jueves, 19 de mayo de 2011

Matias Di Stefano (2012)



Matias Di Stefano (Niño Indigo)

¿Mito? ¿Destrucción? ¿Fin del Mundo? ¿Apocalipsis? ¿Nuevo Comienzo?

¿Rescate Extraterrestre? ¿La muerte de los malos y el elixir de los buenos?

¿El desenmascaramiento de las Conspiraciones?

¿Una Tercer Guerra Mundial? ¿La vuelta de Jesús?

¿El Fin de una Era?
¿La extinción de la Humanidad…?

¿Cuántas más preguntas podríamos hacernos de acuerdo a toda la información que hay en el Cyberespacio, en los libros y TV sobre el tema de este extraño año?
A tan sólo dos años de esta mítica fecha, la Humanidad comienza a cuestionarse sobre la misma, incluso aquellos más incrédulos lo hacen y especulan. ¿Qué sucederá en ese año? Y aún más… ¿Qué significa ese año?.

Así como un mismo libro puede ser leído por varias personas y contado por las mismas de mil formas diferentes con cientos de interpretaciones, agregados y trozos extraídos como si nunca hubiesen sido escritos, lo mismo sucede con las fechas, tanto con las pasadas, presentes o futuras.

El único problema que tienen las fechas futuras, es que aún no han sido corroboradas, y por lo tanto, es como un libro abierto, con un final indeterminado, en el cual cada uno puede depositar sus miedos, temores, esperanzas y finales felices, armándolos a su antojo, e, incluso aún peor… a sus necesidades.

Es así como han resurgido todas las teorías conspirativas, culpando incluso a las razas Reptilianas, quienes ya no tienen poder en este mundo desde la Era de Leo, hace unos 10.000 años atrás, o culpando al hombre, aquellos que son naturistas, de que el fin se acerca por su culpa, o los fatalistas amarillistas, quienes dicen que la humanidad se extinguirá por grandes cataclismos en ese año, o los religiosos extremistas quienes dicen que este año, será el Juicio Final en que Dios decidirá quién va al Cielo y quién al Infierno. Así como muchos dicen que nada sucederá… aunque, todos se aferran a sus propios líos, a sus propias creencias, necesidades y esperanzas, sobrecargando al año 2012 como un año casi maldito.
La Televisión, incluso las Noticias, el Discovery Channel, y el Cine, ya en el famoso Hollywood, ni hablar de los programas informáticos como en YouTube y otros, el tema del 2012 está siendo tratado… pero en su 99% desde el pleno Amarillismo, Fatalismo, Mediáticamente, promoviendo la desesperación, el miedo, el terror, diciendo que hay alguien que nos espía, que hay seres que quieren controlar el mundo, que el sol explotará, o que otro planeta se pondrá junto a la luna, o que todos los volcanes estallarán en el mismo día, o que el sol entero se tapará dejándonos sin luz.

No he venido a desmentir sobre todo esto, pues… todo esto, tiene su parte de verdad! Pero, mi función es la de destruir el fatalismo y amarillismo que este tema ha tenido.

¿Qué es el 2012?

“¡Las tierras se moverán y vendrán bruscos cambios de temperatura, muchos sufrirán sequías,
y otras ciudades al mismo momento se inundarán. ¡Vendrán pestes! El mar subirá su nivel, y no habrá playas,
muchos morirán de hambre, y el mundo estará plagado de guerras!
Las fuertes tormentas lo arrasarán todo! Muchas plantas y animales morirán por no tolerar el cambio,
y las ciudades se volverán insoportables!
TEMAN! TEMAN ALÉRGICOS AL POLEN, PUES HA LLEGADO LA PRIMAVERA!”…

…Bienvenidos a un 21 de Septiembre como cualquier otro en el Hemisferio Sur de nuestro planeta. Visto a través de los ojos de un amarillista, cada 21 de septiembre, es decir, el comienzo de la estación de la Primavera, sería un fin del mundo magnífico, digno de una película de terror.

Pero no es así. Siempre que llegó la primavera, la humanidad siguió existiendo, las flores llegaron días antes, días después, y hubo días fríos antes, y días después.

El 2012 es como el 21 de Septiembre, es el comienzo de una Primavera, pero así como la primavera que conocemos, se mueve por los hemisferios de acuerdo a la posición de la Tierra respecto al Sol, el Sol, también se mueve respecto a otro sol más grande… y el 21 de Diciembre de 2012, comienza la primavera para nuestro Sol.

Desde luego, que si una primavera terrestre mueve todo un hemisferio, y genera un cambio extraordinario, con bruscos cambios de temperatura, con alteración de pestes y florecimiento, con mareas altas, sequías e inundaciones, ¿qué podríamos pensar de una primavera a escala Solar? Pensaríamos obviamente que esto es el fin. Pero no es así… como dicen las abuelas: “Siempre que llovió, paró”. El problema es cuánto dure la lluvia, y qué genere la lluvia…

El 2012 no es el fin de nadie, es simplemente un equinoccio a escala Solar, y sus cambios se ven antes y después de esa fecha, de la misma manera que la primavera que conocemos.

Nuestra Primavera dura, al igual que las otras estaciones, tres meses de 30 o 31 días de acuerdo a nuestro calendario Gregoriano, pero la Primavera Solar, dura tres Eras de 2160 años cada una, por lo tanto, no esperemos ver los campos llenos de flores y un hermoso paisaje en el año 2013 como muchos pacifistas y espirituales pregonan, pero tampoco esperemos ver un fin del mundo en el 2013 como los fatalistas también pregonan. Éste será un cambio progresivo, con altibajos, con catástrofes sociales y naturales, pero también con florecimientos sociales y naturales.

¿Qué sucederá en el 2012?

Muy probablemente sucedan varios desastres, dentro de los cuales, el peor de todos, será la Histeria Social. Ésta se da por más que amanezcamos con un hermoso día de verano, y es la generada por el pánico de la gente ante la información desesperante que los medios comunicativos emiten a diario. Hace ya dos décadas que la sociedad se está alimentando del temor por estos cambios, y a dos años de este cambio, incluso la ciencia asusta por la televisión con los bruscos sucesos. ¿Nadie acaso fue formado en Conciencia Social?

Muchos dicen que amanecerá otro sol… y pasaremos a tener dos soles en el cielo… ¿alguna vez en algún equinoccio o solsticio hemos visto dos soles? No ¿verdad? Esto es porque el amanecer galáctico nada tiene que ver con que amanezca un sol por un horizonte, sino que nuestro sol atraviesa una barrera de energía a la que llamamos Fotónica, adquiriendo una sobrecarga de electromagnetismo.

La Red Fotónica es emisión de luz, los fotones, en escala densificada, es aquello que forma todas las cosas que existen en las estrellas y los mundos, como el nuestro, incluso nuestros órganos y piel, son construcciones fotónicas.
¿Qué sucede entonces si recibimos una sobrecarga fotónica?

Todo lo que conocemos, altera su vibración electromagnéticamente, y, de acuerdo a cómo se encuentre la persona, estabiliza y realza, o desestabiliza y derrumba. A nuestro sol le sucederá lo mismo.

La reactivación fotónica que está llegando a nuestro sol, altera su campo electromagnético, generando super tormentas sobre su superficie, lo que genera olas magnéticas fotónicas expulsadas hacia sus planetas. Uno de ellos, el nuestro.

Nuestras sociedades están conformadas y funcionan en su 80 o 90% hoy en día gracias a los circuitos electromagnéticos que permiten nuestra red de comunicaciones satelitales, nuestro comercio, economía, transporte, internet, tv, teléfonos, radios, finanzas, bancos, supermercados, todo lo que conocemos funciona gracias a circuitos electromagnéticos… débiles. El grave problema es que una de estas olas solares afecte a nuestros sistemas planetarios… lo que generaría a nivel social, un apagón generalizado. Una falla total del sistema que conocemos.

Esta parte es la que le encanta a los fatalistas:

SOCIEDAD: no funcionarían los supermercados, los barcos y aviones perderían su rumbo, no habría comunicaciones a no ser que sean por Código Morse o por teléfonos antiguos de los Ingleses. Y lo que aún sería peor: caída total del sistema financiero y bancario, con lo cual el mundo capitalista se derrumbaría de la noche a la mañana. No funcionarían los teléfonos ni nada que se le parezca.

NATURALEZA: Pero esta tormenta solar primaveral, también afectaría al campo electromagnético de la misma Tierra, lo que generaría reactivación de movimientos en placas tectónicas, volcanes, pérdida de magnetismo, con lo cual las aves y animales oceánicos perderían el rumbo, una alteración neuronal de muchos humanos y animales. Super tormentas y huracanes sobrepasando la escala normal… y muchas cosas más.

Todo esto generaría una histeria colectiva capaz de crear guerras sociales por la comida en grandes ciudades. Migraciones, conflictos, y un mundo sin electricidad por varios días.

El sistema volverá a regenerarse, pero la humanidad, ya estaría alterada.

Esto es lo que sucedería en el caso de que una de esas olas nos alcancen. Los gobiernos harían lo imposible por dominar la situación. Es aquí donde las teorías de las conspiraciones toman su importancia.

Durante toda la siguiente década, gobiernos se disputarían el control y la organización, provocando masacres para controlar la población, y utilizando las mismas vacunas para hacerlo. Se generaría una crisis en los sistemas políticos y económicos, provocando el declive también en las religiones, quienes verán que no hubo respuestas claves para lo que ellos esperaban.
Jesús, el Cristo, habrá vuelto para entonces… ¿cómo? Ya ha llegado! Acaso no lo ven? Jesús de Nazaret, era uno de los tantos Crísticos de los planos supremos, a los que hoy han llamado “Cristal”. Las nuevas generaciones de niños nacidos entre el 2000 y el 2013, serán en su mayoría Cristal, ya que todos ayudarán a su manera a anclar la esencia del Cristo en la Tierra.

¿Y qué pasa si nada de eso sucede?

Pues, lo mismo: la misma histeria colectiva generaría tales desastres para esa fecha, que provocaría un desorden social capaz de recrear una especie de Apocalipsis. Y el clima, hará lo suyo también.

El problema de esta fecha “maldita”, es que si en ese día, en la ciudad de Nueva York, hay una tormenta eléctrica muy fuerte, los miles de habitantes de la ciudad y a la redonda, creerán que ha llegado el final. ¿Y si se corta la luz? Ya creerán que están dentro de ese final.

“Aquel que durante su vida se haya preparado para ver y vivir el Apocalipsis, lo verá y lo vivirá”
“Aquel que durante su vida se haya preparado para vivir en un mundo de armonía, lo vivirá”

Pues no depende de lo que suceda afuera para que el mundo esté en caos o en equilibrio, depende del mundo interno en determinarlo. Esto no significa que podemos cambiar lo que sucederá, pero sí podemos cambiar la forma en que lo viviremos.

“Aquel que tenga armonía en su ser, podrá vivir la Paz en medio de una Guerra”

¿Qué es pues el 2012?

Es una oportunidad de cambio, es una fecha en la que todos debemos decidir si seguiremos viviendo en la Tierra aceptando su nueva vibración, o si rechazan la misma para irse a otros mundos y seguir evolucionando.

En este año, la Tierra comienza a vibrar plenamente entre 3ra y 4ta Dimensiones, y los que no se adapten a ello, se irán del mundo. Pero nadie los matará, ni morirán todos en el 2013, sino que durante sus vidas, cuando llegue su muerte, a los 12, 50 o 90 años, ya no volverá a encarnar de nuevo en este Mundo. Y todo aquél que comience a vibrar acorde a la Tierra, permanecerá para seguir una evolución superior durante los próximos 2160 años.

Debemos de tener en cuenta también, que esta fecha, por ser un equinoccio, nos marca que no es un fin y comienzo de golpe, sino que es un nexo dentro de una transición entre un antes y un después, con una continuidad, pero la palabra clave siempre, durante estos próximos 70 años a partir del 2012, será la de TRANSICIÓN. Para eso hemos venido, para transformar y construir en transición.

Olvídense de vivir las catástrofes, o de desear vivir el mundo feliz que muchos dicen. Procuren todos concentrarse en el porqué han decidido nacer hoy para estas fechas: “Hemos sido llamados para derrumbar las viejas paredes y construir los nuevos cimientos, pero no para habitar la casa” y este es el Honor más grande que se nos pueda ofrecer en la vida: Ustedes, son los vivos constructores de la Nueva Era, la Era de Acuario.