia casi medieval de la Iglesia Católica:

“¿Ratzinger papable? ¿Puede acceder al pontificado el cardenal que ha castigado en los últimos años a miles de teólogos, acusado sin tapujos, además, de haber resucitado el infame Santo Oficio de la Inquisición, que suprimió a bombo y platillo -casi con regocijo- el Concilio Vaticano II? ¿Soportaría la Iglesia romana, sumida en una grave crisis, un liderazgo que la enfrentaría aún más al numeroso sector aperturista que representan los mejores -y más famosos- teólogos del momento?”

Juan G. Bedoya, Diario “El País”, Madrid, 13 de febrero del 2005


No obstante a estas críticas, existen otras posiciones, que afirman de que Ratzinger fue obligado a militar en el nazismo como muchos niños alemanes de aquella época, y que su dureza y ortodoxia ha sido necesaria para “poner orden” en asuntos delicados de la Iglesia, como por ejemplo, el controvertido caso de los sacerdotes norteamericanos que practicaron la pedofilia..

Al margen de todo esto, personalmente, me atrevo a decir (y no lo digo sólo por el análisis de los acontecimientos, sino por una “corazonada”) de que Benedicto XVI, a fin de cuentas, no estará mucho tiempo a la cabeza de la Iglesia. Está claro que no podría emular los largos papados de Juan Pablo II (26 años) o Pío IX (31). Recordemos que Ratzinger tiene 78 años. Mas, no necesariamente, podría dejar la Iglesia “por la edad”.

Ya el tiempo lo dirá.

El nuevo Papa tiene una misión, corta pero medular: Él sólo precederá al otro que vendrá. Preparará el camino…En suma, nos estamos acercando a una gran transformación en el seno de la Iglesia Católica. Y de hecho, todo ello de la mano de los recientes acontecimientos mundiales. Las cosas tal y como las conocemos tendrán que cambiar, equilibrarse y hallar su armonía. Por ello, a pesar de la controvertida elección del nuevo Papa, veo en todo esto los signos de ese cambio. En consecuencia no tenemos que caer en el juego de la oscuridad y deprimirnos ante situaciones que no lucen como lo mejor para nuestro planeta. Ya nos adelantaron los Guías y Maestros de la Hermandad Blanca que el mundo entraría en crisis, pero como parte de su redención y camino de retorno al Real Tiempo del Universo. Y desde luego, la Iglesia Católica no está al margen de este proceso.

Como había resumido en el editorial del mes anterior, probablemente las apariciones marianas de Garabandal (1961) aludan al momento actual que vive el Vaticano, ya que el mensaje aludía a “tres Papas más, luego de Juan XXIII, para que ocurra el Final de los Tiempos”. Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II ya partieron, por tanto, con Benedicto XVI, se iniciaría el tránsito final de la Iglesia Católica.

Y además, si aceptamos que Ratzinger preparará el camino del “Último Papa”, las profecías del monje irlandés San Malaquías adquieren mayor sentido. ¿Por qué para San Malaquías Ratzinger es “La Gloria del Olivo” y el Papa que le sucederá “Pedro el Romano”?

Más adelante compartiré otras reflexiones sobre ese punto. Y otros más. Demandaría varias páginas explicar, también, por qué George Bush y Condolessa Rice visitaron Roma, o analizar la aparición del presunto ovni sobre el Vaticano que fue captado por las cámaras de seguridad, entre otros hechos no menos inquietantes. Por lo pronto, estemos atentos a todo cuanto está sucediendo en la escena mundial. Y ahora más que nunca, en que tenemos que mantener nuestro trabajo orientado a la elevación de la conciencia humana. Sigamos sembrando esperanza y optimismo.


Un abrazo a todos los misioneros de la Luz.

Ricardo González

11-S La Madre de todas las Conspiraciones


Hasta hoy en día las imágenes de aquel fatídico atentado del 11 de septiembre se mantienen con firmeza en la mente de muchos. Miles de desaparecidos en las Torres Gemelas, una persecución implacable de los presuntos autores del siniestro, bombardeos estratégicos en Afganistán —y muchas veces sin hacer mayores distinciones entre objetivos civiles y militares—, amenazas químicas y una posible expansión de esta guerra contra el “terrorismo internacional” hacia otros países, como Irak —definitivamente el siguiente punto en la temible lista negra— son algunas de las primeras consecuencias de un ataque a la nación más poderosa de la tierra. ¿Será posible que EE.UU. fuese sorprendido con un atentado tan dantesco y al mismo tiempo bochornoso de cara al mundo?

En este artículo esgrimiremos una inquietante hipótesis que esta circulando: EE.UU. conocía del atentado, y permitió que este sucediese para luego iniciar actos bélicos en Oriente Medio, con la perspectiva de hacerse de las principales fuentes de energía: el petróleo.

Un análisis que nos llevará de la Segunda Guerra Mundial a lo que muchos han denominado “La madre de todas las conspiraciones”. ¿Fuimos víctimas de una mentira



Pearl Harbor

Cumpliéndose sesenta años del ataque “a traición” de los japoneses a Pearl Harbor, lamentable incidente que fue llevado con éxito a la pantalla grande —posiblemente la superproducción más importante de la historia del cine— hemos creído conveniente utilizar dicho acontecimiento como punto de partida de este artículo.
Para ir al grano y no extendernos demasiado, diversos investigadores sugieren que Estados Unidos conocía de antemano el ataque programado por Japón. Según se afirma, los espías Richard Sorge y Dusco Popov ya habían advertido a los norteamericanos del ataque. Y por si esto fuera poco, como consta en archivos británicos e incluso en información de inteligencia del Tercer Reich, Churchill avisó al presidente de Estados Unidos de un ataque militar japonés para la primera semana de diciembre. ¿Por qué no actuaron si estaban avisados? La explicación: Roosevelt deseaba con vehemencia participar de la Segunda Guerra Mundial. Le inquietaba poderosamente la participación de la URSS en la contienda y como posible consecuencia de ello, una expansión del comunismo en Europa que no se vislumbraba muy atractiva para los intereses americanos.

Roosevelt habría “sacrificado” Pearl Harbor para tener una razón de peso que justificase el ingreso de Estados Unidos a la guerra, y obviamente con el apoyo y aprobación del pueblo norteamericano que se vería conmovido por este ataque supuestamente inesperado. De hecho, la conspiración mostró sus primeros signos sospechosos cuando desde Washington se ordena que los dos portaviones más poderosos de la flota del pacífico, el Lexington y Enterprise, fuesen retirados de Pearl Harbor poco antes de la tormenta nipona. De la misma forma se procedió con 50 aviones de combate. El ataque se esperaba.

Luego de este episodio que ensombreció Norteamérica, se formalizaba la participación de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.



Osama Bin Laden

Cuando la URSS invade Afganistán en 1979, Estados Unidos nuevamente se mostró incómodo. El comunismo tenía una peligrosa influencia en el mundo y éste podría ser la llave de ingreso a un control mundial por parte de las potencias que lo alentaban. Al menos ello es lo que aseguran diversos especialistas en inteligencia, quienes sostienen además que el entrenamiento de Osama Bin Laden por parte de los Estados Unidos, para que pudiese repeler la invasión Rusa, se amparaba en este temor político y estratégico.

Sea como sea, Bin Laden es entrenado por la CIA, tanto en lo que concierne a inteligencia como en la provisión de armamento sofisticado. Al parecer, Estados Unidos olvidó una regla muy importante en aquel momento: “Cría cuervos y te sacarán los ojos”. Pero, ¿fue Bin Laden el verdadero autor intelectual del ataque terrorista del 11 de septiembre? ¿Cuál es la historia de este oscuro personaje que hoy en día ocupa las primeras planas de todos los diarios del mundo?

Séptimo hijo de un comerciante árabe quien hizo fortuna en el auge de la construcción, disparado por el boom petrolero, Osama Bin Laden nació en 1957. Su padre murió cuando tenía 13 años y su primer casamiento fue con una prima siria, cuando tenía 17 años. Su relación con Afganistán comenzó casi inmediatamente después de la invasión soviética con un viaje a Pakistán, donde se reunió con refugiados y líderes de la oposición. Luego retornó a su hogar y comenzó a recaudar fondos para la resistencia afgana.

Sabemos que en 1984 estableció un refugio en la ciudad fronteriza paquistaní de Peshawar, que funcionó como canal entre los voluntarios árabes y la guerrilla afgana. Con su fortuna, el siguiente paso fue establecer campos de entrenamiento militar dentro de Afganistán, lo que incrementó el número de combatientes árabes. Arabia Saudita le retiró la ciudadanía en 1994.

Bin Laden sería el líder y fundador de una organización terrorista denominada “Al Qaeda” (La Base). Hay que tener en cuenta que este frente militar fue establecido con los comandos islámicos que combatieron a las fuerzas de ocupación soviéticas en Afganistán en los años 80 —entrenados por la CIA—. Para pensar un poco más, facciones radicales provenientes de Egipto, Arabia Saudita, Yemen, otros estados del Golfo, Afganistán, Pakistán, Cachemira, Argelia y Marruecos formaron una red dispersa después de la Guerra del Golfo en 1991, todas ellas vinculadas directamente a Bin Laden y su causa. Como se aprecia, el tema es muy complicado.

El Foco de tensión

Supuestamente, “Al Qaeda” atrae a musulmanes radicales que buscan regímenes fundamentalistas en sus países, y participan en la causa contra Estados Unidos, Israel y los gobiernos musulmanes moderados. Actualmente, según CNN, se han identificado o están bajo sospecha células de la red en todo Oriente Medio y África, en naciones asiáticas como Malasia y Filipinas, en Ecuador, Bosnia, Albania, Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos. Diversos analistas sostienen que “Al Qaeda” está compuesto en su mayoría por egipcios y se supone que la organización tiene unos 3.000 miembros, quienes se comunican a través de teléfonos encriptados, correo electrónico y otros métodos más seguros. También realizan largos viajes para entregar mensajes personalmente.


Ahora bien, al margen de todo este “background” terrorista, no debemos olvidar que Bin Laden no se hizo responsable del atentado del 11 de septiembre en un principio, solo afirmó, más tarde del incidente en New Cork y el Pentágono, que simpatizaba con aquel acto terrorista, ya que los Estados Unidos se lo merecía. Si no fue Bin Laden, ¿quién fue? Lo cierto es que al señalar a Bin Laden como el autor de los atentados —su “currículum” lo permite fácilmente—, se han puesto en juego muchas fichas sobre el tablero. Resulta intrigante ver cómo el terrorista saudita llama a una “Guerra Santa”, invocando a los fieles islámicos a inmolarse en combate contra la nación más poderosa del mundo. El discurso, es más hábil de lo que parece. Bin Laden no escatimó en apoyar la causa palestina, un gesto por demás provocador teniendo en cuenta el foco de tensión que existe entre Israel —a quien acusa de estar “casada” con Estados Unidos— y la autoridad Palestina.

Meditando en esta información, resulta desconcertante que el 4 de julio del 2001, dos meses y una semana antes de los atentados, Osama Bin Laden fue atendido en el hospital norteamericano de Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos). Esta información fue confrontada por el periodista Alexandre Richard del diario Le Figaro. Por si fuera poco, mientras Bin Laden estuvo hospitalizado recibió la visita de Larry Mitchel, agente de la CIA. Ello ocurrió el 12 de julio. Bajo la lupa, estos hechos sugieren una presunta conspiración que une a Bin Laden y la agencia de inteligencia norteamericana en un plan secreto, para algunos, de control mundial, y el punto de partida sería una justificada intervención bélica en Oriente Medio.

Siguiendo el hilo del párrafo anterior, resulta sospechoso cómo todos los políticos norteamericanos que se han involucrado en el conflicto de Oriente Medio son miembros de una organización cuya sede en Manhattan es considerada por expertos en criptología como una de las oficinas centrales del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), uno de los “tentáculos” de poder para hacerse del control mundial. Esto parece un delirio, pero lo cierto es que muchos personajes de la escena política norteamericana, como Henry Kissinger, desfilan por la lista conocida de miembros. Un nombre que también hallamos en los documentos, y que no podemos pasar por alto, es el de Henry Seigman, presidente del Congreso Judío Americano, que ejerce una influencia muy respetable en Israel.

La relación entre Israel y el foco de tensión en Afganistán está entroncada con disputas ideológicas y de territorio. Desde el conflicto de Pakistán y la India por Cachemira —ambos con armas atómicas e involucrados de forma indirecta en las recientes operaciones militares— y las peligrosas armas químicas de Irak, posiblemente el siguiente objetivo de los bombardeos, y la propia Intifada Israelí-Palestina, se puede pensar que con todo este panorama se pretende encender la mecha del polvorín. Si ello ocurriese, Estados Unidos intervendría con una fuerza de coalición para establecer el orden y sin lugar a dudas dictar nuevas normas de desarrollo. ¿Será el inicio del supuesto Nuevo Orden Mundial? Con el papel de víctima terrorista luego del atentado del 11 de septiembre, Estados Unidos se ha visto respaldado por diversas naciones del mundo para iniciar lo que ellos denominan “Operación Libertad Infinita”. Recordemos tan sólo las detonantes palabras del secretario de estado, Colin Powell, al afirmar que podrían “desaparecer países y aparecer otros...”

Volviendo a los incidentes del 11-S, para muchos analistas es difícil de creer que Estados Unidos haya sido tomado indefenso. Entre el primer vuelo que se estrella en una de las Torres Gemelas y el segundo impacto transcurren 18 minutos. Conociendo de antemano la tecnología satelital que posee Estados Unidos, y que puede penetrar la estructura de una casa, fotografiar nuestro cabello, e incluso verificar si tenemos caspa, ¿cómo es posible que no se haya detectado a tiempo el atentado? ¿Un nuevo Pearl Harbor para incursionar en otra “guerra”? Para estremecernos un poco más, una versión que circula en estos momentos, sostiene que invisibles llamadas telefónicas habrían alertado a ciertos trabajadores del World Trade Center de los atentados. Obviamente, quienes fueron avisados, no asistieron a sus labores aquel día.


¿Cómo es posible que el controvertido juego “Illuminati”, creado en Estados Unidos en 1996, haya descrito los atentados del 11-S?


El impacto en el Pentágono no se queda atrás. Hasta el momento no hay ningún testigo que haya reportado un boeing estrellándose en el símbolo militar de Norteamérica. Sin embargo, los controladores de Dulles captaron en sus pantallas un eco de radar que correspondía más bien a un objeto pequeño y de gran maniobrabilidad, como si se tratase de un misil…

A estas alturas, es difícil precisar ante qué nos encontramos. Sin embargo, los indicios son numerosos, y los hechos desconcertantes acentuados. Hay algo que no sabemos. Y quizá solo el tiempo, tarde o temprano, nos permitirá desvelar este misterio que hoy compromete la estabilidad del planeta.No dejemos de mirar con atención todo cuanto ocurra en Oriente Medio y el mundo.

*Este artículo, revisado y corregido, fue publicado originalmente en octubre del 2001 (Enlace Cósmico 24).

La Red del Tiempo


LA RED DEL TIEMPO
Los Discos Solares de poder

Años atrás, durante un encuentro internacional de contacto en el Lago Titicaca, algunos miembros de los grupos de Bolivia me preguntaron a boca de jarro: ¿Dónde está el Disco Solar, en Paititi, o aquí en el Lago? Aquel cuestionamiento me ponía ante una verdadera encrucijada, pues la afirmación de una u otra ubicación obedecía a importantes experiencias, vividas tanto en el Manú como en el altiplano, y que avalaban la existencia de un disco de poder, otrora en manos de los incas, y que actualmente se hallaría bajo la protección de los maestros intraterrenos.

Era lógico que para quienes habían afrontado las experiencias de contacto en el Titicaca, no había duda alguna que el disco dorado se hallase allí. Y para quienes estuvieron en las expediciones a Paititi, especialmente la de 1996, tampoco había duda de que la sagrada herramienta se hallaba en algún lugar recóndito de la selva peruana, en el mítico “El Dorado” que tanto buscaban los españoles.

¿Cuál era entonces, la explicación?

Con el tiempo, descubrimos la respuesta: había más de un disco…

A continuación, presentaré un breve resumen de todos los datos obtenidos los últimos años sobre este tema.


Conociendo la Red del Tiempo

La respuesta llegaría el 24 de febrero del 2001. En un contacto físico, que me permitió acceder a la base orbital Celea (estación extraterrestre ubicada tras la Luna), el Maestro Joaquel reveló la existencia de una “Red del Tiempo”, conformada por 12 discos de poder, todos ellos “atados” energéticamente al Gran Disco Solar de Paititi y su “despertar”.

En aquella oportunidad Joaquel afirmó:

“Paititi es el Retiro Interior más importante de Sudamérica, pues está activo, y custodiando una de las herramientas más trascendentales de ascenso interdimensional para el planeta: El Disco Solar. Es el Disco Cósmico que fuese elaborado premeditadamente para este tiempo, cuando la Confederación decidió establecer la Hermandad de la Estrella en la Tierra. Por ello irán en su momento al desierto de Gobi, para hallar el último eslabón que los une con el Plan Cósmico y las Fuerzas de la Luz.

No obstante, el Disco que protege la Hermandad Blanca del Paititi no es el único. Existen otros 12 discos repartidos en el planeta, custodiados por los guardianes en sus Retiros Interiores. Todos ellos están interconectados. Cuando el Disco Solar del Paititi sea activado, logrará una reacción en cadena con los otros Discos, formando una red de energía que permitirá al planeta Tierra dar un verdadero salto cósmico, y reconectarse con el Real Tiempo del Universo”.

Extraído del “Informe Celea” (2001).
En aquella experiencia, le pregunté a Joaquel (a quien conocemos con el nombre más humano de “Joaquín”) cuándo ocurriría la activación de esta Red del Tiempo, a lo que el anciano Maestro respondió: “Cuando estén listos. Y aquel momento deberá coincidir con un evento cósmico: la sincronía entre el Sol de este Sistema y el Sol Central de la Galaxia”.

Más tarde supimos que ello ocurriría finalmente el 2012, cuando se produzca el giro del tiempo, como sabemos, un evento cósmico mencionado en las profecías mayas.

Desde aquel entonces, diversos grupos a escala internacional, fueron constatando la existencia de estos 12 discos, repartidos todos ellos a lo largo de América. Todo empezaba a tomar forma y diversas experiencias adquirían otro matiz.


En breve, los mensajes de los hermanos mayores, sugirieron acercarse a los lugares físicos donde se encontraban estas herramientas de poder, ya que con la presencia humana, en un estado adecuado de vibración, permitiría ir “despertando” esta red, hasta que llegase el momento definitivo en el año 2012.

El 22 de noviembre del 2002, los Guías extraterrestre ratificaron ello en un mensaje recibido en monte Shasta:

“…Sobre los discos solares de activación planetaria, ellos constituyen el soporte energético de la Tierra cuando esta ascienda al plano superior reservado, donde se producirá la conexión con el Tiempo Real. Todo aquello que emprendan por sentir y conocer los lugares donde reposan ocultos los discos forma parte de la dinámica de su activación”. (Guías de Misión).

Poco a poco, se fue develando que desde Monte Shasta (norte de California) a la Antártida, se hallaba repartida esta red, bajo el objetivo estratégico de ayudar al planeta como “soporte energético” en el instante del tránsito global a una dimensión superior de conciencia. Por ello los discos fueron colocados en la franja americana, donde actualmente las energías planetarias se hallan en ascenso y los Retiros Interiores de la Hermandad Blanca activos.

No sólo Monte Shasta, sino también el Valle de las Siete Luminarias en México, la Cueva de los Tayos en Ecuador, Licancabur en Chile, o Talampaya en Argentina (por citar sólo algunos lugares) fueron visitados por los grupos de contacto contando siempre con el apoyo manifiesto de los hermanos mayores. De esta forma, se pudo confirmar la ubicación de todos los discos.

Concretamente en el viaje al Licancabur (el antiguo volcán que se alza dominando el desierto de Atacama), en noviembre del 2003, comprendimos también la “historia” de la Red del Tiempo.


De la Lemuria al desierto de Gobi

Hace decenas de miles de años, en una época perdida, en que el hombre originario del planeta caminaba erguido sobre tierras hoy sumergidas frente a las costas sur orientales de África, en el actual océano Índico, se produjo la aparición del “primer disco”.

Los antiguos hombres de Lemuria habían comprendido que la Tierra se hallaba viviendo una “realidad paralela”, desfasada del Real Tiempo del Universo. Sabían que en algún momento se produciría la reconexión, así que decidieron colaborar en tal tarea, lo cual les llevó a diseñar una herramienta de poder, construida con elementos del planeta, para orientar la ruta cósmica al Tiempo Real, representada físicamente en un gran portal que se hallaría entre las órbitas de Júpiter y Saturno.

Los humanos de aquel entonces, contaron con la ayuda de unas pequeñas y bondadosas criaturas del mundo subterráneo, conocidas por nosotros con el nombre de “Sunkies”. Estos seres, que descubrimos físicamente en la expedición a la Cueva de los Tayos del año 2002, en aquellos tiempos proveyeron al hombre de Lemuria los elementos necesarios para construir un gigantesco disco. Una herramienta poderosa, llena de magia y esplendor.

Sin embargo, cuando los interventores extraterrestres volvieron a la Tierra, observando que se había construido esta herramienta, decidieron poner fin al proyecto lemuriano por considerarlo peligroso y excesivamente temprano para el proceso terrestre. Además, los interventores no habían registrado cómo el hombre de Lemuria pudo hacer cosa semejante, conocimiento que podría ser de suma importancia para el aprendizaje extraterrestre y la esencia del Plan Cósmico.

Sé que estas afirmaciones resultan increíbles y extrañas, sin embargo esta es la información que hemos recibido en la experiencia de contacto.

Los interventores dividieron en 12 partes aquel disco, y las escondieron en el mundo. Y no obstante a ello, con el tiempo, los extraterrestres llegaron a comprender el esfuerzo lemuriano, decidiendo reactivar el portento que construyeron, y que ahora se hallaba representado en 12 discos de poder, ocultos en el mundo intraterrestre:

“Inteligentemente, la Confederación de Mundos de la Galaxia, encargó a la recién fundada Hermandad Blanca del desierto de Gobi la construcción de un “disco matriz”, que pudiera emsamblar a todos los discos, unirlos a todos. De esta forma, se elaboró una poderosa herramienta cósmica, una verdadera llave que conocemos como “El Gran Disco Solar”, portento que en la actualidad se encuentra custodiado y protegido en el Retiro Interior del Paititi. Los otros doce discos, también vigilados por los Maestros, fueron ubicados en lugares estratégicos. A todos se les puso una “cerradura”. Y escondieron la “llave”.
Esa llave, es el recuerdo...”

(Extracto del “Informe Licancabur”)

Como recordamos, hace miles de años, en el desierto de Gobi, llegaron los 32 Mentores de la Luz para fundar la Hermandad Blanca de la Tierra. Shambhala es un recuerdo del arribo y misión de tan elevadas conciencias. Ellos construyeron un nuevo disco, el número 13, que tendría la misión de “unir” a los otros cuando llegue el momento más importante del tránsito planetario.

Sixto Paz lo resume así en su artículo “Crónicas de la Tierra”:

“El oro de la tierra no era de la calidad y refinamiento que se necesitaba para crear 12 discos a manera de espejos metálicos que, conectados entre sí, y con un treceavo, que era mayor, y que los ensambla a todos, debían ser ubicados en puntos estratégicos, pudieran plasmar un rumbo de conexión con la puerta cósmica de regreso al Real Tiempo del Universo. Por ello se requirió de la combinación de varios metales, siete precisamente. Pero no era suficiente la mera aleación de los metales, se requería que en su fabricación interviniera la combinación de voces, mentes y corazones del planeta y de éste tiempo alternativo”.

La Activación de la Red del Tiempo

Si algo quedo muy claro en los últimos viajes y experiencias, es que esta red será activada cuando el Disco Solar construido en el Gobi (y que actualmente se encuentra en Paititi) despierte, enlazando así a los otros 12. Esto sólo puede ocurrir a partir del año 2012, ya que la herramienta de Paititi depende de toda la intensidad del denominado “Rayo Sincronizador”, que fluirá completamente del Sol Central de la Galaxia a nuestro Sistema Solar en la coordenada antes mencionada. Ello ya está empezando a suceder, y de hecho se halla en incremento constante; no en vano los científicos de todo el mundo están mirando a las estrellas para encontrar alguna explicación a los recientes eventos climáticos de la Tierra y, especialmente, la inusual actividad del Sol.

Como fuese, diversos estudios coinciden en que el panorama se verá más inquietante entre los próximos siete y diez años.

Muchos grupos se han sentido llamados a trabajar con la Red del Tiempo. Y debo mencionar que en medio de esta faena se han percibido “discos” y “herramientas similares” en lugares fuera de América. Lo que ocurre es que antiguas civilizaciones materializaron sus conocimientos mágicos a través de la construcción de discos de oro u otros materiales, y que también se hallarían en el mundo subterráneo o etéricamente en algún importante yacimiento arqueológico, pero sin que ello se refiera a la Red del Tiempo antes mencionada.

En enero del 2005, durante un encuentro internacional en Capilla del Monte, se recibieron diversos mensajes en simultáneo que aclaraban este punto:


“…La Red del Tiempo, hermanos, está constituida como se les reveló por aquellos 12 discos y la herramienta de poder de Paititi que los armoniza. Los otros discos que han percibido fueron en su momento instrumentos de poder de antiguas civilizaciones desaparecidas, ajenos a la Red del Tiempo pero a cargo actualmente de la Hermandad Blanca.

La Red del Tiempo se encuentra en la franja americana, como constataron, desde Monte Shasta hasta la Antártica, siguiendo una estrategia energética que procura apoyar al planeta en su ascenso desde los lugares donde las energías y los Retiros de la Hermandad Blanca se hallan activos. El origen de aquellos discos está en Lemuria, y el destino de su aporte en las estrellas que brillan en el Real Tiempo del Universo..”.

En otro párrafo del mensaje se afirma:

“…En agosto del 2012 se espera el último viaje a Paititi. En esta jornada se despertará definitivamente el Gran Disco Solar, enlazando así a los 12 Discos de Poder, volviéndose todos uno, como en los tiempos de la antigua Lemuria”.


Tanto en la última expedición a Roncador en Brasil (agosto 2004), como la maravillosa experiencia de Tierra del Fuego (el pasado 12 de diciembre) se han recibido contundentes informaciones sobre los discos. Uniendo el aporte de diversos grupos, todos coincidimos en que:

1. Los discos “tienen vida propia”. Interactúan con uno, son “inteligentes”.

2. De que en algún momento “estuvieron juntos”, unidos. Ello apunta al relato anterior en tiempos de Lemuria.

3. Que a pesar de tener una ubicación física definida, los discos pueden “proyectarse”, como si se estuvieran bilocando. Este fenómeno ocurre por el ingreso gradual de la Tierra al Real Tiempo del Universo.

4. Que, efectivamente, el Disco del Paititi fue el último en “construirse” (Gobi), pero su importancia estriba en que une a los demás…

Los nombres de los discos

Esta información empezó a fluir desde la expedición al Mato Grosso. Pero fue finalmente revelada durante el contacto físico de Tierra del Fuego, experiencia que permitió acceder a una antigua ciudad, llamada “Kayona”, hoy enterrada bajo los hielos de la Antártida.



La información que recibimos, entre otras revelaciones, involucra el “nombre” de las herramientas de poder.

Por su trascendental importancia, a pesar que aún no he compartido abiertamente los detalles de la experiencia en Ushuaia, pongo aquí, a consideración de quien lee estas líneas, los “sonidos” o “mantrams” de la Red del Tiempo:


LA RED DEL TIEMPO
Los Discos Solares de Poder

1. Monte Shasta: Emanashi
2. Valle Siete Luminarias: Sipenbó
3. Ciudad Blanca: Aromane
4. Guatavita: Xemancó
5. Roraima: Urinam
6. Cueva de los Tayos: Jasintah
7. Paititi: Ilumana
8. Lago Titicaca: Demayon
9. Licancabur: Ramayah
10. Talampaya: Mitakunah
11. Sierra del Roncador: Omsarah
12. Aurora: Ulimen
13. Antártica: Ion

Siento que la revelación de estos “sonidos” juega un papel fundamental en la activación de la Red del Tiempo.
No en vano ingenieros de sonido de Chile y Perú me han comentado, investigando el tema de los discos solares, que es totalmente coherente aquello de los 12 discos y uno adicional (el de Paititi) como “armonizador”. Según ellos, los 12 discos actuarían como la escala musical de 12 notas (generalmente se habla de siete, pero la escala completa, con tonos y semitonos, llamada “escala cromática”, está compuesta de 12 notas…). Por esta razón ellos deducen que el disco de Paititi funcionaría, en términos musicales, como un “resonador”, que podría efectivamente armonizar a toda la red.
Esta información, que me tiene ocupado estos días, no sólo involucra la música, sino una serie de conocimientos de naturaleza científica. Algunos le llaman “aritmética modular”. Por ejemplo: el reloj y la escala cromática constituyen un módulo 12; la repetición de los días de la semana un módulo 7; la aritmética interna del ordenador es del tipo “encendido-apagado”, por tanto es un módulo 2. Estos principios matemáticos (hay otros más complejos) se hallan dentro de la música. Bajo ese concepto, hallamos las denominadas “repeticiones”, “simetrías” y “patrones”, para explorar el efecto del sonido. Todos los ingenieros de sonido saben que la repetición es, probablemente, el procedimiento más usado en música. La repetición constante puede causar un “efecto hipnótico”. También puede provocar una adaptación del oído, como cuando dejamos de percibir el sonido de una lámpara fluorescente.
De hecho son muchos datos interesantes que deben ordenarse. Sin embargo esta teoría cobra fuerza ante la revelación de los nombres o sonidos de los discos.

Debo subrayar que la lista antes presentada de los discos obedece a su ubicación geográfica de norte a sur. Aún no tenemos la certeza de que los “sonidos” de la Red del Tiempo siguen este patrón. Pero estamos en esa investigación.

En fin, la información que han venido reuniendo los grupos de contacto en estos años, resume lo siguiente:

1. Originalmente, se creó un solo disco, gigante, en la época de la Lemuria. Los Sunkies habrían ayudado proveyendo de piedras de poder a los hombres. Con la ayuda de esta herramienta, la antigua gente de Lemuria procuraba comprender el Real Tiempo del Universo.

2. El disco fue separado en 12 partes. En 12 pequeños discos. Al parecer, esta fue una acción supervisada o ejecutada por observadores extraterrestres, que consideraron inoportuna la intención de conectar con el Tiempo Real en aquella época. Probablemente este episodio guarde relación con lo que los Guías revelaron en la experiencia de La Nevera, República Dominicana.

3. Los discos fueron escondidos en la Tierra. Nadie sabía donde se hallaban. Ni siquiera muchos de los visitantes estelares que llegaban a nuestro mundo.

4. Los discos fueron ubicados e instalados en lugares estratégicos para la elevación del planeta. Enclaves que hoy en día funcionan como Retiros Interiores de la Hermandad Blanca. Por ello tenían que ser ubicados en América, ya que allí las energías se elevarían con mayor fuerza, tal como lo sostienen hoy en día los lamas tibetanos.

5. Con el arribo de los 32 maestros cósmicos al desierto de Gobi, se dispone la creación de un nuevo disco (el que ahora se encuentra en Paititi), con la intención de enlazar lo que fue separado en el pasado. Sin embargo, ello no sería tan fácil: el actual disco de Paititi sólo se activaría cuando se produzca la sincronización del Sol central con el nuestro, evento sobrenatural que empezaría a tomar fuerza el año 2012. Cuando ello ocurra, aquel disco unirá a los 12, que volverán a ser uno, como en los tiempos de la lejana Lemuria.

Y hay más datos. Importantes y reveladores. Sin embargo estamos aguardando su debida confirmación para complementar equilibradamente todo lo recibido hasta hoy.

Ciertamente, se ha iniciado el despertar de Lemuria.

Ricardo González

Mintaka: Un viaje estelar a Orion Parte Final



EL CAMINO DE RETORNO

Si pretendemos un “perdón conciente” -reflexionaba- no se puede perdonar lo que no se conoce; por esta razón se nos dijo que debíamos conocer la verdadera historia de la humanidad, que a su vez es cósmica, por cuanto todo está conectado, todo está en íntima relación.

“Tu tiempo aquí se está prolongando demasiado” -me dijeron- ; “lleva ahora contigo lo que has visto y sentido, pero, como te dijimos cuando llegaste, en el camino de regreso, no podemos ayudarte...”

-¡Aún nos queda tanto por hacer! -exclamé.

“Entonces vuelve ya... valiente caminante... que debes culminar lo que se empezó...”

Y un flash de intensa luz blanca me encegueció.

En un instante me hallaba en el túnel de luz dorada, volviendo a gran velocidad; y debo confesar, que retornaba con cierta tristeza, dejando Ahelón tras de mí. Me entristecía -aunque no se comprenda esto, debo decirlo- volver a ser “Ricardo González”, cuando ahora, disfrutaba de una realidad cósmica, auténtica, sin límites.

Y vi una vez más a los gigantescos guardianes dorados que protegen esta ruta estelar. Pero en esta oportunidad, no se movieron. Me quedé entonces “detenido” frente a estas impactantes presencias que parecían ignorar que me hallaba allí. No me daban el paso para continuar...


-Debes “creer” para volver... -reconocí, emocionado, la presencia del Guía Oxalc, asistiéndome.

Creer, creer -me decía-, y mis intensos deseos de volver a la Tierra, y los lazos de amor con mis seres queridos, fueron dotándome de una fuerza increíble, notando, de cara a mi reacción, cómo lentamente los guardianes se hacían a un lado para que pudiese pasar...

Y fluí nuevamente por el túnel, y cada tramo que cubría del mismo, percibía con mayor fuerza “la energía de la Tierra”, y mis recuerdos, la gente que amaba, el compromiso con la Misión de contacto. Era como volver a “nacer”.

Y logré salir del túnel de luz dorada, ya en mi tránsito final para descender sobre la Tierra.

¡Nordac! ¡Nordac!, escuchaba a alguien llamarme por mi Nombre Cósmico, mientras descendía con suavidad, lentamente, a la Tierra. Y lo que recuerdo inmediatamente a esto, es a Elvis Martínez (un gran amigo de Puerto Rico, presente en la experiencia) ayudarme salir del sarcófago, allí, en la Cámara del Rey en la Gran Pirámide.

Veía todo deforme, como si el lugar donde me hallaba ahora fuese un “holograma”, y en donde había estado, fuese el “mundo real”. El impacto que me produjo esto fue tan aplastante que me tomó un tiempo de reflexión y silencio para siquiera articular alguna palabra a mis compañeros. Algo grande había sucedido. Así lo sentía. Y sólo el tiempo ayudaría a comprender…


RECORDANDO EN SAQQARA

Sólo cuando salí de la Gran Pirámide y mis ojos vieron la luz del Sol sobre la arena, pude comunicarme con los muchachos del grupo, quienes lucían muy impactados y atentos a mi persona, por todo lo que había sucedido en mi “ausencia” en la Cámara del Rey. Como ya ha ocurrido en otras experiencias de contacto, fue asombroso comprobar que el tiempo que permanecí al interior del sarcófago no excedió los 10 o 15 minutos. No obstante, el recuerdo que poseía de la experiencia, era muchísimo mayor, con una conciencia de “días”...

Elvis había sentido y visualizado que estaba como “acompañándome” durante la experiencia que significó “salir” de la Gran Pirámide. Incluso, en ese instante nuestro hermano empezó a vocalizar Mantrams desconocidos por el grupo, en una lengua extraña, y que saturaron de una vibración poderosa tanto el sarcófago como la Cámara del Rey.

-Al llegar a una especie de túnel de luz -relata Elvis-, vi cómo Richard se fue por esa luz, mientras yo me quedé afuera, esperándole...

Carlos me comentó que en el preciso momento en que me hallaba como volviendo en sí dentro del sarcófago, ingresó a la Cámara del Rey un inesperado grupo de turistas, decenas de personas, y que se abalanzaron sobre el grupo con sus cámaras fotográficas, intrigadas por lo que estábamos haciendo.Nuestro hermano, intuyendo que ello podría afectar en alguna medida el cierre del trabajo y, mi “retorno”, se dio media vuelta y levantando los brazos -sin dejar de mantralizar- impidió el paso de toda esta gente, hasta que yo hubiese tomado total conciencia de mi cuerpo en el sarcófago, instantes después.



Luego de la Gran Pirámide nos desplazamos para concluir todo nuestro trabajo, tal como lo sugerían los Guías, en Saqqara.

Al caminar a través de las columnas del Templo de Djosser, noté que Elvis se estremeció. Ni bien había llegado a Egipto -por primera vez- él me comentó un sueño en donde se veía caminando en un Templo con grandes columnas de piedra. La descripción de Elvis correspondía a este yacimiento de marcada importancia en Saqqara... Pero no fue todo.

Tal como rezaba un mensaje de los Guías, y que advertía que en Saqqara se “recordarían vidas anteriores”, al ingresar a la pirámide de Teti la emoción se apoderó de muchos. Ni qué decir cuando uno a uno los muchachos del grupo fueron ingresando al interior del gran sarcófago de esta pirámide. Las visiones que tuvieron al meditar dentro de él, fueron en extremo importantes y confirmatorias:

“...Vi rápido a un ser vestido de blanco, que me dijo: Recuerda, recuerda, recuerda... Al decirme esto, me vi en ese lugar (Saqqara) trabajando con jeroglíficos y símbolos. Había una habitación llena de ellos, y mi función era proteger el conocimiento que se encontraba en ese lugar. De repente, la visión cambió y veía todo el lugar como era por fuera. Veía pirámides, templos, calles en piedras y árboles y palmeras en donde hoy día es un desierto; lo curioso es que la gente que veía no me parecían egipcias. Y de pronto, vi naves que comenzaron a dispararle a la gente una especie de energía que los destruía. Yo comencé a reaccionar con angustia y dolor ante esto, como cuando uno está teniendo una pesadilla, y sólo preguntaba: por qué, por qué...”

(Extracto del Informe personal de Elvis Martínez).

Escenas similares fueron enfrentadas también por Rafael Calderón, de Ecuador, recordándonos que estábamos aquí, en este tiempo y lugar, por un compromiso que asumimos de antiguo…

Debo hacer una reflexión: Fue más difícil el camino de retorno de Orión, que el camino que me llevaría a Mintaka. Y ello simboliza el esfuerzo por adquirir el conocimiento. El Maestro pregunta entonces a su persistente discípulo: Luego que lo poseas: ¿Qué harás con él? Esta enseñanza encierra el mensaje de que el conocimiento en sí mismo, no es importante. Es tan sólo una herramienta de comprensión. Los vientos que empujan la vela de la Misión de contacto, desde luego, son otros. No están afuera. Están dentro. Y todo aquello que nos pueda ayudar a despertar, será importante para encendernos en aquella luz de amor que abrazará al planeta y, como sabemos, al Universo...

Ahora, la célebre frase del Guía Oxalc, cobra un sentido determinante: “Al final, comprenderán que la Misión, consistía en recordar...”

Al volver al hotel, luego de los recuerdos que fluyeron en Saqqara, nos llevamos más de una sorpresa.

En primera instancia, el amigo de la guía turística que nos consiguiera el permiso para entrar en la Gran Pirámide, había llamado desconcertado a nuestra amiga para preguntarle qué habíamos hecho en la Cámara del Rey, porque “los perfumes” que habíamos utilizado (!) habían llenado todo el recinto de un intenso aroma a flores... Sin comentarios.

También allí nos enteramos, que el equipaje extraviado de Elvis (que se perdió en uno de los puntos de conexión previos a El Cairo: EE.UU.), se hallaba “sano y salvo” en el aeropuerto de Egipto, listo para ser retirado.

Y una sorpresa más: En un aparte de la recepción del hotel, donde un joven muchacho vendía algún souvenir a los turistas, hallamos una reproducción del Papiro de Hunefer del Libro de los Muertos, que, aunque personalmente conocía su existencia, sólo luego de la extraordinaria experiencia que me llevaría al Consejo de los 14 en Orión, comprendí lo que significaba...

En este singular papiro, de más de tres mil años de antigüedad, aparece Hunefer -que representa a un egipcio que acaba de morir- tomado de la mano de Anubis, quien pesa su corazón con una pluma, en una alegoría por determinar si Hunefer se condujo con sabiduría y nobleza durante su existencia física. De no haber sido así, hubiese sido devorado por aquella bestia que figura a un lado de la balanza -quizá representando a los “bajos astrales”- pero en este caso, como vemos, la esencia continúa su camino al Duat en Orión.

Thot, “El Atlante” -con cabeza de Ibis-, aparece, fiel a sus funciones, tomando nota, archivando el conocimiento adquirido por Hunefer durante la vida terrena. Acto seguido, Horus, como recordamos quien destruyó a Seth, lleva al “alma” o esencia ante su padre: Osiris, que representa a Orión. Osiris aparece acompañado de Isis y Neftis -a sus espaldas-, cuyo simbolismo estelar resulta sugerente dentro de la saga del Plan Cósmico.

Finalmente, ya cruzado el Duat -representado en la pieza dorada donde está sentado Osiris- Hunefer se halla en una audiencia ante 14 seres... ¿A quiénes se quiso representar?

Si bien es cierto, el papiro alude según los estudiosos al “Gran tribunal”, representado por 42 dioses de la denominada “Sala de la Justicia” (Maat), la réplica del original que se vende en el hotel reproduce a Hunefer ante 14 entidades. Igual ocurre con el papiro oficial que se exhibe en el British Museum de Londres (Pieza EA 9901/3).

Ver http://www.ancientegypt.co.uk/gods/home.html

¿Una casualidad? No lo creo.

Menos lo fueron las extrañas esferas de luz, conocidas también como “orbs” (ver artículo de investigación en ECIS), que aparecieron en los revelados fotográficos. Dos cámaras distintas, “captaron” estas extrañas manifestaciones en la Cámara del Rey, luego de haberse registrado la experiencia en el sarcófago. Sólo nos dimos cuenta al revelarse los negativos más tarde, en dos ciudades distintas (San Juan de Puerto Rico y Quito de Ecuador) y con idénticas “esferas”…

En ninguna otra imagen del viaje sucede lo mismo, sólo allí, en la Cámara del Rey…

La fotografía ha sido publicada en nuestra Galería de Encuentros Cercanos ( Ver ORBS en Egipto).

Como fuere, asimilar el viaje estelar a Orión me ha tomado -y lo sigue haciendo- momentos de profunda reflexión. Ninguna experiencia había movilizado antes tantas cosas en mi interior.

De hecho todavía puedo “ver” aquellos mundos, tan lejanos a nosotros, pero viviendo en algún lugar de nuestra memoria.

En otras circunstancias, me hubiese reservado muchos detalles de esta experiencia, quizá empujado por una saludable y a veces excesiva prudencia, o por alguna aprensión a que este mensaje no fuese comprendido -por cuanto estamos acostumbrados a confundir las cosas-. No obstante, los hermanos mayores, nuestros Guías de la Misión, me hicieron comprender y sentir la necesidad de transmitir todo esto, tal como lo enfrenté. Así, según me dijeron, ayudaría a otros hermanos a recordar. Y hoy es el tiempo.

He intentado -dentro de mis limitaciones humanas- transmitir en este informe la esencia de lo que pasó en Egipto y la conexión estelar con Orión, acontecimiento extraordinario que permitió acariciar su historia, y comprender algunos aspectos no muy conocidos del Plan Cósmico; confirmar importantes informaciones que veníamos percibiendo, y activar en nosotros y aquellos hermanos que sientan su mensaje, lo que los hermanos mayores bien llamaron “La Clave del Recuerdo”.

Este extraordinaria experiencia, que he descrito someramente —por cuanto el tiempo es sabio en iluminar lo vivido, y aun tenemos que asimilar todo lo que fue entregado—, constituye más que una reveladora respuesta, una interrogante abierta a sentir cuál es nuestro verdadero compromiso con el Plan Cósmico, y hasta dónde estamos dispuestos a participar, a conciencia, de un proceso que involucra a diversas civilizaciones y formas de vida en el Universo.

Lo recibido en esta conexión estelar desde la Gran Pirámide, bajo mi humilde punto de vista, encaja perfectamente con todo lo que hemos venido aprendiendo sobre el Plan Cósmico; no lo contradice en ningún punto; más bien lo profundiza, otorgando luz a ciertos episodios, donde empezamos comprender desde una visión más panorámica determinadas etapas de la Historia del Universo Material, sus más intensos momentos, determinaciones, y acciones en medio de este verdadero mosaico cósmico en el cual, el ser humano –nosotros- deberá restituir el orden interrumpido.

El Universo es bello. Impresionante. Una manifestación viva del Profundo. Parece tan extraño que toda la creación esté pendiente de una fuerza que muchas veces no comprendemos en la Tierra, y que es la clave, el camino y la verdad para nuestra ascensión.

Comprometerse con esa “fuerza”, es asumir el mismo sendero que Jesús transitó; por ello, nuestra misión suprema dentro del Plan, es preparar Su camino de retorno...

“Y entonces aparecerá el signo del Hijo del Hombre en el cielo...” (Mateo 24: 27-35), una señal estelar, que podría tratarse de la propia estrella Mintaka, el Sol de Ahelón -el planeta hermano de la Tierra-. Debido a la precesión de los equinoccios, como mencioné anteriormente, Mintaka se encuentra en una posición privilegiada dentro del ecuador celeste, pudiendo ser la única estrella en ser vista desde polo sur al polo norte. Para que todos los seres humanos la vean en este tiempo. Y recuerden, que el Señor del Tiempo, vendrá pronto.

Es una clave que dejó aquí para que los hermanos que leen estas líneas la profundicen. Osiris-Orión y Jesús-Adán guardan en esencia un mensaje simbólico -Osiris y Jesús fueron traicionados por una persona cercana, murieron de forma trágica y resucitaron ambos el tercer día-, una profecía de que algo extraordinario y positivo ocurrirá, y que está vinculado a Orión y al advenimiento de Cristo.


Insisto en que es difícil aceptar todo lo aquí expuesto. Y debo decir también, que quienes participamos de este viaje a Egipto, hoy tenemos interpretaciones distintas de todo lo que enfrentamos. Y no es para menos.

Personalmente, conforme pasa el tiempo, empiezo a comprender todo lo que sucedió. Y entonces me descubro tan pequeño, y al Universo tan infinito…

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Ricardo González

NOTA: En marzo se publicará el libro “Nuestro Pasado Extraterrestre”, que aborda detalladamente la experiencia aquí descrita y otras informaciones que ayudan a comprender la verdadera historia de la humanidad, escrita en el cosmos.

Foro sobre el “Informe Mintaka”, iniciado el 8 de agosto del 2003
(Comunidad ECIS MSN): http://groups.msn.com/ProyectoECIS

Mintaka: Un viaje estelar a Orion Parte 3



LA DEPORTACIÓN DE LOS REBELDES Y EL ARMAGEDÓN: LA GUERRA FINAL

La rebelión de Satanael y sus seguidores se convirtió en una verdadera batalla interna, que por poco se volvió cósmica al extenderse la semilla de Luzbel como si se tratase de un virus.

Afortunadamente la Confederación Galáctica pudo reducir las hostilidades, obligando a Satanael y a los suyos en venir a la Tierra para revertir su error colaborando en la dinámica de aquel Plan Cósmico. Todo esto habría ocurrido hace unos 25.000 años.

La rebelión de Satanael, mucho más terrible de lo que nos imaginábamos (y sin olvidar el cargo que ocupaba cuando estalló su insurrección) afectó muchísimo la vida y organización espacial en Orión, que sumada a la fuerte crisis que significó la destrucción física del Consejo de los 14, creó un ambiente de incertidumbre e inseguridad, a pesar de que la Confederación Galáctica tenía ya el control.

Finalmente, un importante sector de los oriones, que no participaron de la guerra civil que desencadenaría Satanael, sumados al Consejo Galáctico, abandonaron Ahelón y otros mundos de Orión en un viaje espacial que los llevaría a las lunas de Júpiter, en nuestro Sistema Solar. En Ganímedes, como recordamos llamado “Morlen” por ellos, se establecería la nueva sede del Consejo. Renunciaron a su pasado guerrero, y dejaron atrás los abusos tecnológicos de la clonación. Volvieron a sus orígenes, hasta el punto de procrear nuevamente niños.

Mientras ello ocurría, Satanael y sus seguidores oriones en la Tierra, empezaban a sabotear el proyecto una vez más, enseñando conocimientos prohibidos y excesivamente peligrosos a los hombres de aquella época: eran los tiempos de la Atlántida.

Siempre me pregunté cómo la Confederación había permitido que Satanael llegase a la Tierra, teniendo en cuenta el peligro potencial, latente, que encerraba el leal seguidor de Luzbel. Pero viendo todo esto, recordando, descubrí que formaba parte de un plan. La presencia disociadora de Satanael en nuestro planeta es lo que llamaríamos “un mal necesario”.

También se me reveló que fueron enviados a nuestro planeta en grupos. No vinieron todos los rebeldes en un sólo viaje. El primero de estos grupos llegaría a la Tierra poco antes de la trasgresión de los 200 Vigilantes en el Monte Hermón (entre la actual Siria, Líbano y la antigua Israel) que como recordamos involucró la unión del equipo del Comandante pleyadiano Semiasas con mujeres humanas, dando como resultado una raza mestiza que constituirá más tarde la civilización atlante.

Nota: Este episodio se grafica al detalle en el denominado “Libro de Enoch”, un Apócrifo del Antiguo testamento. Ver: “El Libro de los Vigilantes”.

El último grupo de deportados, con Satanael a la cabeza, llegó a nuestro planeta en los primeros tiempos de la Atlántida.

Un fenómeno que ya se había registrado en el primer grupo había alertado a la Confederación. Se trataba de un envejecimiento prematuro, fruto de poseer cuerpos clonados y estar bajo una influencia energética extraña para ellos: nuestro propio planeta. Esto no es descabellado, por cuanto el problema que enfrenta la clonación humana actualmente es, precisamente, el envejecimiento acelerado.

Cuando empezaron a envejecer rápidamente los primeros en venir, muchos de estos oriones, siempre bajo el mando de Satanael, se esparcieron sobre la faz del planeta en colonias, para intentar hallar en los laboratorios que pudieron construir, una alternativa o “antídoto”para prolongarse. Mas la mayoría de estas iniciativas fueron suprimidas por los Vigilantes de las Pléyades (guardianes cósmicos que seguían el proceso del planeta).


Sin embargo, una vez más no fue suficiente.

Los oriones deportados, totalmente ajenos a la misión de ayuda para la cual fueron enviados en primera instancia a la Tierra, seguían generando peligrosas tensiones en los diferentes puntos donde se establecieron.

Los Vigilantes recibieron tarde la orden de destruir las pocas colonias que habían logrado establecerse y operar en el planeta. No intervinieron en un principio porque dentro de los propios oriones que participaron en la rebelión, y que ahora se hallaban deportados con Satanael en la Tierra, había un grupo que no deseaba participar de la nueva revuelta; al contrario, deseaba ayudar sinceramente a la humanidad, con la cual se sentía identificado por proceder todos de la misma fuente de vida.

Esta tensión fue tan intensa que se estaba convirtiendo en una disputa interna entre los deportados.

Vi entonces que los Vigilantes de las Pléyades recibían la orden de destruirlos a todos. El foco de tensión era tal, que no se podía esperar más...

Reconocí, impresionado, los lugares donde se intervino bélicamente las pequeñas instalaciones y laboratorios subterráneos de los deportados, enclaves que hoy en día han sido visitados por grupos de contacto. Entre ellos reconocí las selvas del Paititi, Monte Shasta, Saqqara, el Monte Sinaí, y Talampaya.

A los seres de la rebelión deportados a la Tierra, y que deseaban ayudar a la humanidad (pero que fueron alcanzados por esta inevitable intervención bélica de los Vigilantes pleyadianos) se les dio la oportunidad de encarnar en el futuro como seres humanos, y así participar en las diferentes misiones de ayuda que procurarían la concreción del Plan Cósmico.


Sé que suena atrevido e increíble. Pero ello fue lo que se me mostró.

Luego de cumplir con cada existencia en la Tierra, aquellas esencias de origen estelar volverían a Orión. Este misterio, desde luego, no tiene explicación alguna en nuestro plano físico, sino en una determinación de los Guardianes del Destino, seres Ultraterrestres que desde el Universo Mental habían seguido los pormenores del Plan Cósmico.

Los otros seres de la rebelión, que se mantuvieron fieles a Satanael, correrían una suerte distinta: fueron apresados astralmente en unos extraños cristales de color verde; unos con forma de pirámide de base cuadrada, y otros con forma de octaedro.

Vi que esos cristales fueron instalados por los Vigilantes en cavernas. De esta forma, se evitaba que Satanael y sus seguidores encarnasen en los cuerpos adultos que tenían ocultos en Orión y que la Confederación Galáctica buscaba infructuosamente para “confiscarlos”. La medida era lógica. De lo contrario, desde allí se habría iniciado una nueva guerra espacial...

Aunque esta, en verdad, no terminó.


La raza que fue creada en Orión en la Guerra Antigua, de pequeños hombres grises, fue controlada por Satanael. Estos seres, que luego de la Gran Guerra habían sido desplazados de Orión a la Osa Mayor, fueron más tarde, como sabemos, la posibilidad de escape para los oriones atrapados en la Tierra; ello al intentar crear cuerpos biológicos donde los “ángeles caídos” pudiesen encarnar como paso previo de una fuga en masa desde nuestro planeta.

Sin embargo, los Guías también nos dijeron que la cuarentena planetaria (el cordón de protección que los Vigilantes han establecido en nuestro mundo) había logrado impedir mayores intervenciones de los “grises”, como comúnmente se les conoce. Un ejemplo de ello es el famoso caso Roswell: la nave en mención fue en realidad derribada por los Vigilantes de la Confederación.

No obstante a ello, desde las sombras, y a pesar de sus limitaciones al estar atado cual prisión astral a nuestro planeta, Satanael cocinaba su último y gran intento.

Entonces vi una entidad extraterrestre de aspecto reptiloide, al parecer, de rasgos femeninos. Era una antigua Vigilante de Orión y por lo que comprendí “brazo derecho” de Satanael en la rebelión. Había logrado escapar de aquella revuelta al mando de un importante colectivo de seres también con apariencia de reptiles-humanoides.

La Confederación, les había perdido el rastro.

Ellos viajaron a Antares (Escorpión) para pedir una suerte de asilo. Fueron recibidos, y hasta intentaron convencer a los poderosos escorpiones de plegarse a una nueva guerra. Y aunque sus antiguos enemigos no aceptaron participar, un grupo de ellos, en secreto y a espaldas del Consejo Supremo de Antares, convino en otorgar tecnología bélica que pudiese convertir a esta Vigilante y su pequeño ejército de reptiles-humanoides en una avanzada invencible. Con esto, los escorpiones estaban violando el tratado de paz galáctica que, a consecuencia de la Guerra Antigua, señalaba que no debían producirse máquinas destinadas a planes bélicos o de agresión. Esta situación, me hacía recordar todos los errores que hemos venido cometiendo en la Tierra: acuerdos quebrantados, conspiraciones, concilios de emergencia, guerras y armas prohibidas, rebeliones, periodos de paz y nuevas crisis por tensiones hasta ideológicas. Era como hallarme frente a un espejo. Estábamos cometiendo el mismo error que “ellos”. Pero también reflexionaba, lo trascendente que significaría superar esta verdadera prueba. Sentí en ese momento, la esencia del Plan Cósmico. Comprendí.

Pero la suerte de aquel grupo oriónida en Escorpio no fue tan abundante. Sus cuerpos adicionales o réplicas físicas fueron finalmente hallados por la Condeferación en Orión, y por lo tanto, controlados. Así, estos seres fieles a Satanael, congelaron sus únicos cuerpos disponibles en Antares, para ser despertados miles de años más tarde, en el momento indicado en que se llevaría a cabo la “guerra de las guerras”, el Armagedón o batalla de “ángeles” que cita la Biblia.

Los escorpiones, poco o nada podían hacer para ayudar en la creación de nuevos cuerpos. De haberlo logrado, las réplicas físicas podrían haber permitido a este último grupo disidente de Orión prolongarse el tiempo físico necesario, para actuar en la guerra que pretendían iniciar contra la Tierra. Mas la tecnología escorpión no era compatible en este punto. Así, este pequeño ejército fiel a Satanael tenía tan sólo un cuerpo físico (el que llevan “puesto”) para llevar a cabo sus planes.

Este punto en contra, frente a las fuerzas de la Confederación, había sido superado por la posesión de poderosísimas armas; entre ellas, una terrible y prohibida. Se trataban de cañones de “antimateria”, que habían sido adaptados por los escorpiones para no sólo destruir el cuerpo físico, sino también la “memoria virtual”, que involucra todo lo aprendido a lo largo de vidas sucesivas.

Las criaturas alcanzadas por estas terribles armas, a consecuencia, “olvidarían” todo y empezarían de cero. Un arma, desde luego, muy conveniente para ser utilizada no sólo contra los Vigilantes de la Confederación, sino contra la humanidad misma...

Vi también, cómo se me anunció en la experiencia de Celea, que este grupo ya había “despertado”, y que se encontraba en camino a la Tierra portando aquellas temibles máquinas.

Y en eso, una imagen me sobrecogió:

Veía a Jesús, clavado y amarrado en unos gruesos maderos sobre