lunes, 16 de abril de 2012

Control Mental Religioso






Control Mental Religioso
La metodología del control mental religioso es lo que es conocido a los psicólogos modernos como “condicionamiento operante”: alterando la conducta y programando mentalmente por medio de refuerzo positivo y negativo en el nivel físico y sensorial. Pero los Teócratas fortalecen este condicionamiento transmitiendo ideas y emociones directamente en las mentes subconscientes de la gente por medio de la telepatía. Y usan los propios poderes psíquicos de la gente para controlar a otros miembros de la congregación.

La clave de la técnica es poner a la gente en un estado de conciencia mayor llamado como “trance religioso” – un suave trance hipnótico en el cual la voluntad consciente está despierta, pero pasiva. La gente en esta condición son completamente conscientes de lo que está sucediendo a su alrededor, y están grabando estos eventos en sus memorias exactamente como si estuviesen en un estado normal despiertos. También son capaces de pensar y actuar voluntariamente, pero pueden hacerlo solamente dentro de ciertos límites muy bien definidos sin quebrar el trance religioso y asumiendo conciencia normal.

Las personas entran en un estado muy similar cuando leen, escuchan música, ven televisión o una película, escuchan intensamente una conferencia o una transmisión por radio, etc. El estado pasivo de la voluntad es a menudo llamado “identificación con el producto sensorial”, lo que significa aceptar la ingestión sensorial sin creatividad y sin crítica, en los niveles intelectual y emocional. También significa estar de acuerdo con las ideas que están siendo presentadas y sintiendo las mismas emociones siendo descritas en la canción, historia o drama, etc.

Este es más bien un ligero trance. Si el ser material presentado comienza a contradecir las opiniones existentes de la persona o el conocimiento, la identificación se rompe. El o ella asumen conciencia completamente normal y piensa, “Yo no estoy de acuerdo con esto”. O “Yo no comprendo esto”, o “Esto está equivocado”. Pero la identificación con una entrada sensorial puede hacer que la gente acepte cosas que rechazarían si fueran completamente consciente, mientras la entrada no sea tan controversial o lo suficientemente desconocida como para quebrar su concentración.

Pero esto es solo el primer paso para entrar en el estado de trance religioso. Una vez la voluntad consciente se vuelve pasiva, la energía eléctrica dentro del sistema nervioso cambia levemente en carácter, asumiendo un nivel más cercado que aquel durante el sueño y aquel durante el normal estado despierto. En una persona enteramente entrenada a entrar en trance religioso, la actividad eléctrica se estabiliza exactamente en el nivel correcto para permitir un flujo igual entre la energía hacia adentro y afuera del alma astral. Esto permite que se despierte parcialmente la “voluntad astral”, y crea un enlace hacia dos lados entre la mente física y la mente astral.

(El guía de Griffith ha explicado que durante la vida encarnada, una mente física y astral normalmente alternan siendo conscientes, lo primero cuando se está “despierto” y lo último cuando se está “dormido”.)

Esto permite que la información pase razonablemente libre entre la mente física y la mente astral, y viceversa. También la mente física puede recibir impresiones de los sentidos psíquicos del alma astral más o menos directamente. Este tipo de trance es controlado por la entrada sensorial exterior, tanta en la mente física como en la astral. Es un estado pasivo usado para controlar y lavarle el cerebro a las personas.

Cuando los creyentes religiosos dicen que “sienten la presencia de Dios” en los servicios eclesiásticos, se refieren a una comunicación telepática. La mayor parte de esta ingestión viene de otros miembros de la congregación. Esto es usualmente una influencia más poderosa que cualquier otra cosa enviada por espíritus.

Así, hay una especie de “reacción psíquica en cadena” que ocurre, ya que cada miembro de la congregación influencia las emociones y pensamiento de cada otro miembro, como una caja de fósforos que agarra fuego o una reacción en cadena atómica. Este proceso crea una “mente religiosa grupal”.

Este estado de éxtasis religioso genera grandes cantidades de energía psíquica. Parte de esa energía pudiera ser directamente absorbida por cualquier espíritu teocrático presente, pero la mayoría de esto es re-direccionado de regreso a la mente psíquica de los miembros de la congregación para adoctrinarlos con lo que fuese que los Teócratas quieran que estos sientan o hagan. Esta es la esencia del control mental religioso.

En otras palabras, un espíritu Teocrático envía un mensaje telepático a las mentes de las personas en tal estado de éxtasis religioso, y generan poderosos oleadas, de gran alcance, telepáticamente transmitidas, que los programan a creer y actuar según los mensajes que reciben. Por ejemplo, la idea que el “aborto es asesinato” pueda generar fuertes sentimientos de odio, mientras “Todos los cristianos deben ser como hermanos” pueda generar sensaciones de amor familiar entre todos los miembros de la congregación.

La gente que está siendo controlada por este método lo disfruta más que cualquier otra cosa en la vida. Es altamente adictivo. Los Teócratas hacen el proceso de control mental religioso lo más adictivo posible, para esclavizar a los creyentes. Todo el círculo vicioso de pecado, culpa y perdón fue deliberadamente diseñado para crear un ciclo de adicción que es casi imposible de quebrar.

La última cosa que los Teócratas quieren para los creyentes religiosos es parar de pecar. Esto es la razón por la cual hacen del placer sexual un pecado. El deseo sexual se origina en el nivel bioquímico y no puede ser extinguido manipulando la programación de la mente. (En este contexto, la “mente” es definida como “La información guardada en el cerebro, más el software para recuperar y procesar esa información.”)

Los Teócratas no confinan sus actividades a la religión y el ocultismo, sino que corrompen y controlan a los seres humanos a través de todas las actividades que producen ciertos estados alterados de conciencia. Loe ejemplos incluyen usar medios electrónicos para propósitos pasivos recreacionales – escuchando música popular por la radio o grabaciones, viendo eventos de deporte televisados y shows de juegos, y jugando los simples juegos de computadora.

Los Teócratas no solo conocen más acerca de la psicología que las otras personas. En una cruda analogía con computadoras, es como si la gente puede manejar entrada y salida de datos, y algunos tienen las suficientes habilidades profesionales para modificar levemente algunos programas, pero los Teócratas no solo conocen el software mucho más completamente, sino que tienen un acceso mucho más fácil al “modo de comando”, usado para modificarlo. Este modo de comando es la reacción telepática en cadena usada en el control mental religioso.

Por supuesto, los psíquicos humanos entrenados también tienen acceso a él, al igual que los espíritus en el Colegio Invisible, pero es todavía extremadamente difícil liberar a la gente del control teocrático. La mente de la persona promedio es operada por un software diseñado por los Teócratas para mantener a la gente de saber conscientemente que existen, ellos simplemente no pueden entender o creerlo, porque precisamente estas programaciones mentales que usan para entender y creer cosas, y llegar a conclusiones racionales de ciertas clases de información, fueron diseñadas por los Teócratas.

En su explicación de las técnicas de programación de los Teócratas, los guías de Griffith observa que el almacenamiento y recuperación de datos, si los detalles han de ser grabados, y deben ser periódicamente recuperados (refrescados). De otra manera serán automáticamente olvidados.

La respuesta conductual de un organismo al estímulo depende de la cantidad y calidad de refuerzo que recibe para ejecutar esa respuesta. Lo que se describió como el “estado de trance religioso” ocurre en muchos y diversos lugares, además de servicios religiosos, habilitando a los Teócratas a practicar el control mental en muchedumbres asistiendo a eventos deportivos, en casinos de juegos, en reuniones políticas, durante conciertos musicales de muchos tipos, y en varios otros lugares.

El Colegio Invisible usó conciertos de rock, demostraciones de paz, “love-ins” y eventos similares de los sesenta para exactamente los mismo propósitos. Antes de esto, los guías de Griffith afirma que usaban reuniones de organizaciones fraternales, una variedad de reuniones políticas progresivas e incluso los circos y carnavales que solían visitar cada aldea estadounidense y ciudad, puesto que los Teócratas usaban, y todavía usan, reuniones de reavivamiento. Ambos grupos practican el control mental religioso para reprogramar a la gente dondequiera que tengan la oportunidad.

Yo personalmente estuve involucrado con un “grupo esotérico” el cual, en el tiempo del aterrizaje lunar del Apolo en 1969, fue pedido de inyectar un cierto concepto a la las masas mentales de la raza humana, mientras estaban distraídos o en un leve estado de trance, observando el aterrizaje por televisión. El concepto no tenía para nada que ver con el acontecimiento del aterrizaje.

Fue expresado de la siguiente manera:
“La responsabilidad individual interactuando con la responsabilidad social”.
La peculiar sintaxis fue enfáticamente confirmada y la razón para esto es cualquier cosa menos obvia. No fue dada ninguna explicación. Esta era la clase de control mental que estamos discutiendo aquí, y yo estaba participando como una especie de controlador aprendiz. Esta experiencia confirma que tales actividades sí tienen lugar. Yo creo que vino de el Colegio Invisible, y no de los Teócratas.

Los guías de Griffith afirma que, aunque la mayoría de los hechos individuales componente el modelo de la realidad espiritual presentado en este libro ya están disponibles al público, muy pocas personas son capaces de montarlos en una teoría coherente. Esto es porque los programas mentales que ellos usan para sacar conclusiones de la información sobre temas espirituales fue deliberadamente diseñado por los Teócratas, para que sea ilógica e irracional.

Diecisiete años después de ser publicado el libro, yo he revisado en el Internet, buscando por cualquier señal de que el libro haya hecho impacto o sea recordado ahora. Encontré solamente unas dos o tres referencias en la Red, y para me parecían ser de personas que eran completamente dementes. Esto hizo que momentáneamente cuestionara mi propia cordura!

Pero decidí irme con el modelo de que el libro no es tan malo, y que yo esté probablemente cuerdo.

Como parte de la discusión siendo resumida aquí, el libro entra en una larga descripción de cómo los principios de refuerzo positivo y negativo, son usados para mantener las creencias de la gente. Los Rituales, por ejemplo, son de gran valor cuando permanecen relativamente estables. Esta es una de las razones principales del porqué la religión Teocrática es social y políticamente conservadora o reaccionaria.

Según la teoría básica conductual, el libro afirma que la personalidad humana, incluyendo los programas mentales que la gente usa para evaluar información y decidir lo que es verdad y es mentira, está condicionada hacia ellos por su ambiente físico. Incluso si usted deja de lado la programación telepática directa fuera del cuadro, durante el control mental religioso, la gente aún recibe su programación, tanto de su ambiente físico y social. La programación del ambiente físico usualmente favorece el pensamiento empírico, el cual el Colegio Invisible fuertemente apoya y estimula, pero aquel del ambiente social favorece la aceptación de doctrinas sobre la fe.

Una gran parte de las costumbres y creencias, y reacciones instintivas emocionales que componen este ambiente social fueron creadas por la religión Teocrática. Mientras más atrás se va en la historia humana, el mayor porcentaje de la gente que eran creyentes devotos en religión Teocrática, y fueron sujetos a control mental religioso a un grado significativo a través de sus vidas.

En las civilizaciones romana y griega, la vasta mayoría de las poblaciones eran devotos creyentes en religiones paganas que practicaban efectivo control mental religioso. Sin embargo, habían periódicos debilitamientos de creencias religiosas entre ciertos elementos de la población, los cuales permitían que se escribieran importantes trabajos ocultos, filosóficos, políticos y científicos, trabajos basados en algún grado de pensamiento empírico. Pero los filósofos griegos y romanos eran solamente un pequeño grupo elitista de intelectuales. El punto de vista de la mayoría entonces no era aquel de Sócrates, sino aquel de la gente que lo condenó a muerte.

El sostén de la religión Teocrática en la mayoría de la población viviente en la Tierra no comenzó a debilitarse hasta la era moderna, desde aproximadamente los 1300s hasta el presente. E incluso hoy, la gran parte de la población todavía está sujeta a control mental religioso.

La civilización moderna programa a la gente con estructuras de personalidad que resisten el control mental religioso, pero los Teócratas han sido capaces de contradecir recurriendo al control electrónico de la mente.



Control Electrónico de la Mente
En 1988, el año que fue publicado Guerra en El Cielo, los protocoles de comunicación por Internet incluían remotos accesos, correo remotos, correo electrónico sistemas de cartelera de anuncios, boletines de noticias de grupos y transferencia de archivos. Estos estaban disponibles para una comunidad limitada de más que nada usuarios profesionales.

La Red Mundial como una infraestructura de información e intercambio universal estaba todavía varios años en el futuro. Sin lugar a dudas, el libro deberá ser actualizado, tomaría una discusión del papel de la Red en apoyar una clase me mente masiva de la humanidad.

Los guías de Griffith comienzan la discusión de control mental electrónico observando que la tecnología funciona a dos niveles diferentes, así como lo hace el control mental religioso. Recuerden que el control mental religioso funciona poniendo a la gente en un estado alterado de conciencia, similar a un ligero trance hipnótico, y cómo el pensamiento y conducta de la gente en tal trance religioso puede ser influenciado por lo que ellos experimentan a través de los sentidos físicos durante el servicio. En otras palabras, las palabras del predicador pueden tener el mismo efecto como sugestiones post-hipnóticas durante una hipnosis regular.

El control mental electrónico hace exactamente la misma cosa, y a menudo a un grado mayor. Es incluso aún más adictivo que el control mental religioso. Así como el control mental religioso, el control mental electrónico funciona en dos niveles diferentes, uno el físico y otro el psíquico.

El nivel físico puede ser directamente observado con los sentidos físicos y analizado con el intelecto consciente. Muchos investigadores han descrito los usos de subliminales en los medios, y cómo notarlos.

El componente psíquico del control electrónico o de los medios de comunicación emplean completamente diferentes mecanismos, y uno necesita tener cuidado de no confundirlos.

Es también importante distinguir entre el fenómeno físico del control mental religioso, que funciona más eficientemente cuando las personas o espíritus implicados están cerca uno del otro en espacio, como si el efecto fuera una transmisión y sujeta a la ley de radiación inversa-cuadrada, y un segundo sistema, no transmisor, para transmitir y recibir energías entre las almas humanas.

Reminiscente del antiguo mito griego acerca de los “Hilos del Destino”, tejidos por las Diosas llamadas Destino, los hilos realmente existen, pero no están tejidos por seres suprahumanos. Son “líneas transmisoras” de materia astral conectando a una alma con la otra, y permiten las comunicaciones telepáticos sobre grandes distancias y con mayor poder del que puede ser conseguido por telepatía “transmisora” ordinaria.

Estos hilos son creados espontáneamente cuando las almas astrales entran en contacto con otra mientras generan grandes cantidades de energía psíquica. Dondequiera que está la mente astral, es en el estado correcto de consciencia, generando estos hilos es tan natural y automático como el proceso que las arañas usan para dejar un hijo de seda detrás de ellas cuando viajan. Agregado al material acerca de control mental religioso dado en la sección previa de este artículo, esta información teórica adicional explica cómo los evangelistas de televisión pueden ejercer una influencia psíquica directa sobre sus congregaciones desde una distancia.

El proceso tiene dos posibles puntos de partida.

Primero, la gente que regularmente asiste a los servicios de las iglesias cristianas dominadas por los Teócratas son urgidas a observar a ciertos evangelistas en televisión, y a escuchar transmisiones radiales designadas. Con el correr de los años, una elaborada red de líneas de transmisión astral ha sido construida para vincular los transmisores religiosos al clero de las congregaciones Teocráticas por todo el país, y a través de ellas, a las masas de miembros ordinarios.

Estos hilos psíquicos son colocados en su lugar cuando los predicadores en la radio o televisión son invitados a dirigir servicios en convenciones eclesiásticas, o cuando un grupo de Iglesias recibe un grupo grande de reavivamiento con un evangelista de los medios, o alguien trabajando para uno, como huésped. Este método es usado primordialmente para vincular las Iglesias a los cientos de transmisores evangelistas de Segundo rango, con seguimientos regionales o de los medios locales de comunicación. Los evangelistas super estrellas quienes ya tienen seguidores nacionales, invierten este procedimiento: ellos invitan a los ministros y ancianos de Iglesias selectas por todo el país a visitar sus estudios y convertirse en parte de la congregación anfitriona durante sus transmisiones. En cualquier caso, se establecen vínculos psíquicos entre el evangelista de los medios y las Iglesias locales.

Algunos de los más ambiciosos evangelistas de televisión también han unido grandes números de miembros ordinarios de congregaciones Teocráticas – y cientos de miles de nuevos conversos también – en sus redes de control mental electrónico, periódicamente manteniendo enormes congregaciones en vivo de reavivamiento. (A menudo son sostenidas en grandes estadios deportivos, lo cual, como se mostrará brevemente, es especialmente apropiado.)

Esto es porqué varios de los más importantes evangelistas han fundado universidades, y porqué un ministro en televisión incluso construyó su propia imitación de Disneylandia.

Pero las redes de los medios, usadas por los evangelistas de televisión no son las redes más importantes del control mental electrónico en los Estados Unidos en este momento. Los Teócratas tienen otra red de control mental que esclaviza grandes números de personas que tienen poco o ningún interés en la religión organizada. Está centrado alrededor de importantes espectadores de deportes, apuestas organizadas y los medios de comunicación que les sirven a ambos, y controlan a más personas que todas las iglesias Fundamentalistas y evangelistas de televisión combinados. No programa el pensamiento superficial de la gente, y la conducta, tan a fondo como lo hace la religión Teocrática, porque hay menos contenido verbal-intelectual, pero es tan efectiva programando sus mentes subconscientes formando opiniones instintivas favorables a las metas de los Teócratas.

La gente no tiene que estar viendo un sermón o escuchando un himno para recibir mensajes subconscientes telepáticos de los mismos espíritus que controlan la religión fundamentalista. Ellos solo tiene que estar en el correcto estado de conciencia alterado (el cual lo produce automáticamente la televisión y la radio en todos los miembros de la audiencia que no han aprendido técnicas específicas para prevenirlo), y ellos tienen que tener las líneas de transmisión de materia astral implantada en la parte derecha de su alma, vinculándola a la red.

(Esta idea de conectar líneas a la parte derecha del alma recuerda una de las menciones de Carlos Castañeda de “cambiar el punto de ensamblaje”, una ubicación del “capullo luminoso” del conocimiento donde todas las fibras del universo están enfocadas en nuestra percepción del universo).

Así, pues, los eventos deportivos y los juegos de azar en los casinos sirven la misma función en esta red como los servicios eclesiásticos y reuniones de avivamiento lo hacen en las redes de control mental religioso. El juego compulsivo, especialmente en eventos deportivos a través de una enorme red electrónica de libros de apuestas, juega el mismo papel que hace el ciclo de pecado/culpa/perdón en la religión Teocrática.

Y los Teócratas están ahora activamente extendiendo esta forma de control mental. Muchos estados han legalizado varias formas de juegos de azar que conectan a la gente a las redes descritas: loterías estatales, carreras de caballo (incluyendo apuestas fuera de la pista), bingo, juegos de cartas, etc. No es accidental que los juegos de azar se extiendan tanto en el interior de la persona como en los niveles de los medios, al comenzar a declinar las iglesias Fundamentalistas y el evangelismo televisivo. Los Teócratas están cambiando su atención a actividades más naturales para las opiniones promedio y estilos de vida de los estadounidenses del día presente.

Los juegos de azar en los casinos en Nevada son uno de los más importantes campos de batalla en la guerra entre los Teócratas y la Colegio Invisible. Una vez los espíritus teocráticos toman sus hilos de control sobre las personas jugando y apostando en los casinos, ellos continúan enviando mensajes telepáticos a las mentes de estas personas cada vez que ven ciertos programas de televisión, especialmente eventos deportivos y shows de juegos.

El Colegio Invisible también usa los casinos de Nevada, pero no darán una descripción de lo que hacen allí. Pero sí mencionan que (por lo menos en 1988), las redes electrónicas de reprogramación de los Teócratas y el Colegio Invisible tienen sus Cuarteles Principales en Las Vegas:
Los Teócratas están casi siempre en el lugar, y la Colegio Invisible está casi siempre en el centro de la ciudad.
A este punto ellos sugieren que Griffith ponga algún aviso para personas que disfrutan los juegos de apuestas recreacionales. Griffith responde con el consejo que la gente que quiere apostar, lo haga en juegos privados con amigos, o en el bingo local o clubes de cartas, si tales son legales donde ellos viven. Estas formas de apuestas todavía pueden conectar a la gente a una red de control mental electrónico, pero son menos peligrosas que en los casinos de Nevada. Yendo a Reno o Vegas o Atlantic City para apostar por diversión sería como “salir de la ciudad” en Saigón durante finales de los años sesenta.

Hay una guerra en curso, y los inocentes pueden ser pescados en ella tan fácilmente como los combatientes.

Personas que hacen caso omiso de este consejo y van a Nevada a apostar de todas formas, pueden minimizar el peligro si tienen cuidado de permanecer en un estado normal de conciencia. Esto significa: no pruebe las bebidas gratis, y, sobre todo, no apueste por más de una hora a la vez. Si usted se intoxica todo, o se fatiga, los Teócratas pueden ponerle a usted en el mismo tipo de trance que la gente que va a los servicios religiosos, y comienza a lavarle el cerebro.

Ellos también pueden hacerlo perder más dinero del que usted tenía intención de arriesgar. Esto ahora le sucede a la mayoría de la gente que va a los casinos de Nevada solo por diversión. La banca electrónica interestatal, permitiendo avances de dinero en efectivo en casi cualquier tarjeta de crédito en los casinos, es, en parte, responsable de esto, pero la razón más importante es simplemente que la Guerra en El Cielo es más caliente que nunca antes, y ambos lados están generando mucho más fuerza psíquica.

El juego es adictivo como el alcohol o la heroína. A los Teócratas les encanta convertir a las personas en apostadores compulsivos. Esto satisface sus propósitos del mismo modo en que los vuelve adictos-a-Jesús, necesitando su “inyección” seminal de “perdón divino de los pecados.”

El Colegio Invisible hace aún más control mental electrónico que los Teócratas (1988), trabajando mayormente a través de música popular y cultura pop en general. Una vez la gente han estado en cierto número de conciertos de rock en vivo, ya sean enormes conciertos en estadios deportivos o en pequeños en clubs, cuando están permanentemente vinculados a una red de control mental de los medios, operada por el Colegio Invisible, y ellos reciben mensajes telepáticos subconscientes cada vez que escuchan el tipo de música adecuado en la radio o en sus propios sistemas de etéreo.

Las canciones líricas ejecutan la misma función de este proceso como lo hacen los sermones en el control mental religioso de los medios.

Es difícil escuchar los mensajes canalizados en las canciones líricas. La mayor parte son subliminales a menos que uno haga esfuerzos especiales para escogerlos palabra por palabra, y cuando se logran extraer, están escritos en una elaborada jerga y código. La gente que es parte de la red del control mental aprende un entendimiento profundamente instintivo de este código, pero pocos pueden parafrasear el contenido de los mensajes en sencillo inglés.

El Colegio Invisible usa deportes y apuestas para reprogramación cuando pueden agarrar control de parte de la red mientras los Teócratas tienen un grande y poderoso seguimiento en el mundo de la música popular.

El Colegio Invisible tiene una palabra de consejo a los psíquicos concientes y magos que puedan ser hostiles a todas las formas de reprogramación mental involuntaria: ellos pueden ayudarle a la gente a defenderse a sí mismos conscientemente en contra de esto, por ejemplo empleando rituales de “clarificación”, los cuales deben ser amplia y públicamente ejecutados.

Por supuesto, todo esto botará los “vínculos de control-mental beneficiosos”, por lo cual recomiendan que le gente esté preparada a crear nuevos vínculos por su cuenta. Pero incluso si esto no es hecho, todavía es más importante quebrar los vínculos Teocráticos. El Colegio Invisible preferiría ver mejor a la gente completamente libre de vínculos de control que esclavizados a los Teócratas.

En este punto, la discusión tocaba sobre sexo y magia de droga. Millones de estadounidenses ahora practican relativamente avanzadas formas de magia de sexo y drogas sin molestarse en aprender el conocimiento intelectual tradicionalmente asociado con tales prácticas tanto en el Esto como en el Oeste. Muchos de estos experimentadores han sido heridos tratando esto, pero un gran número han llegado al punto donde ellos pueden canalizar instrucciones directamente de los espíritus.

Sin embargo, porque ellos nunca se han molestado en aprender los sistemas espirituales, cosmológicos filosóficos y éticos asociados, son casi todos totalmente ignorantes de cómo identificar la facción política a la cual pertenece un espíritu en particular en el plano astral, por lo que canalizaron información que es usualmente una mezcla loca de muchas diversas fuentes.